Viaje a las letras del Joe

COLPRENSA
Verdaderos poemas, confesiones íntimas y profundos testimonios sobre la raza negra se esconden tras las letras de Joe Arroyo.

 Romántico y erótico, poético y narrativo, disoluto y espiritual, festivo e introspectivo: así fue Joe Arroyo, ese ídolo humano, demasiado humano, de la salsa. 

Joe Arroyo llevó varias décadas soportando quebrantos cardiacos, pulmonares y renales, pagando el precio de los excesos y tratando de sanar sus penas de amor, como todos los mortales.

 Pero Joe es único, porque esos dolores nunca lo redujeron a la melancolía o al pesimismo. Su música es una llama siempre viva y danzante, alimentada por su romanticismo, por el orgullo de ser afrodescendiente, por el consuelo que le traen su fe en Dios y su amor por Colombia.

Sus canciones

¡Te vengo a buscar, oh Tania!”

Joe Arroyo fue uno de los gigantes de la salsa reclutado por Julio Ernesto Estrada, más conocido como Fruko y líder de la legendaria agrupación ‘Fruko y sus tesos’. En 1974, Joe debutó como autor de letras musicales como ‘Tania’, a la que Fruko añadió un arreglo inspirado en los ritmos de Nueva Orleans, Brasil, el Caribe colombiano y el Rock ‘n Roll. 

Mauricio Silva, autor de ‘El Centurión de la Noche’, el único estudio biográfico y musical escrito sobre Joe Arroyo hasta la fecha, afirma que ‘Tania’ se inspira “en una mujer idealizada que Joe quería encontrar después de dejar todo atrás”. En esa época, Arroyo abandonó su Caribe natal para viajar a Medellín, persiguiendo la gloria artística. 

“Joe siempre dijo que si tenía una hija la llamaría Tania”, cuenta Ley Martín, amigo de Arroyo. Según Martin, Adela, esposa de Joe en aquel entonces, dio a luz a una niña mientras la canción empezaba a oírse en toda Colombia. Pero Tania falleció en 2001, a los 26 años de edad.“¡No le pegue a la negra!” 

En1986, ‘Rebelión’ convirtió a Joe Arroyó en un artista mundialmente célebre. La canción cuenta la historia de un esclavo africano que se rebela contra su amo español al ver que éste tortura a su esposa.La letra se destaca por su carácter narrativo.

“Joe dice que ‘Rebelión" no es una canción, sino un guión cinematográfico”, sostiene Ley Martín. La canción es tan famosa que, según el escritor Alberto Salcedo Ramos, Joe fue invitado a una cena de gala durante una de sus giras en España. En la cena estaba presente un miembro de la realeza española. El aristócrata le pidió a Joe que cantara ‘Rebelión’ a capella. 

Cuando cantó, Joe omitió el fragmento “un matrimonio africano / esclavos de un español / él les daba muy mal trato...”, para no ofender a los presentes. El aristócrata, sin embargo, le hizo saber a Joe que prefería la letra original. 

“¡Tú eres bendito, Papá!”

Joe Arroyo es uno de esos grandes artistas que caminó sobre la cuerda floja de los excesos. No sólo ha encontrado el equilibrio en la música, sino en la espiritualidad.

Prueba de lo anterior es la cumbia ‘A mi Dios todo le debo’. “Yo que nací en cuna pobre / oye Papá / nunca me ha faltado nada /Desde muy niño luché / pa’ conseguir la fama”.

Además de sus adicciones, Joe se ha asomado varias veces al abismo a causa de su frágil salud. Para Julio Ernesto Estrada, Fruko, esta canción es una muestra de agradecimiento al Señor, tras haber superado un grave problema de tiroides.

Al componer ‘A mi Dios todo le debo’, Joe Arroyó transformó un simple y alegre estribillo, de posible origen haitiano, en un canto religioso que no tiene nada que envidiarle a los himnos del gospel. Esta cumbia pertenece al álbum de 1988 ‘Fuego en mi mente’.

Por: DAVID R. EL PAÍS - COLPRENSA

Comentarios