“La Pastoral Social está en un momento crítico”: Monseñor Roa Barbosa

Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍAMonseñor Orlando Roa Barbosa, Arzobispo de Ibagué.
Con la pandemia también se disminuyeron considerablemente los aportes que recibía la Pastoral Social, lo que pone en riesgo iniciativas como el Banco de Alimentos, al igual que, el apoyo que se entrega a la Fundación Divino Niño y a las comunidades más vulnerables de Ibagué.
PUBLICIDAD

Por años la Pastoral Social de Ibagué ha trabajado en diferentes proyectos que dan un apoyo a los ciudadanos que más lo necesitan, con alimentos, medicinas y un refugio de paso, al igual que, soporte espiritual.

La ayuda que se ofrece desde diferentes frentes, es posible gracias a los buenos corazones que aportan su granito de arena, sin embargo, la pandemia también afectó esta dinámica social, tanto así que monseñor Orlando Roa Barbosa hizo un llamado urgente a la solidaridad tolimense, pues actualmente, no se cuenta con los recursos para seguir con los programas que llegan a los desprotegidos.

“La Pastoral Social es una dimensión muy importante de la vida diocesana y de la iglesia, en otra época se llamó Cáritas, entonces era la Cáritas Diocesana o la Cáritas Parroquial y esa expresión tiene su fuerza porque Cáritas es la caridad, que es una expresión evangélica, tanto así que en los comienzos de la era cristiana se pedía que hubiera acciones con los más pobres, con las viudas, con los huérfanos, con los abandonados de la comunidad”, explicó monseñor Roa Barbosa.

Es por ello que en cada arquidiócesis existe una dependencia denominada Pastoral Social que, para el caso de Ibagué, cumple con varias funciones como ayudar a las migrantes, a los ciudadanos que viven en los sectores más vulnerables de la ciudad y a fundaciones como la del Divino Niño.

Una fundación que también se creó, fue la de monseñor José Joaquín Flórez Hernández, “para ayudar a las personas más pobres que tienen necesidad por la salud. Entonces la fundación, que lleva su nombre, es para favorecer a las personas que en algún momento necesitan un apoyo económico o en medicina. Aquí desde la pastoral social hay muchos servicios que llegan a muchas personas”, agregó.

Las labores también se extienden al Banco de Alimentos, un proyecto que impulsó la Pastoral Social Arquidiocesana, “es una obra muy bonita, porque se reparten mercados para personas en todos los tiempos, no solo en época de pandemia, sino siempre”.

A la par, se trabaja en el sostenimiento del Hogar de Paso para habitantes de calle, que está ubicado en la calle 26 con carrera Primera, allí, las personas llegan a desayunar y a cenar. En épocas normales pasaban diariamente más de 50 personas.

Otra labor importante es el apoyo que se le entrega a la Fundación Divino Niño, “hay unas personas adultas mayores, son más de 100 que viven de la caridad prácticamente, porque ese hogar subsiste con los aportes que generosamente la gente de Ibagué da, hay momentos difíciles, veo que en época de pandemia ha pasado una situación muy difícil”.

Monseñor quien señaló que tienen una “crisis muy significativa”, recibió la diócesis el 18  julio en medio de la pandemia, “mirando la realidad de la diócesis encuentro que la Pastoral Social está en un momento crítico porque no tiene fondos para subsistir, eso es causado en parte por la pandemia pero porque todo se va acabando y lo que había de fondo, se invirtió en la parte administrativa hasta donde nos fue posible, ahora veo que nos falta una solidez económica para seguir con los programas de la pastoral social adelante”.

Agregó, que en estos tiempos de mayores dificultades no debería ser así, sino al contrario, contar con una mayor solidez para llegar a más personas, lamentablemente, la realidad es otra”.

“Aprovecho esta entrevista,  para que si alguna persona de buen corazón, solidaria con nosotros, con las obras que se adelantan desde la Pastoral Social, mire todo lo que se hace en bien de la ciudad, nos puede ayudar, nos apoye para que mantengamos viva la parte administrativa de la Pastoral Social, nos falta recurso económico, específicamente eso.

“Tenemos el Hogar de Paso, el Banco de Alimentos, la Fundación para la Caridad, la Fundación del Divino Niño, más todas las obras que se hacen aquí a favor de los migrantes, de los más pobres para distribuirles mercados, medicinas, entre otros, tenemos los programas pero nos van faltando ahora recursos económicos para mantener la parte administrativa de la pastoral social, no sé qué va a pasar, el Señor nos ayudará”.

Teniendo en cuenta la importancia de cada uno de los proyectos y las ayudas que se dan desde la Pastoral, Monseñor espera contar con la solidaridad de los ibaguereños, tolimenses y empresarios, pues cada aporte que se entregue se puede transformar en un alimento, una medicina u otro tipo de elemento que le puede mejorar, aliviar o hasta cambiar la vida a muchas personas.

Por ello, los ciudadanos y empresarios que estén interesados en entregar aportes se pueden dirigir al arzobispo monseñor Orlando Roa Barbosa en la curia diocesana, a través del línea telefónica 2 61 16 80, también, se pueden contactar con la Pastoral Social con el diácono Alberto Arciniegas, monseñor Miguel Fernando González que es el Obispo Auxiliar de Ibagué o monseñor Gustavo Vásquez.

“Agradecer a todos los que apoyan estas obras de tipo social en la arquidiócesis, agradecerles de corazón, les digo a ellos y a mis feligreses que oro todos los días a Dios desde antes de que salga el sol por todos ustedes y los que nos ayudan en este tipo de obras, y por las que nos van a ayudar también, que ojalá muchos se vinculen dando un aporte especial, según la obra en especie o en dinero, cae siempre bien”.

 

Trabajo social

En algunos municipios, la Pastoral Social está trabajando con las mujeres, por ejemplo, en Rovira tanto de la zona rural como la urbana, hay un proyecto que va orientado a la promoción del bienestar de la familia y el hogar.

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios