La movilidad en Cajamarca se limita cada vez más por las lluvias

Crédito: Suministrada/El Nuevo Día La remoción de tierra durante las lluvias deja a varias viviendas a pocos metros del deslizamiento.
Con las crecientes de varias quebradas se estima que 250 familias cajamarcunas tienen sus viviendas en riesgo. Algunas se han visto obligadas a evacuar para evitar infortunios.
PUBLICIDAD

Con la temporada de lluvias que se intensificaron estos últimos días, las zonas rurales del departamento son las más afectadas, por tanto, la Gobernación ante las solicitudes de las administraciones municipales ha dispuesto de maquinaria amarilla para habilitar los corredores viales del norte y el sur con aproximadamente 13 frentes de trabajo.

No obstante, los habitantes de la ‘Despensa Agrícola’ además de tener problemas con la vía Nacional estiman que un 60% de sus vías secundarias y terciarias están bloqueadas, a pesar de los dos kits de maquinaria que la Administración municipal tiene trabajando diariamente.

Frente a las dificultades de movilidad que se han registrado últimamente en las veredas El Rosal y Anaime, el concejal, Hernán Celi, manifestó que la Gobernación hace casi un mes quedó de enviar una maquina pero siguen esperando.

“Las vías de Cajamarca en Toche están bastante afectadas y son corredores que deben permanecer despejados porque son rutas de evacuación, entonces la Administración municipal y la comunidad están atentos pero las máquinas no dan abasto para atender una ola invernal de tal magnitud como la de estos tiempos”.  

Desde la Coordinación de Gestión del Riesgo municipal se informó que la turbulencia de las quebradas han arrastrado material a las vías y hacia la vereda Potosí, El Espejo y El Rodano donde quedó limitado el paso.

Además de las familias que han tenido que evacuar y las que permanecen en riesgo, los productores también están afectados, pues, como dijo el concejal Celi para sacar la leche de lugares como Las Perlas y El Cajón deben hacerlo con la ayuda de mulas hasta donde los carros puedan llegar, lo que representa un gasto extra.

Reporte de la Gobernación por invierno

Se está trabajando en la recuperación del tramo Chaparral - San Antonio en el sector Pando Líbano, lo que paraliza la movilidad. Igualmente, se trabaja de manera articulada con la Alcaldía de Líbano para rehabilitar la vía hacia Santa Teresa.

El trayecto de Rioblanco hacia Herrera quedó habilitado para vehículos, sin embargo, se mantiene la maquinaria amarilla para atender cualquier eventualidad. 

En el oriente del departamento, vía Cunday - Villarrica, en la zona La Ruidosa se registra la afectación del puente.

Asimismo, se adelantan estudios y diseños para un nuevo puente en la vereda Las Señoritas que conecta con Chaparral y Ataco.

 

El Nuevo Día

Comentarios