Paciencia se acaba a ‘cuentagotas’ por falta de agua en Piedras

Crédito: Facebook Alcaldía de Piedras / el nuevo díaEl tanque elevado se inauguró el pasado mes de diciembre, sin embargo, aún no abastece a la zona rural de forma continua.
A raíz de un daño suscitado con la bomba lapicero que recolecta agua de un pozo, comunidades rurales de Piedras se quedaron sin suministro de agua. El asunto se ha prolongado durante siete días, tema que preocupa a la comunidad.
PUBLICIDAD

Desde hace aproximadamente siete días, los habitantes de la vereda Rincón de Chicalá no han podido surtir sus hogares con agua potable. A raíz de un daño en las bombas lapicero que recolectan el líquido de los pozos del municipio, los carrotanques que trasladan el vital recurso a la comunidad no han podido continuar con su labor. 

Un problema de ‘antaño’

Un habitante, quien pidió reserva de su identidad, explicó que además del problema, el suministro hídrico no llega a su hogar en Chicalá. “El problema no es de ‘ahora’ en el sector. Desde hace mucho tiempo existe la situación, se hicieron algunas inversiones para conectar un tanque elevado nuevo a un pozo, pero aún no se soluciona la dificultad”, explicó el denunciante.

Así las cosas, los habitantes de la comunidad rural no cuentan con el suministro hídrico en sus hogares, y para más inri, el carrotanque que distribuía el recurso como medida transitoria ya no puede surtir a la comunidad debido al daño en las bombas lapicero que recogen agua de los mencionados pozos. 

“Hay una volqueta que surte de líquido las albercas y las canecas de la vereda. Uno se conforma con que llegue el agua en las volquetas, pero el problema es generalizado porque en el casco urbano tampoco hay agua.

Piedras

 Facebook Alcaldía de Piedras / el nuevo día

El pasado diciembre, la Administración Municipal de Piedras dio apertura al tanque elevado ubicado en la vereda, sin embargo, aún continúa la gestión para resolver el tema de conectividad hidráulica.

Con el problema del daño de la bomba, se agudizó la dificultad porque ya no se pueden abastecer los carrotanques que traen el líquido a la vereda” denunció el habitante.

Y apuntaló que: “Hay veces en que llega el agua en un sector y se va en otro, y viceversa. La gente de la zona se acostumbró a que cada ocho días viene el carrotanque, por lo que tratan que el agua les alcance para unos ocho días, pero siendo críticos, se debe velar por un buen acueducto cuando las inversiones ya se han hecho”.

Administrar el recurso

Julio Góngora, Alcalde de Piedras, indicó que desde el 21 de junio hay técnicos revisando la complicación de las bombas. “Necesitamos hacer un diagnóstico para determinar cuál fue el daño sobre la bomba lapicero, que es la que nos bombea el acueducto para llevar el agua al tanque de almacenamiento y poder suministrar líquido a la población”.

A su vez, el mandatario apuntó que “son cosas que se salen de las manos” porque son situaciones que no están contempladas que puedan suceder. “Tenemos cuatro carrotanques repartiendo agua a las dos veredas que están sin agua mientras le damos solución al problema y determinar si se deben invertir recursos en la bomba”, aseguró.

Esta redacción estableció que las labores con los tanques elevados de agua se vienen realizando desde el año pasado en tres etapas. La primera fue la construcción del pozo profundo, la segunda era la adecuación de la red de distribución y la tercera, la construcción del tanque de almacenamiento que iba a permitir que el líquido vital llegará hasta el último rincón de la vereda. El tanque, al igual que el pozo, está construido, pero aún no ha sido posible concluir de forma exitosa las labores de conexión entre ambos complejos hidráulicos.

“Según estudios hidráulicos, la idea es que el agua suministre al Rincón de Chicalá, lugar en donde el agua nunca ha llegado. Ya está próximo a darse solución a la problemática. Una vez tengamos un diagnóstico, montaremos un proceso licitatorio. Dependiendo del valor, para evaluar cuánto tiempo podría demorarse en reparar el daño. Esperamos que no cueste tanto y podamos hacer una contratación de mínima cuantía en el menor tiempo posible”, precisó el burgomaestre.

Y apostilló: “se pide paciencia porque tenemos toda la voluntad, al parecer la bomba se quemó por exceso de uso y, al momento que se conoció la circunstancia, pusimos el tema en conocimiento a la empresa de servicios públicos, a la oficina de Gestión del Riesgo, al Cuerpo de Bomberos y al Ejército Nacional”.

 

El Nuevo Día

Comentarios