El invierno golpea fuertemente a ‘Ronces’ y Murillo

Crédito: Imagen tomada de video suministrada - EL NUEVO DÍA Tras la caída del box culvert o ‘batea’ que estaba al ingreso de la vereda El Cedro, más de mil personas quedaron incomunicadas con el centro del Tolima.
Las fuertes precipitaciones siguen generando graves efectos en las zonas rurales de la región, muestra de ello, son comunidades aisladas porque quedaron sin vías, pérdidas en cultivos y colapso de vivienda. La magnitud de la emergencia superó en gran medida la capacidad de respuesta de los municipios.
PUBLICIDAD

En Roncesvalles cerca de mil 200 personas que viven en la vereda El Cedro, quedaron incomunicadas con el casco urbano y el centro del Tolima, tras la caída de un box culvert, que además de protección, brindaba movilidad a los habitantes.

La situación fue dada a conocer por la ciudadanía a través de videos, en ellos explicaron que la fuerza de la quebrada Betania destruyó la ‘batea’ por la que transitaban los habitantes de El Cedro, el corregimiento Santa Helena y algunas veredas de San Antonio.

La zona se caracteriza por ser productiva, por lo que las familias dependen de cultivos como el café y el plátano. Ante la necesidad de mover los alimentos, la medida en la que trabajó la Administración local con apoyo de la comunidad, fue abrir paso de manera artesanal hacia Sevilla, Valle del Cauca. Así se busca reducir el impacto y evitarles grandes pérdidas a los agricultores.

Además de este sector, en el corregimiento Santa Helena hay preocupación por un deslizamiento de tierra que afectó la vía en el Pando, lugar que aunque es jurisdicción de Rovira, es importante para ‘Ronces’, pues por allí también se mueven los residentes de Santa Helena.

Debido a la complejidad de la situación en el Pando, el Municipio solicitó apoyo a la Secretaría de Infraestructura del Departamento, dependencia que actualmente atiende emergencias en diferentes poblaciones de la región. “Van a revisar si más adelante pueden entrar a ayudarnos porque ya se hace necesaria maquinaria más especializada, no solamente con una retroexcavadora logramos remover, es casi media montaña”, dijo el alcalde Omar Espinosa.

Actualmente Roncesvalles cuenta con una retroexcavadora, una volqueta, una motoniveladora y en mantenimiento una segunda volqueta, pero, “realmente eso no alcanza, es muy poquito, porque todos los días estamos recibiendo reportes de derrumbes, atendemos uno y al otro día hay siete en otra vereda, el invierno nos ha dado durísimo”, expresó el mandatario.

Además, contó que se adelantó una reunión para analizar las alternativas que hay para atender de manera rápida las afectaciones que está dejando la ‘ola invernal’ en zona rural.

“Miraremos esta semana como nos va, si logramos habilitar la zona de El Cedro, e iniciar un proceso contractual con el fin de adelantar la obra”, es decir, un nuevo box culvert.

Por ahora, las vías de acceso que tienen los habitantes de ‘Ronces’ son Playarrica – El Palo – Corazón y Rovira; la otra alternativa es dar la vuelta por Zanja Honda – San Antonio – Chaparral y la siguiente sería por el Valle del Cauca, a través de Sevilla, y aunque hay un camino que lleva hacia Pijao, Quindío, no está en buenas condiciones.

“La situación es bastante crítica y, peor aún, que empieza a escasear la comida para los animales, como los concentrados”, agregó el burgomaestre.

 

Murillo declaró la calamidad pública

El alcalde Antonio José García, explicó que adoptó por decreto la Calamidad Pública, teniendo en cuenta que las vías terciarias del municipio están colapsadas. “Los cultivos de nuestros campesinos se están perdiendo por las fuertes lluvias, las veredas, especialmente, las aledañas a río Recio y la zona de Pie Morro están en riesgo por deslizamientos de tierra”.

Juan de Dios Cardozo, comandante de Bomberos Voluntarios de Murillo, agregó que el municipio no cuenta con la maquinaria adecuada para atender las vías, por lo que se acudió a la declaratoria para pedir apoyo al Gobierno departamental y a los entes nacionales.

Del mismo modo, el mandatario García explicó que el paso siguiente es decretar la Urgencia Manifiesta para contratar una retroexcavadora que permita desbloquear la vía al corregimiento El Bosque y, agregó, que tras hacer un recorrido en la zona afectada, evidenció que parte de los daños que se originan en la carreteras, es porque el agua corre por el centro de la misma, y pidió a los propietarios de los predios, ayudar a conducir el líquido hacia los desagües.

“Vamos a disponer estos tres días de una maquinaria para esa zona y la contratada, con el fin de atender cualquier eventualidad en el corto plazo, mientras recibimos el apoyo del Departamento”, añadió el mandatario García. 

 

Asociación de moras en crisis

Además de la crisis vial, las asociaciones de productores también se han afectado por el paro nacional, un ejemplo de ello es Asotolda, un grupo de cultivadores de mora que reúne cerca de 100 familias y, que habrían recibido ayer la infortunada noticia que la empresa que les compraba la producción no lo hará más. El alcalde Omar Espinosa contó que justamente hace unos días la Alcaldía aportó combustible, mientras que los campesinos pusieron la mano de obra para abrir paso hacia Sevilla y mantener el comercio en pie. A la iniciativa también se sumó la Administración local del municipio vecino. A pesar de los esfuerzos, no se logrará llevar la mora, pues las ventas se han reducido como efecto colateral del paro nacional. 

 

Otras emergencias

El secretario de Ambiente y Gestión del Riesgo del Departamento, Fredy Torres, explicó que la semana anterior el río Cucuana se llevó parte de la vía que conduce hacia ‘Ronces’, por lo que actualmente se adelanta una intervención a la altura de la vereda San Pedro, con maquinaria de la Gobernación y Cortolima.

“En Villahermosa también tuvimos afectaciones en las vías rurales, asimismo, en Santa Isabel, Rovira y Fresno. Continuamos desde la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, monitoreando todo lo que tiene que ver con el Departamento”.

El funcionario recordó que otras poblaciones que semanas atrás también declararon la urgencia manifiesta fueron: Dolores y Prado, por lo que ahora se suma Murillo.

FOTO 2

En cuanto a la duración de la temporada de lluvias, “el Ideam ha pronosticado que va hasta mediados de junio, que es donde se da la transición con la temporada seca”, comentó Torres, y agregó, que se debe estar atento a los cambios en las dinámicas de los ríos y quebradas. 

 

DATO

Ante cualquier emergencia los ciudadanos pueden comunicarse con la sala de radio de la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo del Tolima a través de la línea 313 2934649.

Redacción Tolima

Comentarios