Le contamos la receta perfecta para un buen arroz con almendras

Crédito: Pixabay.com / EL NUEVO DÍA.
En 10 sencillos pasos aprenda a hacer esta deliciosa receta casera, ideal para acompañar con ensalada.
PUBLICIDAD

Más de la mitad de la población del mundo se alimenta principalmente de arroz, conocido con el nombre científico de oriza sativa. El arroz es la semilla de un pasto nativo del subcontinente indio, que se domesticó en varios lugares de manera independiente y casi simultánea.

El arroz encontró su camino de Asia a Europa, a través de Persia. Allí fue donde los árabes aprendieron a cultivarlo y cocinarlo. Los moros lo llevaron primero a España en el Siglo VIII y un poco más tarde a Sicilia.  Los españoles y los portugueses se encargaron luego de traerlo a las américas durante los siglos XVI y XVII.

En Colombia la tradición del arroz tiene dos orígenes. Uno es el que aprendimos de los españoles con sus arroces adobados y coloreados con azafrán, y el otro, posiblemente más importante en la dieta de los colombianos, las preparaciones ancestrales africanas de arroz blanco, suelto y graneado, con el que acompañamos casi todas nuestras comidas.

Quizás porque el arroz es algo tan común y presente en todas las despensas, se nos olvida que podemos convertirlo en el ingrediente central de un plato principal. Las posibilidades son innumerables, pero hoy quiero dejarles una receta que suelo ofrecer, acompañada de una robusta ensalada, y que no necesita nada más para satisfacer el apetito y dejarnos muy bien nutridos.

 

Preparación

  1. Lave dos tazas en varios cambios de agua fría hasta que ésta salga clara.
     
  2. Deje el arroz dentro de un colador para que escurra, mientras procede con la preparación.
     
  3.  Derrita 3 cucharadas de mantequilla en una olla de fondo pesado con una tapa que ajuste bien. Si lo prefiere, puede usar aceite de oliva o cualquier aceite vegetal.
     
  4. A la mantequilla añádale una cucharadita de semillas de comino enteras junto con media cucharadita de pimienta negra recién molida, una cucharadita de cúrcuma en polvo y una cucharada de jengibre fresco rallado.
     
  5.  Agregue a la olla de inmediato dos papas medianas, peladas y cortadas en dados, junto con dos cucharaditas de sal. Si le gusta el picante, añada en este momento un ají fresco finamente picado.
     
  6. Revuelva durante dos o tres minutos y súmele a la olla dos o tres cucharadas de coco rallado, una astilla de canela y dos o tres clavos de olor enteros.
     
  7. Comenzará a percibir el aroma de las especias y entonces deberá agregar el arroz lavado y escurrido junto con tres tazas de agua.
     
  8. Revuelva todo brevemente y espere a que el arroz seque hasta que observe en la superficie unos cráteres sobre los cuales revientan burbujas de agua con almidón.
     
  9. Reduzca el fuego al mínimo, tape la olla y espere 30 minutos. Resista la tentación de destapar la olla y una vez que transcurra este tiempo, retírela del fuego. Espere por lo menos 10 minutos antes de destapar la olla.
     
  10. Pase la preparación a una bandeja y riegue sobre ella un buen puñado de almendras tostadas. Espolvoree con dos o tres cucharadas de semillas de ajonjolí tostado y dos o tres cucharadas de cilantro fresco picado.
SOFÍA GAVIRIA

Comentarios