¿Cuánta comida desperdicia?

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Un asunto que nos debe motivar para adoptar cambios serios de comportamiento es el gran volumen de comida que desperdiciamos.
PUBLICIDAD

Tal vez son pocos quienes reflexionan sobre este tema, a pesar de que es sobrecogedor lo que ocurre, especialmente en esta época de pandemia cuando escuchamos de manera reiterada la situación de pobreza de tanta gente y la enorme dificultad de muchos para conseguir alimentos o una comida digna, y para denunciarlo hasta se ven obligados a desplegar trapos rojos en las puertas y ventanas de sus viviendas.

Según informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO 2019), un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo se pierden o se desperdician. Esto significa que más de mil trescientos millones de comida, producida para el consumo humano, termina en vertederos, mientras que millones de personas sufren hambre. Y se dice que la comida que termina en la basura bastaría para alimentar al menos dos mil millones de personas, más del doble de las que padecen desnutrición en el mundo.

En Colombia, también las pérdidas son cuantiosas y muchos alimentos terminan en la basura. Lo anterior trae nefastas consecuencias sociales, económicas y ambientales; el desperdicio de comida es responsable de gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, la cantidad de tierra agrícola que se destina a cultivar alimentos que nunca se consumirán es inmensa y mucha el agua dulce que se aplica a su producción. En ello, todos tenemos parte de culpa, pues las pérdidas y desperdicios ocurren en los diversos eslabones de la cadena, esto es, desde la cosecha, la post cosecha, el almacenamiento, la transformación, distribución y el consumo de los alimentos.

Como consumidores finales, es urgente, además de un deber moral, adoptar un cambio en nuestros hábitos y en las decisiones a la hora de comprar, comer y desechar.

Comencemos por algunas acciones sencillas que ayudarán a no desperdiciar la comida en la casa

• Planificar el menú, así no se comprará más de la cuenta

• Hacer una lista de los productos que se requieren para su compra

• Calcular bien las cantidades de lo que se requiere y considerar el tamaño de los envases.

• Almacenar los alimentos de manera adecuada

• Consumir los alimentos teniendo en cuenta su fecha de vencimiento

• Congelar correctamente los alimentos

• No servir porciones tan grandes. Es preferible repetir en lugar de botar el sobrante de los platos

• Aprovechar los alimentos sobrantes del día para otra comida

• Las mayores pérdidas se dan en frutas y verduras. Por tanto, tenga especial cuidado en su compra, almacenamiento y consumo

• Consumir con prioridad alimentos que se produzcan en la zona

• Consumir productos que estén en cosecha, es posible que se pierdan por tener una mayor oferta

• Revisar bien lo que bota, es posible que aún pueda ser útil

• Promover en la casa, familia y entorno, estas recomendaciones.

Tomemos conciencia de esta lamentable situación y entendamos que así como somos parte del problema, nos corresponde actuar como parte de la solución. Alimentémonos de manera saludable y responsable con el planeta, con quienes habitamos en él y con las siguientes generaciones. Será también una forma de ahorrar dinero que podrá aplicar a otros asuntos que requiere.

Martha Cruz

Comentarios