La necesidad de una Comunicación positiva

Crédito: Internet - EL NUEVO DÍA
En esta temporada cuando la pandemia ha generado tantos cambios en el estado anímico de las personas, es preciso prestarle mayor atención a la forma como nos comunicamos. La razón es que cuando se está preocupado, temeroso, angustiado, se es más sensible a la forma en que recibe los mensajes de sus interlocutores, ya sean familiares, compañeros de trabajo o colaboradores.
PUBLICIDAD

Por lo anterior, es oportuno revisar y corregir, si es el caso, nuestra forma de comunicarnos; hoy más que antes debemos practicar lo que se denomina Comunicación positiva. Esta es la comunicación que expresa lo que se siente, piensa o desea de un modo claro, sin que afecte o lastime a los otros, a la vez que busca no solamente ser “positiva” con el receptor, sino también con el emisor.

Lo anterior porque cuando se comunica positivamente cada parte siente que se respeta y reconoce y ello favorece la comprensión. Ocurre que con frecuencia agredimos a los demás, a veces a propósito y otras sin darnos cuenta, porque pensamos sólo en nosotros mismos y olvidamos lo que el otro piensa y siente y de cómo le puede afectar lo que le estamos diciendo o lo que hacemos.

La Comunicación Positiva la podemos practicar si comenzamos a introducir algunos ajustes a la forma como nos expresamos. Evite lo siguiente:

· Decir No cuando no corresponde. Diga lo que quiere, no lo que no quiere. Por ejemplo: Diga “Venga temprano”, “Recuerde entregar el libro”, en lugar de decir “No llegue tarde”, o “No olvide entregar el libro”.

·Utilizar imperativos como “Cállese”, “Sálgase”, “Traiga”, “Busque”. Anteponga el “por favor… haga silencio” o “le agradezco…” entre otros.

·Las generalizaciones y el uso de términos absolutos. Como siempre, jamás, nunca. Ejemplo, “Todos son desordenados”, o “Usted siempre llega tarde”. Sea preciso en sus comentarios.

·Etiquetar a las personas diciéndoles “Usted es un vago”, “Es un perdedor”, “Es muy torpe”. Recuerde el poder que tienen las palabras.

2

·Interrumpir a las personas cuando hablan. Escuche con atención al otro.

·Hablar con palabras rebuscadas, agresivas o vulgares.

·Criticar a la persona, haga la observación al hecho o a su actuación. No diga “Usted es un desordenado”, Diga “Su escritorio está desordenado”.

·No mirar a la persona cuando habla con ella. Mantenga contacto visual con su interlocutor.

·Si tiene una crítica, hágala con respeto, sin grosería, displicencia o ironía. Mucho mejor si comienza destacando los aspectos positivos.

La comunicación positiva es algo que puede hacer mucho bien a las personas y a la sociedad, favorece las buenas relaciones, hace sentir bien a las dos partes, permite llegar a acuerdos fácilmente y tiene un impacto inmediato en el estado de ánimo de las personas.

Las cosas no cambian si nosotros no cambiamos, y comunicarnos de manera positiva es algo que usted puede hacer, solo requiere de su compromiso y disciplina para hacerlo, hasta cuando lo convierta en un hábito que será muy apreciado por quienes le rodean. Sólo de ese modo es posible conectar armoniosamente con las demás personas y lograr un ambiente amable.

 

Frase

"La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas", Anthony Robbins.

Por: Martha Cruz

Comentarios