Dos Ptar benefician a Anzoátegui y Alvarado

Crédito: Suministrada/El Nuevo Día Con la entrega de las Ptar, Cortolima adelanta labores de descontaminación de las fuentes hídricas Cumina y Las Salinas, esperando llegar al 100% de la descontaminación de estos vertimientos.
La Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, en el Día Mundial del Medio Ambiente entregó dos Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, Ptar, en Anzoátegui. El objetivo es reducir la contaminación en las aguas, el aire y prevenir los problemas de sanidad que ocasionan los líquidos contaminados.
PUBLICIDAD

Para establecer los dos sistemas de tratamiento de aguas residuales en la vereda El Hatillo de Anzoátegui, la Corporación hizo una inversión de  $2.200 millones que corresponden a un 90% y el 10% faltante los dispuso la Alcaldía municipal (aproximadamente $200 millones).

Esta obra permite tratar las aguas residuales de tipo doméstico y de esta forma evitar que terminen vertidas en las quebradas Cumina y Las Salinas, que hacen parte de la cuenca del río Totare. 

Así pues, el funcionario de la subdirección de Planificación Ambiental y Desarrollo Sostenible de Cortolima, Pedro Chacón, indicó “este sistema busca recibir todas esas aguas provenientes del lavado de ropa, loza, baños y descarga sanitaria, para hacer un proceso de tratamiento, retención de sólidos, aguas jabón y de una u otra manera las vuelve a verter con una carga contaminante muy baja, ya que este sistema internamente tiene unos procesos biológicos que permiten retener todas esas partículas suspendidas”.

Es de destacar que los cerca de 8.715 habitantes de Alvarado también se benefician de estas Ptar, pues el municipio podrá captar aguas con unos índices de calidad  altos, ya que se surte de las quebradas en mención. 

Ante todo lo anterior, la directora de Cortolima, Olga Lucia Alfonso Lannini manifestó que: “Este es momento de decirle a todos los alcaldes que el problema nunca son los recursos porque en la Corporación los tenemos para hacer proyectos de saneamiento básico, sin embargo, deben ser juiciosos y dar prioridad a este tipo de inversiones que benefician las fuentes hídricas como también, a la comunidad mejorando su calidad de vida”.

Igualmente, comentó que aprovechando la entrega iba a escuchar qué otras necesidades tienen los anzuategunos para poder seguir trabajando en beneficio de ellos y el medio ambiente.

 

El Nuevo Día

Comentarios