“He dedicado mi vida en tratar de contar los cuentos bien contados”

Crédito: Suministrada / El Nuevo Día.Kepa recibirá el próximo 26 de marzo el Premio Víctor Nieto a toda una vida, en la edición número 37 de los Premios India Catalina.
Ha vuelto a la actuación, pero en su faceta como actor. Hace parte de ‘La Nieta’, la nueva historia de Julio Jiménez, justo el mismo autor de la historia con la que debutó en la televisión hace casi 38 años, ‘La pezuña del diablo’.
PUBLICIDAD

Kepa Amuchastegui extraña dirigir en televisión. Siente que tiene la fuerza y la capacidad para hacerlo, quizás no las agotadoras jornadas que se requieren a la hora de hacer una telenovela, pero sí para proyectos más cortos, ahora, que ha regresado con fuerza el formato de las series por temporadas.

Por sus décadas de entrega al mundo de la televisión, desde la actuación, la dirección y la escritura, Kepa Amuchastegui recibirá el próximo 26 de marzo el Premio Víctor Nieto a toda una vida, en la edición número 37 de los Premios India Catalina.

La pasión por la actuación de este bogotano, nacido en 1941, inició en el grupo de teatro de la Universidad de los Andes en dónde estudió arquitectura, carrera que nunca terminó, pero que le ha servido para cada uno de sus proyectos. 

Viajó a París para seguir con su pasión e ingresó a la Universitario Internationale du Théatre, trabajó en la Royal Shakespeare Company en Londres y en la década del sesenta fundó el teatro La Mama.

Su vida era el teatro, hasta que cruzó los 42 años de edad, con dos décadas de experiencia en las artes dramáticas, que David Stivel lo convenció para hacer parte de ‘La pezuña del diablo’ (1983), una de las telenovelas consideradas patrimonio de la historia de la televisión colombiana.

 

Toda una vida

- ¿Cómo recibió la noticia del premio y homenaje que le darán dentro de los Premios India Catalina?

Es un reconocimiento muy bonito, me siento muy honrado de recibirlo en esta oportunidad. Sólo felicidad y agradecimiento se puede tener ante esta muestra de afecto y cariño.

Me gustan los premios pero no les doy tanta importancia, porque uno en este trabajo no vive para los premios y no se hacen las cosas por ellos. He dedicado mi vida en tratar de contar los cuentos bien contados para mi público, sea en teatro o en televisión.  

 

- Este premio justo llega en un momento difícil tanto para el teatro como para la televisión...

Muy difícil porque los teatros siguen cerrados y no sabemos hasta cuando. Yo me quedé en vísperas de estrenar una obra que había montado, incluso la alcanzamos a preestrenar y al día siguiente cerraron los teatros. Veremos si algún día la podremos presentar.

Es ‘La Duda’ de John Patrick Shanley, de la cual también se hizo una película. La montamos con Rodrigo Candamil, Coraima Torres, Indira Valenzuela.

Realmente no sabemos cuánto tiempo dure más esta situación, pues algunos teatros ya empezaron a operar con un aforo reducido, lo cual, para algunos teatros no son suficientemente rentables, no cubre los gastos.

 

- ¿Y las transmisiones de obras de teatro vía streaming?

Es una posibilidad que no descarto, pero creo que funciona bien para cierto tipo de obras. La obra que nosotros hicimos es muy seria, de comedia tiene muy poco, siendo un tema fuerte y duro, por lo que siento que vía streaming no pueden llegar a gustar.  

Yo creo que pronto podremos volver al teatro, que es un aporte increíble a la cultura. Un encuentro distinto al que se puede tener en un cine, porque el teatro es como ir a una misa, con una comunión entre unos actores en el escenario y un público en la platea, en un intercambio profundo entre ambas partes.

Es algo completamente diferente porque en el cine y la televisión el actor no recibe el estímulo del público que sí se recibe en el teatro, donde el espectador vive, sufre o se divierte en lo que dura la obra, con todos los riesgos que esto implica, como el olvido de la letra o algún tropiezo.Sociedad.

- ¿Le hace mucha falta hacer teatro?

El público del teatro es un público muy reducido en comparación al público de televisión o el cine, y creo que ellos como nosotros estamos tan hambrientos de volver a ir a la ceremonia, que es asistir a una obra de teatro y nosotros poder hacerla.

 

- Volviendo al premio que recibirá en Cartagena, es por su larga trayectoria en televisión...

Un bello homenaje a mi carrera en la televisión, tanto como actor y director, pero también escribiendo, pues yo he escrito una que otra serie.

Dirigí por mucho tiempo y actuaba, ahora actúo más y de dirección en televisión más bien poco. Me siguen llamando, lo cual agradezco profundamente.

 

- ¿En qué está en este momento?

Llevamos más de mes y medio de grabaciones de una nueva telenovela de RCN, escrita por Julio Jiménez y dirigida por Rodrigo Lalinde, ya veremos cómo va funcionando esta historia pero estoy muy contento de volver a grabaciones.

Se trata de ‘La nieta elegida’ y por supuesto hago el papel del abuelo, no entiendo muy bien por qué me ponen a mí en esos papeles (risas). La abuela es Consuelo Luzardo, con quien nos conocemos de larguísima data y hemos tenido muchas oportunidades de actuar juntos, en especial en teatro, por lo que nos conocemos muy bien.

 

- ¿Qué significa volver a realizar una telenovela de la firma de Julio Jiménez?

Mi primera experiencia en televisión fue en una obra suya, ‘La pezuña del diablo’. Después tuvimos un intento con otros textos de él en ‘Testigo Ocular’, pero no funcionó, pues se terminó haciéndola con todo el elenco menos yo, porque tuvimos un encontrón con Julio y no volví a tener ninguna oportunidad con sus proyectos, hasta ahora que me volvieron a llamar.

 

- ¿Y esta nueva obra de Julio Jiménez sigue con el mismo estilo de sus famosas telenovelas de los ochenta y noventa?

Tal cual, están todos los ingredientes que ya le conocemos bien. Yo creo que, sin saberlo a ciencia cierta, es un proyecto que él tenía guardado hace algún tiempo y que lo han renovado con su consentimiento. Pero la esencia de la trama es de la firma de Julio Jiménez, con todo el misterio y el suspenso, con las apariciones sobrenaturales.

 

- ¿Le hace falta dirigir en televisión?

Muchísimo. He tenido la satisfacción de dirigir en teatro, en especial en mi primera etapa, antes de la televisión, que fui teatrero purista, me encanta.

En televisión el trabajo implica jornadas de doce horas y seis días a la semana, y no sé si a estas alturas de la vida tenga la energía física para ello, porque la mental está intacta. Es un ritmo muy loco y exigente hoy en día que todo se hace a la carrera para que sea rentable.

En mis tiempos, cuando dirigía en televisión era un solo director con una sola unidad y todos los actores disponibles para concretar una idea única que era la que comandaba el director, realizándolo en tiempos normales.

Me encantaría dirigir una cosa corta, como una miniserie y no una telenovela de 80 capítulos porque seguramente sacaría la mano.

Colprensa

Comentarios