La educación, la clave detrás de la influencia literaria del Líbano

Crédito: HELMER PARRA / EL NUEVO DÍALíbano, tierra de novelistas, cuentistas, poetas y periodistas de reconocimiento nacional.
Contenido Exclusivo
Con base en una educación de corte humanista, esta tierra del norte del Tolima se ha convertido en cuna de personajes destacados de la cultura.
PUBLICIDAD

Hace unos años el periodista Francisco Celis dijo que Líbano es el territorio con más escritores por metro cuadrado de Colombia. Aunque parezca una figura literaria, esto puede que sea cierto.

Nombres como Eduardo Santa, Germán Santamaría, Beethoven Herrera o Gonzalo Sánchez están inscritos en las letras, el periodismo, la academia y en la historiografía del país. Sin embargo, más allá de hacer un recuento de la larga lista de personajes, es bueno preguntarse por las razones de esta fertilidad artística.

 

La educación, el punto de partida

Para Jaime Wilches, coordinador de Educación y Cultura del municipio, la respuesta está en la educación y en una tradición que se ha construido con los años.

“Después de Ibagué, Líbano fue la ciudad educativa más grande del departamento. Aquí tenemos colegios de categoría nacional, como el otrora Instituto Isidro Parra, que era como hablar del San Simón de Ibagué. Además, los profesores del área de Literatura y Lengua Castellana eran profesores consagrados a sus estudiantes”, dijo.

Según contó, los docentes tomaban a sus estudiantes desde el sexto grado y eran guiados por un proceso de formación integral en las humanidades: centros literarios, foros filosóficos, talleres de lectoescritura, periódicos escolares, entre otras. Eran unas 10 instituciones educativas que tenían en común el interés por la instrucción de tendencia ilustrada, de las cuales muchas conservan su espíritu.

“Los profesores sembraban una semilla en los estudiantes y cuando germinaba teníamos grandes lectores, personas inquietas que eran capaces de ganarse las becas de Coltejer en los años 80”, agregó.

 

Una vena heredada de los antioqueños

Escribe el profesor libanense Leonardo Monroy, en un apartado de su libro sobre la historia de la novela en el Tolima, que la colonización paisa en el norte del departamento vertió una tradición escrita que viene, por lo menos, desde el costumbrista Tomás Carrasquilla: “Como beneficiario directo de esa tradición, Líbano pudo haber interiorizado esa herencia, así fuera de manera indirecta”.

Ese influjo se nota, más que todo, en los temas tratados, en cierto provincialismo y en el uso recurrente de descripciones de paisajes idílicos que realizan los primeros autores libanenses.

 

La violencia y la religión

Agrega el profesor Leonardo Monroy que los escritores de la violencia en el Tolima son, en su mayoría, del Líbano. Esto, en buena medida, se puede explicar porque fueron testigos y víctimas de esa violencia: “De hecho, todos vivieron, más o menos de manera directa, el fenómeno de la violencia en el municipio, después de la tercera década de sus vidas”.

Al ser un municipio con una influencia directa del proyecto teosófico, que cuestionaba los preceptos básicos de la iglesia católica, socialmente se pudo superar la tendencia mojigata y su timoratez se convirtió en impertinencia.

“Permitió una discusión intelectual más libre alrededor de temas cruciales para el ser humano; en estas sociedades pudieron crecer grupos que presionaron una actitud crítica, revelada posteriormente en la prosa”, asevera el profesor Monroy.

 

La Biblioteca Libanense de Cultura

Como una medida para que ese acervo expresivo se conserve, en Líbano se estableció la Biblioteca Libanense de Cultura, un referente de su tipo en el país. En el municipio la consideran como uno de sus bienes más preciados, pues guarda la producción literaria de los escritores libanenses.  Además, no la tienen guardada, sino que cada quince días hacen actividades en el parque principal buscando que la palabra, a través de la lectura, se mantenga viva.

“Todos los viernes, cada quince días, nos tomamos las cuatro esquinas del parque y llevamos todas las obras de la biblioteca. Las entregamos en calidad de préstamos; de igual forma, hacemos todo un proceso de lectura, preguntándole a las personas si quieren leer algo, si quieren conversar sobre un tema cultural”, afirmó Jaime Wilches.

En esta biblioteca hay alrededor de 110 escritores, lo que habla de la fecundidad cultural de esta zona del departamento. Entre los géneros más recurrentes, están las novelas, los cuentos y los ensayos.

CAMILO JIMÉNEZ

Comentarios