En visita de Obispo a Natagaima, pidieron traslado de sacerdote

Crédito: FOTOS: SUMINISTRADAS - EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
A raíz de la polémica que se generó en días recientes por las declaraciones del sacerdote Ricardo Zabala, párroco de Natagaima, que fueron catalogadas como homofóbicas por la comunidad Lgbti del Municipio, nuevos hechos han sucedido.
PUBLICIDAD

A raíz de la polémica que se generó en días recientes por las declaraciones del sacerdote Ricardo Zabala, párroco de Natagaima, que fueron catalogadas como homofóbicas por la comunidad Lgbti del Municipio, nuevos hechos han sucedido.

Así como lo anunció el sacerdote Zabala, el miércoles estuvo en el Municipio el Obispo de la Diócesis del Espinal, monseñor Miguel Fernando González, quien en el marco de la celebración de las fiestas patronales de La Natividad de Nuestra Señora, también tuvo un encuentro con la comunidad Lgbti.

A su arribo, que estuvo colmado de pancartas, camisetas blancas, bombas de colores y carteles que hablaban de respeto, Monseñor afirmó que ante las ofensas que argumentaron desde la Comunidad, el sacerdote expresará disculpas.

Los líderes de la comunidad Lgbti pidieron, además de las disculpas públicas, que el sacerdote sea trasladado. Ante la solicitud, el Obispo anunció un exhaustivo estudio del caso. 

No obstante, una vez ocurrido el hecho, desde la Diócesis del Espinal y Sur del Tolima se emitió un comunicado que considera reconocer con claridad que toda persona merece ser respetada, acogida y recibir un trato justo. 

Por lo que “las expresiones del párroco de Natagaima, como ya lo hemos dialogado con él, no corresponden a las orientaciones de la iglesia cuando asegura que ‘La dignidad propia de cada persona siempre debe ser respetada en las palabras, en las acciones y en las legislaciones”. 

Asimismo, que “En la actitud de caridad, propia del Evangelio, afirmamos que ninguna persona debe ser objeto de expresiones discriminatorias o acciones violentas; la iglesia madre acoge a todos sus hijos y exhorta a todos, desde la libertad y la responsabilidad a decidir por un estilo de vida que abrace el don de la sexualidad como una dimensión estructural de la persona humana y como una tarea de la edificación social”.

Entre otras consideraciones, el documento finaliza exponiendo que reitera el llamado a recordar que “las predicaciones deben contribuir a una mejor inteligencia de la Palabra de Dios y a su aplicación a la vida de los cristianos y su misión en el mundo”.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

REDACCION TOLIMA

Comentarios