En 17 años ‘el MAT ha sobrevivido casi de milagro’: Darío Ortiz

Crédito: SUMINISTRADA / EL NUEVO DÍADarío Ortiz, pintor tolimense y fundador del Museo de Arte del Tolima.
El Museo de Arte del Tolima, MAT, celebró recientemente 17 años de creación, tiempo en el que se han conquistado grandes logros para la cultura de la región. A pesar de los años, las dificultades económicas se mantienen, pero no son impedimento para tener un espacio dedicado a los artistas locales, nacionales e internacionales.
PUBLICIDAD

Para hacer un balance de lo que deja este tiempo y los retos que se mantienen, EL NUEVO DÍA habló con el pintor tolimense Darío Ortiz, quien señaló que ha sido difícil mantener en pie el MAT, pues no se cuenta con un presupuesto fijo por parte de los gobiernos locales o nacionales.

 

EL NUEVO DÍA: ¿Qué ha sido lo más complejo durante estos 17 años de existencia?

DARÍO ORTIZ: Lo más difícil en todo el tiempo, es la manera en que se organizó el Museo desde el comienzo, ya que no tiene ningún apoyo permanente del gobierno, ni ningún patrocinio (constante).

Es un Museo que todos los años comienza sin poder hacer un presupuesto de gastos, como ocurre con otras instituciones de este tipo, por la manera cómo se organizó y se hizo desde el comienzo. Hoy en día las leyes colombianas hacen que no sea para nada fácil la contratación con las entidades sin ánimo de lucro y el gobierno.

Antiguamente era mucho más fácil, entonces en los 17 años la normativa de contratación cambió mucho, de manera que se ha hecho muy difícil crecer así y es muy probable que a futuro para que el Museo exista, para que sobreviva, lo tenga que asumir completamente el Estado, porque va a ser muy difícil que una corporación siga manteniéndolo y sobre todo para que crezca en las condiciones actuales.

El museo como todos lo saben, ha sobrevivido casi de milagro, pues depende de la voluntad gubernamental y no siempre hay buena voluntad para la contratación.

 

E.N.D.: ¿Cómo ha sido el acompañamiento por parte del Gobierno nacional en el proceso de reapertura?  

D.O.: La realidad es la siguiente, un museo como el MAT es una institución que debería tener un flujo anual de dinero, que superara los mil 500 a 2 mil millones de pesos para poder tener un personal profesional capacitado en todas las áreas.

El Museo nació, digamos con nada, se organizó y se inauguró con un pensamiento muy modesto pero tras tantos años en el ejercicio, creo que ya es hora de que el museo se profesionalice (…) el Conservatorio es una institución importante porque se organizan jurídicamente, de manera que les dan un presupuesto anual, vigoroso e importante con el cual se puede discutir un programa de trabajo, y llevar a cabo un desarrollo, eso jamás lo tenía el Museo y no está mal, hemos llegado hasta acá pero yo creo que hay que cuestionarse cómo se va modificar todo esto para que en el futuro cercano tenga un presupuesto anual, para que pueda trabajar dignamente.

 

E.N.D.: ¿En algún momento se tuvo cerca la posibilidad de contar con un presupuesto propio?

 D.O.: En algún momento con Carlos Eduardo Osorio y en la primera administración de (Óscar) Barreto, se le asignó presupuesto por parte de Procultura, pero a la hora de la verdad era mínimo.

Entonces, nunca realmente se ha logrado avanzar en ese tema, hoy mirando en perspectiva, creo que la manera como se estructuró jurídicamente y su constitución no ha sido la más idónea y quizás lo más lógico es que el Museo lo asuma la Gobernación directamente, pero para asignarle un presupuesto de dos mil o cuatro mil millones de pesos, para poder hacer un desarrollo cultural grande y hacerlo desde el punto de vista de la institución, que es crecer de una manera constante.

Nosotros, inclusive, en algunos momentos que nos fue muy bien económicamente, no sólo por el apoyo del gobierno, sino porque logramos un respaldo de la ciudadanía, determinados países nos apoyaron, el Gobierno nacional, la empresa privada entre otros, llegamos a soñar con crecer el Museo porque es escaso entre sus instalaciones para las colecciones que tiene. 

 

E.N.D.: ¿Cómo sería esa transición para que el gobierno departamental se hiciera cargo?

D.O.: Hay que hacer un proyecto y mirar cómo es, habría que entrar a analizar desde muchos factores como solventar a futuro la situación financiera del Museo, qué alternativas habría y todo eso hay que hacer un análisis, no es una cosa improvisada que la vamos a inventar. 

Hay grupos, digamos de presión, dentro de la ciudad y dentro del departamento que están visualizando a Ibagué como un foco de desarrollo cultural en el centro del país. 

Entonces se está hablando dentro de las nuevas normas que permiten la economía naranja.  

Desde hace 12 años venimos hablando de una ruta cultural, que en algún momento fue inaugurada en el 2009, con algunas esculturas que se colocaron y todo para ir marcando esta presencia. 

El gobierno y quienes van a estar en el poder hoy y a futuro, hay que preguntarles cuál es la posición del Museo ahí, porque junto al Panóptico y el Conservatorio está llamado a estar en los tres ejes culturales por los que se articula toda esta dinámica del centro de la ciudad.

 

E.N.D.: ¿Cómo nació la idea de crear el Museo de Arte del Tolima?

D.O.: La idea del museo en el Tolima e Ibagué, fue una iniciativa de mucha gente que tuvo mucha gente con planos y organizaciones con personería jurídica y todo en diferentes momentos, más o menos desde 1960. Desde ese entonces al 2000 hubo tres proyectos importantes de museo que no se pudieron concretar pero la idea estaba latente de que la ciudad estaba madura para que tuviera Museo por la cantidad de habitantes y todo.

En 2002 el director de Cultura en ese entonces del Departamento, que era en ese momento el pintor Julio César Cuitiva, quien acaba de fallecer, me mostró la recién inaugurada Casa de Cultura Álvaro Mutis.

Al pie de esa casa había un lote, que en ese momento me dijeron que era el gobierno. Y se me ocurrió, que el sitio para que surgiera el Museo era a partir del crecimiento de la casa Mutis hacia ese espacio y ese mismo día se me ocurrió ir a la Gobernación. 

Desde esa (visita) hasta la inauguración del museo pasaron 15 meses y el 20 de diciembre de 2003 inauguramos el Museo días antes de que terminara la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo, que fue el Gobernador que creyó inicialmente en la idea.

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios