Molestia en el Piedras y Alvarado por otorgamiento de licencia ambiental a Telpico

Archivo / EL NUEVO DÍA
Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEn diferentes ocasiones, Piedras le ha cerrado las puertas a esta empresa americana.
Contenido Exclusivo
Tras años de insistencia, la petrolera Telpico Colombia, LLC obtuvo los permisos ambientales para empezar a adelantar actividades exploratorias en una área de 23 mil 298 hectáreas que se extienden entre Piedras, Alvarado y Coello. Tras conocerse esta información las comunidades expresaron una vez más su desacuerdo.
PUBLICIDAD

En medio de la oposición y desacuerdo de comunidades en el norte del Departamento, la petrolera Telpico Colombia, LLC., recibió la licencia ambiental para desarrollar el proyecto petrolero identificado como Área de Perforación Exploratoria VSM3, bloque ubicado entre Alvarado, Piedras y Coello.

Varios habitantes indicaron que se enteraron hace poco que la Autoridad de Licencias Ambientales, Anla, otorgó dicho permiso el 13 de septiembre de 2021.

A finales de julio presidentes de Junta de Acción Comunal de Piedras, recibieron una invitación para participar en la socialización de la Licencia de un proyecto que pensaban había quedado atrás, teniendo en cuenta que le habían negado el permiso ambiental en dos oportunidades.

La reunión que se hará hoy a las 5 de la tarde, tendría como finalidad dar a conocer la forma en que operará la petrolera de origen americano en la etapa de exploración, intención que sigue recibiendo un no rotundo por parte de los habitantes. En diálogo con una presidente de JAC de Doima, indicó que a pesar de que en el proceso hay abogados que interpusieron acciones en su momento, no fueron notificados por parte de la Anla.

“Nunca se nos notificó, nunca nos dijeron nada, de un momento a otro vinieron a decirnos: vamos a reunirnos, porque vamos a empezar a trabajar. No sabíamos nada, para todos fue una sorpresa”, narró la mujer. 

Agregó, que el desacuerdo surge porque la economía de Doima sector de interés petrolero, está basada en el agro y la ganadería, pero lo que considera más importante es cuidar el acuífero de la zona. Otro de los temores, es un posible fenómeno de desplazamiento, pues según la comunidad, en una de las explicaciones entregadas por la multinacional, se expuso que en dos kilómetros a la redonda de cada pozo no podrían haber viviendas.

“Nombran veredas, acá son pequeñas y pobladas, ellos mencionaron Las Cabras, la Estación, allí hay gente”, precisó la habitante.

En medio de la incertidumbre y la posibilidad de tener que enfrentar un nuevo ‘león’ como ocurrió en su momento con Anglogold Ashanti, los doimunos expresaron estar listos para hacer respetar la Consulta Popular de 2013, en la que además de cerrar las puertas a actividades de explotación minera aurífera, también se buscó la protección de las aguas superficiales y subterráneas, al igual que la vocación productiva tradicional. 

La presidenta de la JAC indicó que en ese momento “todo el mundo salió a votar” para defender el territorio democráticamente y agregó “tenemos la esperanza de que el nuevo Gobierno (nacional) no nos deje atropellar como lo hizo el anterior Gobierno en su tiempo”. 

Ante el marcado desacuerdo, en la reunión de hoy, más que recibir información, lo que buscan las comunidades es volver a transmitir el mensaje “Piedras le dice No a la presencia de Telpico”, como fue expresado a través de carteles en 2021 en algunos encuentros entre las dos partes. 

Suministrada / El Nuevo Día

 

Concesión sobre el río Magdalena 

La licencia ambiental fue entregada por la Anla a través de la resolución 01620 el 13 de septiembre de 2021, sin embargo, es un documento desconocido para varios de los habitantes de los sitios que serán puntos de exploración. 

En el documento se señala que tras analizar la viabilidad ambiental de las actividades proyectadas para la solicitud de la Licencia, se concluye que se considera “técnica y jurídicamente viable su autorización (...)”.

En el resuelve se explica que el área de perforación exploratoria VSM3 está localizada entre Alvarado, Piedras y Coello y ocupa un área de 23 mil 298, 2 hectáreas.

Entre el listado de los artículos se expone que se proyecta la construcción de 15 locaciones o plataformas multipozo, en el caso de terreno plano se permiten hasta cinco en un espacio de tres hectáreas y en terreno montañoso se podrá crear hasta 10 locaciones en un terreno de hasta cinco hectáreas, “para un total de 75 pozos exploratorios para todo el proyecto”, se precisa.  

En ellas se adelantarían actividades como ubicación de zonas de taladro y operaciones, piscinas de tratamiento y manejo de lodos de perforación, campamentos, zonas de manejo de cortes de perforación, parqueaderos de carrotanques, áreas para evaporación mecánica de agua, entre otros. 

Igualmente, se autoriza a Telpico pruebas de producción, inicialmente serán cortas con una duración aproximada de 30 días, con ellas se busca determinar la características de los fluidos en las áreas de interés. De acuerdo con los resultados, dependerá si el tiempo de pruebas se extiende a seis meses o a un año. 

En el tema de concesiones de agua superficiales se entregó permiso en tres puntos del río Magdalena en jurisdicción de Coello para uso doméstico e industrial, el total de litros autorizados por segundos es de cinco y se permite hacer 10 horas de bombeo por día.

De la misma forma, se otorgó autorización para ocupación de cauce en puntos de las quebradas la Lucha, la Montaña, Salinas, el Loro, Agua Negra, Doima, La Tigra, Naguachi, Cajón Grande, Chagualá, río Coello, entre otras.  

En estos afluentes se permitirá adelantar obras para construcción y adecuación de vías, como box culvert, bateas, pontones y puentes. 

De otro lado, se precisa que no se otorgó ningún tipo de permiso sobre el río Chipalo en Piedras, tampoco, el aprovechamiento forestal de 6 mil 873 individuos localizados en 29,37 hectáreas de bosque ripario. 

 

Vulneración de derechos 

Carlos Enrique Ruiz, representante de la organización Gestión Ambiental de Piedras, GAP, fue otra de las personas a las que tomó desapercibido la notificación de la licencia, pues lo último que había conocido es que había sido negada. “Con esto la comunidad se está viendo vulnerada, es bastante preocupante aquí en la región”. 

Aunque en la Licencia se relaciona una serie de socializaciones con los residentes y administraciones locales de Alvarado, Piedras y Coello entre el 2013 - 2019, varios ciudadanos coincidieron en que, desde las comunidades, especialmente de Piedras, la respuesta era un no a cualquier interés minero o de hidrocarburos.

En cuanto a los ánimos que hay en este territorio sería de preocupación “porque desde hace rato se hablaba de que Piedras estaba blindada ante cualquier entrada de estas empresas extractivas, pero ahora vemos que estamos ya con esta locomotora encima, la verdad vemos que se han vulnerado los derechos que tenemos de opinar, si estamos de acuerdo o no con la entrada de la empresa”.  

Ruiz también mencionó que a diferencia a un proyecto antiguo que se desarrolla en área aledaña al casco urbano de Piedras, en esta oportunidad la operación se centraría en Doima corregimiento de vocación agrícola y arrocera. 

“Nos vemos vulnerables en el ambiente sano y se pone en riesgo el agua, ya que hay un acuífero muy importante, este tipo de procesos de explotación de hidrocarburos hace que haya riesgo de contaminación, además no sabemos si van ha utilizar fracking que es fracturación hidráulica y un método no convencional”.   

Asimismo, Ángela Rojas, artista y ambientalista tolimense que vela por la defensa de las consultas populares y los ecosistemas, opinó que en este caso hay algunos situaciones “extrañas”, ya que anteriormente se le negó a la multinacional el permiso “porque no era coherente el plan de manejo ambiental, ni nada de lo que ellos planteaban”. 

Añadió que la operación propuesta genera riesgo a los acuíferos de la zona, sistema que se conecta con el de Ibagué, “hay proyectos lesivos sobre los otros cuatro acuíferos que hay en el Tolima, tenemos que parar eso porque hay una interconectividad geomorfológica con las cordilleras, que también están en riesgo por exploraciones mineras”.  

Otro de los cuestionamientos es la utilización del agua del Magdalena, principal afluente del país y del que dependen las comunidades ribereñas. 

En cuanto a la economía, Rojas mencionó que generalmente este tipo de proyectos no cumple con las expectativas de empleabilidad, pues traen personal de otras regiones.

 

Desacuerdo en Alvarado 

En esta población se está haciendo un convocatoria ciudadana para decir “chao Telpico” a través de las redes sociales, la ciudadana Katerine Lozano indicó que no van a recibir a la petrolera, pues allí aman los recursos naturales. 

Por ello, a la reunión que está programada hoy a las 9 a.m. en la Ludoteca de Alvarado, invitan a los habitantes a participar con una camiseta blanca y objetos que generen ruido, “vamos hacer arengas y decir: aquí no los queremos, no los vamos a recibir porque amamos nuestros territorios”, precisó.  

En la agenda de la empresa también estaría incluida la socialización en Doima, Piedras hoy a las 5 p.m. en la vereda Chicalá y mañana nuevamente en Alvarado a las 8 a.m. en la vereda Tebaida y 3 p.m. en el salón comunal del casco urbano de esta población. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios