¿Cómo tener una piel radiante sin importar el clima en el que se encuentre?

Crédito: Tomada de Pexels / EL NUEVO DÍA
La pandemia ha traído consigo un cambio de rutina en las vidas laborales y cotidianas de todas las personas. Sin embargo, lo que no puede tener un respiro es la rutina del cuidado de la piel, pues incluso estando en casa esta puede verse afectada y generar daños irreparables.
PUBLICIDAD

“El cuidado de la piel responde a los diferentes tipos de clima; por ejemplo, en invierno temperaturas muy frías disminuyen la hidratación y su función de barrera protectora, lo que genera piel seca. Mientras que en ambientes cálidos tiende a ser grasosa, la exposición al sol puede generar irritación y daño oxidativo”, explicó Lina Joya, de la línea de Cuidado Personal de Basf en Colombia, Ecuador y Venezuela.

Por lo anterior, para cada clima en el que las personas se encuentren, se necesitan productos específicos, que agreguen o complementen la rutina para dar ese extra cuidado.

A continuación, compartimos algunos consejos que hay que tener en cuenta en diferentes climas y los productos que deben ser usados para ayudar a neutralizar y evitar daños que podrían ser permanentes.

 

Climas cálidos

Se puede experimentar deshidratación y tendencia a tener la piel grasosa gracias a la exposición a la luz solar, la alta humedad y la temperatura.

En este caso, es necesario reforzar la aplicación de productos como hidratantes, especialmente gel o cremas si durante el día estuvo expuesto al sol de forma directa o indirecta.

De igual manera, se necesita protección solar para la piel que debe ser aplicada en el rostro y en especial, en aquellas zonas que estarán en exposición directa a los rayos del sol, aunque es recomendable hacerlo en todo el cuerpo.

 

Climas templados

En este tipo de clima, el sol no es tan fuerte como en los cálidos, no obstante es necesario usar protección UV. Así mismo, estas temperaturas se pueden aprovechar para usar productos de limpieza profunda y tratamientos pues tienen mayor absorción al no ser un clima extremo. Por ejemplo, se recomienda la queratina, ya que repara el cabello y lo protege.

 

Clima frío

En este tipo de climas se debe prestar especial atención a la resequedad que puede causar el aire seco; por eso es buena idea cargar cremas hidratantes y aplicar en diferentes momentos del día para ayudar a reforzar la capa protectora. El hecho de que este oscuro no significa que los rayos del sol no sean fuertes, incluso en lugares con nieve pueden causar más daño debido a que esta los refleja, por esta razón un producto que a su vez contenga protección UV siempre será ideal en estos espacios.

El cabello también sufre de resequedad, por lo que es recomendable poner mascarillas para contrarrestarlo, especialmente aquellos productos hechos con miel.

Colaboración de Basf

Comentarios