Con más de $2 mil millones para inversión en obras, Villarrica sigue sin agua potable

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALas obras del proyecto hoy lucen inconclusas y en deterioro. Lo paradójico del asunto es que este municipio es considerado como una ‘fábrica de agua’.
La licitación que prometía a los habitantes tener agua apta para el consumo humano se adjudicó en 2013, pero a pesar de contar con un presupuesto de $1.800 millones y una adición de $866 millones, continúa en las mismas. Ahora, la Edat trabaja en una reformulación que requiere de una nueva adición presupuestal.
PUBLICIDAD

En Villarrica hace casi siete años se dio inicio al proyecto que tenía por objeto la optimización del suministro de agua; sin embargo, a la fecha se tiene una obra suspendida, inconclusa y deteriorada que tuvo un presupuesto inicial de mil 833 millones 382 mil pesos. A esto se suma la necesidad de una reformulación que incluye una segunda adición presupuestal.

El proceso lo inició la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo del Tolima, Edat, en 2013, y tenía como objeto la construcción de una planta de optimización de agua potable para Villarrica; en esa época el Concejo detectó el primer inconveniente, pues el predio no era del municipio ni apto para este tipo de construcciones.

A pesar de la alerta emitida, no fue acatada y en julio de 2014 se firmó la primera acta de suspensión, pues se constató inestabilidad en la zona aledaña donde se ubicaría la planta de tratamiento y el tanque de almacenamiento.

Luego, en julio de 2015 la Edat radicó en el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio la reformulación del proyecto, porque hacían falta obras de mitigación y estabilización de taludes, por ello, el Ministerio avaló una adición de $866 millones 134 mil. Al solucionarse la situación, en noviembre de ese año se suscribió una acta de adición y prórroga.

Pero en diciembre de ese año se generó una nueva suspensión de la obra, debido a una restricción de transporte pesado ordenada por el Gobierno nacional.

Y aunque en enero de 2016 se retomó la construcción, en julio se firmó la tercera suspensión, pues era necesario realizar una segunda reformulación para efectuar cambios en cantidades de la obra, incluir nuevos ítems como muros para la planta de tratamiento, una caseta de operaciones, vías de acceso y obras eléctricas.

En total se cuentan cinco suspensiones, la última fue el 28 de abril de 2017 para continuar con el proceso de reformulación.

 

Pólizas vencidas

Al pasar el tiempo y no tener información de la prometida obra, en el periodo de sesiones ordinarias de agosto del Concejo de Villarrica, se citó al gerente de la Edat, José Dayler Lasso, aunque se esperaba tener buenas noticias, la realidad dejó nuevas preocupaciones.

El concejal Manuel Enrique Moreno contó que los inconvenientes en esta obra aún no desaparecen, el Gerente “nos manifestó en presencia de la Contraloría General que las pólizas de garantías y de manejo de dichas obras están vencidas, por lo que el ente de control tomó atenta nota y está investigando.

“Nosotros estamos necesitando que se nos diga qué va a pasar con dicha obra, si se va a culminar, quién va hacer el responsable si no hay pólizas de manejo, de seguros, entonces esa es la preocupación de la Corporación”, expresó Moreno.

Al no contar con las pólizas, se entendería que el proyecto quedaría sin respaldo o una garantía para continuar, aunque se debe tener en cuenta que en todo este tiempo la obra ha estado suspendida, por lo que el tema estaría siendo consultado con la aseguradora, la Federación de Aseguradoras y la Superintendencia Financiera.

EL NUEVO DÍA pudo precisar que el proyecto contaba con cuatro pólizas, una de Cumplimiento que iba desde el 16 de diciembre de 2013 hasta el 14 de agosto de 2016, la segunda de Pago de salarios, prestaciones sociales e indemnizaciones que tenía vigencia desde el 16 de diciembre de 2013 hasta el 14 de abril de 2019.

La tercera de Estabilidad de la obra, que iba del 16 de diciembre de 2013 hasta el 28 de enero de 2019 y una cuarta corresponde a Responsabilidad extracontractual que tuvo vigencia hasta el 14 de abril de 2019. 

“En la Corporación pedimos, a los entes de control y a la Edat que se nos cumpla a la comunidad de Villarrica a tener el derecho del mínimo vital, como es el consumo de agua potable”, comentó el cabildante.

Y es que la preocupación no es para menos, pues desde hace varios años esta población ubicada al oriente del Tolima, tiene altos índices de riesgo en la calidad de agua según el Irca, “Villarrica toma agua muy contaminada y por eso el Juzgado Octavo Administrativo de Ibagué desde el 2010 condena al Municipio y al Departamento a que de una u otra manera le den agua tratada a los habitantes”, agregó Moreno.

 

Obras en deterioro

Hasta el momento en el predio conocido como Waterloo, está construida una bocatoma en deterioro, un tanque desarenador y uno de almacenamiento. Según un documento de la Edat, el pasado 8 de junio se adelantó una visita de campo en la cual se evidenció “el mal estado de todas las obras de mitigación y estabilización de taludes, las cuales se encuentran en un avanzado estado de deterioro junto con las obras del tanque desarenador”.

 

Una secuencia de fallas

El cabildante recordó que desde el inicio de la obra se registraron irregularidades, pues inicialmente el lugar donde se iba a ubicar la planta de tratamiento era en la vereda San Joaquín, pero se hizo en un predio privado en la vereda Marayal. Actualmente, la Alcaldía está en el trámite de escrituración del bien como propiedad del Municipio.

En cuanto a los rediseños que se necesitan, al parecer, surgen en parte porque el predio está ubicado en una de las zonas de mayor riesgo por remoción en masa que tiene Villarrica.

Otro dato conocido es que la reformulación correspondería a una segunda fase del proyecto que requiere una adición de posiblemente del 62% del valor de la obra, pero es de recordar que la normatividad fija límites para agregar nuevos recursos y que esta obra cuenta con una adición de $866 millones.

Hasta el momento lo que se conoce de los rediseños, es que existe una propuesta de la Edat que está en revisión, también, que se espera el documento de propiedad del predio donde está construido el tanque de almacenamiento, para radicar todo formalmente ante el Ministerio de Vivienda.

Para algunos habitantes los más de $2 mil millones invertidos están en obras de mitigación, un desarenador y un tanque de almacenamiento.

Para algunos habitantes los más de $2 mil millones invertidos están en obras de mitigación, un desarenador y un tanque de almacenamiento.

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios