Una vida de causas que Aída Saavedra de García lideró en el Tolima

Aída Saavedra de García.
Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Entre sus más cercanos familiares, esta líder conservadora del departamento fue despedida y recordada por los importantes legados que dejó a la tierra que la vio nacer.
PUBLICIDAD

Con profunda tristeza, y en medio de una época particular que también vive esta región, en la capital del Tolima fue despedida la señora Aída Saavedra de García, una de las matronas más representativas en la historia de la ‘Tierra Firme’.

Recordada por su loable carrera en la política, la cultura y el trabajo social, la lideresa partió de este mundo el pasado martes a la madrugada, y sus exequias se llevaron a cabo el miércoles en horas de la tarde, en una despedida fugaz debido a las condiciones de bioseguridad ante la pandemia del Covid-19, con la compañía de sus más cercanos familiares.

Su deceso rememoró varios de sus logros tanto en la ciudad y el departamento que la vieron nacer y por los que trabajó incansablemente, así como por aquellos que dejaron huella en otras latitudes.

Fue Gobernadora del Tolima en encargo durante el periodo del presidente Misael Pastrana Borrero, Secretaria de despacho del departamento y Secretaria de Agricultura, entre otros cargos, donde también fungió como voluntaria en el trabajo social como la Acción Social en la iglesia Católica y la dirección de la Casa del Niño.

Su posesión como Gobernadora del Tolima, un encargo que asumió por designio presidencial y que desempeñó por varios meses.

Una vida de causas

Saavedra dedicó toda su vida a dejar en alto el nombre y el talento de su tierra, y lo logró en cada uno de sus pasos. Por ello cabe resaltar su compromiso y capacidad entre la clase dirigente del país, con quienes alcanzó notables acciones en favor del departamento.

De ahí que muchos la recordarán también por su amplia devoción y musa en el quehacer periodístico, misión que asumió para beneficio de las comunidades. Dirigió el periódico El Derecho, medio de comunicación que fundó su padre, el señor Floro Saavedra Espinosa, en el que igualmente fue conocida por su coordinación en la página Social para la época.

Pero no solo su historia prosperó allí, sino también en el área cultural que le permitió contribuir a enaltecer el título de Ciudad Musical, con el cometido de pertenecer al Conservatorio del Tolima y trabajar junto a Amina Melendro de Pulecio, consiguiendo llevar a los Coros del Tolima hasta Europa por tres veces y cantarle al Papa.

Además de trabajar con Adriano Tribín Piedrahita en favor del folclor y las fiestas que resultaron gestando el Festival Folclórico Colombiano, donde varias generaciones le aprendieron a su talento en la producción, y contaron con su acompañamiento siempre.

“Doña Aída Saavedra de García fue una de las personas más espirituales y dedicadas a querer a Ibagué. Quien trabajó también mucho por el Conservatorio del Tolima y la Casa del Niño, donde apoyada de la sociedad, los pequeños fueron bien atendidos.

Fue una colaboradora de las causas. Por eso se destacan todos sus atributos con la sociedad, fue una muy buena ibaguereña… la recordaremos siempre”, manifestó la periodista Enelia Caviedes.

Junto a su hijo Carlos Hernando García Saavedra.

Dato

Saavedra fue la primera y ha sido la única mandataria departamental, designada en la época por el Presidente de la República.

Aída Saavedra de García en su juventud.

 

REDACCIÓN CULTURAL

Comentarios