“Tenemos que dignificar y resaltar una profesión tan importante como esta”

El comunicador Social - Periodista Germán Sánchez, quien también se desempeña como docente universitario y columnista de este diario, habló sobre el panorama y los retos que enfrenta actualmente el oficio periodístico.

Cada 9 de febrero se celebra el Día del Periodista, oficio que se mantiene con más vigencia que nunca pero que diariamente afronta cambios tecnológicos, laborales y sociales, que mantienen a los profesionales en un proceso de adaptación constante.

Dichos cambios pueden resultar positivos o negativos según las circunstancias, es así que temas como las fake news, precarización laboral o desempleo, y la urgencia de la pauta publicitaria en los medios, son algunos de los ejes más latentes para quienes se dedican a esta labor.

A propósito de ello, Germán Sánchez, quien desde hace muchos años escribe desde su óptica periodística, compartió con EL NUEVO DÍA sus conocimientos y apreciaciones para ejercer integral y éticamente el oficio periodístico.

¿Cuál es la importancia que tiene el periodismo en la sociedad?

Sigue siendo casi la misma que cuando comenzó: hacer contrapeso al poder, pero más allá de eso es hacer veeduría sobre las acciones de lo público. Convertirse en un referente frente a las exigencias de los menos favorecidos y que ciertos sectores que no tienen la posibilidad de acceder a los resortes del poder, puedan ser escuchados en sus necesidades.

En los últimos años, los temas tienen que ver con todos los matices de la justicia, no solamente sobre corrupción, sino de discusión sobre el cambio que se requiere de una norma o ley, y se empieza a dar de la discusión pública a la discusión moral a través de los medios de comunicación.

La relación con el poder, en algunos casos resulta un poco negativa, especialmente por el manejo del tema de pautas y perder la independencia informativa, ¿cómo hacer que los medios o periodistas no dependan únicamente de la pauta?

En alguna ocasión, creo que fue el mismo maestro Javier Darío Restrepo quien dijo que el ejercicio periodístico y la política son como un matrimonio, que tienen sus buenas temporadas y las de tensión, separación o señalamientos, y eso se ve porque el poder siempre va a querer callar, moldear o tratar que la información salga de cierta manera, sin los detalles necesarios para que la gente se pueda hacer su propio criterio.

Creo que ese sigue siendo uno de los grandes riesgos, lo que desde hace muchos años se conocía como la censura, que era una cosa más visible, ahora se ha camuflado de muchas formas.

No solamente es con el tema de tratar de asfixiar a los medios económicamente, estos están aprendiendo a entender cómo es la nueva fórmula del negocio a propósito de este mundo digital.

Han buscado enemil fórmulas como democratizar la propiedad para generar nuevos paquetes accionarios, tener suscripciones, abonos, el pago por información, entre otros; son formas que tienen de mantenerse vivos económicamente para salir de ese yugo de la publicidad.

Otro de los grandes retos que enfrenta el periodismo tiene que ver con la aparición de las fake news, ¿cómo encontrar la verdad entre tanta información que surge a diario?

Recuerdo que en una de las grandes discusiones planteadas por los teóricos del periodismo siempre se hablaba del tema de que la verdad sigue siendo una sola por más tecnología de la información que haya.

El periodista tiene que seguir manteniendo el bagaje de su credibilidad en torno a la labor que debe desarrollar de manera fidedigna, con unos preceptos básicos.

Que constate que la información es cierta, cruzando información de fuentes, buscando la voz de expertos, análisis de los hechos, yendo al lugar de los acontecimientos, hablando con testigos y dándole distintas visiones.

Más allá del tema de las tecnologías lo que no se puede perder en esencia es que el oficio periodístico sigue teniendo los mismos anclajes para llegar a la verdad.

De ahí la importancia de que los medios y periodistas sigamos conservando la credibilidad por el rigor periodístico.

El gremio también está en ese enfrentamiento a la precarización laboral y al desempleo, las ofertas laborales exigen unas habilidades que se extienden más allá de la profesión. ¿Cómo lograr dignificar el empleo?

Creo que hay dos situaciones en una; la primera que un periodista o comunicador social tiene sus campos epistemológicos y de acción propia, que aunque entiende por ejemplo de diseño, lo que es una imagen y la teoría del color, su especialidad no es ni manejar a fondo o entender a detalle las herramientas, pero sí lo tiene que entender.

Debemos conectarnos con otras disciplinas, pero tener la claridad de cuál es nuestra labor. Lo que también tenemos que hacer en los medios de comunicación, quienes ya están o hemos estado y ahora hacemos opinión, o quienes hemos estado en la academia es abrirnos al debate permanente sobre la dignificación del oficio (...) para poner en evidencia esa exigencia de lo público y privado.

Seguimos recibiendo esa precarización y nos quedamos callados. Nos seguimos quejando pero entre nosotros, cuando lo que tenemos que asumir es el hecho de dignificar y resaltar un oficio y una profesión tan importante como esta.

 

Sobre Germán Sánchez

Cuenta con una especialización en Ciencia Política de la Universidad de Salamanca y es Magíster en Pensamiento Estratégico y Prospectiva de la Universidad Externado de Colombia.

Se desempeña como docente universitario desde hace 19 años y ha coparticipado de varios libros en general.

Ha escrito artículos para revistas de comunicación y educación, y ponente en eventos de comunicación como la Cátedra Unesco.

Hizo parte de la redacción del diario El Nuevo Día durante 13 años y estuvo en la conformación del programa radial ‘Golpes de opinión’.

Actualmente escribe su columna de opinión ‘Óptica periodística’ para este diario los lunes, y además para el portal Las 2 orillas, y otros portales digitales de la región y el país.

LINA FONSECA

Comentarios