La larga travesía por la historia del rock colombiano

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
El rock nacional está lleno de historias que están por contar, algunas en peligro de desaparecer porque sus protagonistas han empezado a partir de este mundo, por lo que Jacobo Celnik se dio a la tarea de ir en búsqueda de ellas.

Jacobo Celnik, se dio a la tarea en un trabajo de investigación indagando a los diferentes actores de la gran cadena de la industria del rock colombiano, entre artistas, managers, directores de emisoras, promotores, periodistas y especialistas.

 

 

El resultado, ‘La Causa Nacional’ una extensa crónica que recorre varias décadas de la historia reciente del país, donde cada día el rock ha logrado mayor protagonismo, siendo el primer libro de esta magnitud en el llamado rock colombiano.

Una historia que inicia hace 60 años cuando se grabó ‘Very, Very Well’, el primer rock and roll hecho en Colombia. Una década después Los Speakers produjeron un disco clave en esta historia, inspirado en la psicodelia británica, mientras en hace 40 años Crash mantuvo viva la llama del rock en el país.

El libro incluye CD con temas de esta historia con como Columna de fuego, Malanga, Génesis y Los Flippers, además de clásicos de Compañía Ilimitada, Pasaporte y Hora Local con las voces de sus principales protagonistas. También reúne una discografía que muestra álbumes, sencillos y compilados temáticos del rock nacional.

ROCK TRICOLOR

-¿Cómo fue el inicio de empezar la investigación para ‘Causa Nacional’?
No hay mucha bibliografía sobre el rock nacional, lo que ha hecho que poca gente lo intentara. Al principio me asusté un poco porque no hay marcos de referencia, algunas investigaciones que se encuentran en bibliotecas distritales y con datos errados, por lo que no era el mejor punto de partida.
Solo quedaba recurrir a cada uno de los personajes involucrados en este asunto y hablar directamente con ellos y armar todo esta historia como debía ser. El tema es que cuando empecé a escribir este libro lo pensé como voces del rock en Colombia, pero me di cuenta que hubiera sido un error no incluir a todos los actores de la industria, con disqueros, gente de la radio, periodistas,promotores y coleccionistas. Todo esto porque cada cual tiene una visión propia de la historia.  

-¿Cómo encontrar el punto en la historia donde comenzó el rock en Colombia?
Hay un error recurrente que dicen que el primer rock and roll sonó en Bogotá, pero si empiezas a reconstruir la historia de la radio, las rockolas y las disqueras en el país, te das cuenta que el primer rock and roll sonó en Medellín. Empezamos a tumbar mitos. Esa es la prehistoria, cuando llega el rock and roll a Colombia, en un proceso.

-¿Otras ciudades estuvieron involucradas en esos inicios?
Si, como Barranquilla donde se grabó rock con una gran cantidad de grupos al igual que en Cali. El libro lo que hace es mostrar que aquí empezaban a pasar cosas importantes más allá de Bogotá, incluso en Tunja, con precursores con bandas que si bien hacían música tropical, empezaron a coquetear con el rock and roll.

-Lo que llegó como rock y lo que finalmente se convirtió en rock colombiano...
Los primeros finalmente eran imitadores de los mexicanos, muy de la onda de Enrique Guzmán. Todos los grupos en ese entonces querían ser como The Beatles, no querían ser innovadores porque en esa época no se premiaba la innovación.

-De la gran cantidad de voces que tiene el libro, ¿Algunos merecían sus páginas especiales?
Claro, con los pioneros en las ciudades, con Miguel Muñoz y Chucho Merchan, entre otros, quienes dejaron huella y era importante dejar sus voces consignadas porque en la memoria del rock en Colombia ninguna de ellas habían sido registradas.  

-En medio de la realización de este libro falleció Elkin Ramírez de Kraken...
En el 2016 empecé este libro y lo empecé a buscar pero él estaba muy enfermo y estaba concentrado en su salud. De hecho, con Harold Orozco pude hablar y falleció unos meses después, y cuando muere todo el mundo está con la guardia abajo porque no había información sobre él, uno de los más grandes del rock en Colombia, por lo que lo reivindiqué en el libro.  

-¿Cuál es el momento clave en el rock nacional?
Sucedieron cosas importantes en los años setenta e inicios de los ochenta en Medellín donde hay un renacer, pero realmente el momento clave es a mediados de los ochenta, que da como resultado el Concierto de Conciertos.
Es parte de un desarrollo natural donde empiezan a grabar en inglés y luego pasan al español con Compañía Ilimitada y Pasaporte, para luego el boom del rock en español con Toreros Muertos, Soda Stereo y Los Prisioneros con una corriente de creciente interés.
Tras el Concierto de Conciertos viene la caída con el terrorismo que acabó con esa naciente industria nocturna donde en los bares son los semilleros de los nuevos artistas.

-¿Cuándo vuelve a resurgir?
A partir de la aparición de El Dorado de Aterciopelados la cosa vuelve a tomar forma, de la mano de La Tierra del Olvido y Rock al Parque vuelve el rock colombiano a escena. Sin dejar de mencionar la aparición de la frecuencia radial de música joven de la radio pública, la revista Shock y la música llega a los diarios del país.

EL CD

El libro cuenta con un disco compacto con rock colombiano.

En realidad fue un capricho. Hablé directamente con los músicos que son los dueños de los derechos de sus canciones a cambio de un par de libros, porque este es un asunto de memoria, que es un disco muy bien logrado, porque deja en físico bandas que no habían estado editadas en disco compacto.  

¿Y las bandas?

Hay dos bandas que tienen un rol protagónico muy bonito en el libro, casi sin querer, como lo es  Estados Alterados y Compañía Ilimitada, cosa que me alegra mucho. Aunque de Compañía Ilimitada, junto a Aterciopelados, son los grupos de los que más información existe, de bandas como Estados Alterados no había tanta.

La historia llega hasta 1999...

Está relacionado con el final de Ekhymosis y el inicio de Juanes, pero también porque del 2000 para acá, se está escribiendo la historia.  

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA

Comentarios