Con tristeza el Tolima se despide del maestro en artes Julio César Cuitiva

Crédito: Foto: Archivo / EL NUEVO DÍASu obra estuvo dedicada a plasmar el paisaje desde una percepción integral.
Radicado en Ibagué por más de 30 años, el maestro Cuitiva se convirtió en un importante referente y gestor del arte en el departamento. Sus estudiantes y amigos lo recuerdan con gran aprecio por su forma de ser y enseñar.
PUBLICIDAD

El viernes los tolimenses se despertaron con la triste noticia del fallecimiento del maestro Julio César Cuitiva, quien tenía 64 años y se encontraba en Bogotá.

Cuitiva era egresado del programa de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia y durante varios años fue docente de la carrera de Artes Plásticas y Visuales de la Universidad del Tolima, donde dejó grandes enseñanzas a sus estudiantes, quienes siempre lo recordarán con gran cariño y agradecimiento por su exigencia y entrega.

También ejerció la docencia en la Universidad Javeriana y en Instituciones Educativas de Prado e Ibagué. Sin duda, la enseñanza era su vocación, buscaba construir una nueva generación interesada en el arte y en aportar al desarrollo cultural del país.

Por este motivo, antes de ejercer como docente, fue Director de Cultura Departamental en el gobierno de Carlos Andrés Estefan y gracias a su dedicada y responsable gestión fue ratificado en el cargo durante el gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo.

Junto al maestro Darío Ortiz, fue uno de los gestores fundamentales en la creación del Museo de Arte del Tolima, del que hacía parte en la junta directiva.

 

Su trabajo artístico

Los primeros años en las artes del Maestro se dieron en la publicidad, área en la que ejerció el dibujo publicitario e hizo trabajos de diseño gráfico; no obstante, su verdadera pasión estaba en los óleos y lienzos, por lo que tomó la decisión de matricularse al programa de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia.

Su interés siempre estuvo puesto en la naturaleza, por lo que sus obras se caracterizaban por reflejar los paisajes colombianos desde una percepción muy integral, por lo que sus cuadros eran elaborados al aire libre, donde ponía a disposición del arte todos los sentidos.

Gran parte de su trabajo reflejó paisajes del Sur del Tolima, el río Magdalena y La Mesa Cundinamarca, buscó en su ejercer también hacer arte para la memoria, para narrar el territorio.

Cuitiva expuso su obra en el Museo de la Universidad Nacional, en el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo de Arte del Tolima, el Banco de la República, y en galerías de Pereira e Ibagué, entre muchos escenarios más.

 

Despedida

Distintas muestras de afecto por parte de colegas y estudiantes fueron expresadas al conocer la noticia; incluso varios de sus alumnos hicieron homenaje al docente con ilustraciones.

“Gratitud por todas las valiosas lecciones que me brindó en vida, por su ejemplo y por haberme hecho ver el mundo con un matiz diferente. Maestro, vuela alto”, expresó Johana Kitian en el perfil de Facebook del Maestro, que se convirtió en el muro para plasmar el cariño y adiós al artista.

“Gracias por enseñar, por entender, por reprochar, por regañar, por absolutamente todo, la pintura está triste hoy. Agradezco tanto el haber formado parte de todo mi proceso como artista. Gracias por los consejos, las regañadas, las trasnochadas, pero sobre todo por el aguante, las risas y el amor por el arte. Eres magia en cada uno de nosotros”, comentó Yurany Morales Silva.

“Extrañaré su forma de pensar, amar y ver la pintura, era el color que le hacía falta a los hermosos atardeceres del cielo. Gracias por tanto, más que ser mi maestro fue mi gran amigo. Siempre serás parte de mi pintura”, expresó Ana Marria, entre muchos mensajes más, que hablan del docente y lo describen como uno de los mejores educadores, particular en su forma de enseñar, y también en uno de los exponentes más importantes del arte que ha tenido el Tolima.

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios