Problemas en el servicio de acueducto en Coello se discutirán en cabildo abierto

Archivo / EL NUEVO DÍA
Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALa iniciativa de la veeduría surgió porque intentaron exponer el caso en el Concejo hace un año, pero no se les entregaron las garantías necesarias
Contenido Exclusivo
Veedores de esta población recurrieron a dicho mecanismo de participación para pedir soluciones a lo que es considerado un mal servicio de agua, esto teniendo en cuenta que hace un tiempo se hizo una inversión al sistema por $3 mil millones.
PUBLICIDAD

La veeduría ciudadana ‘Por un mejor Coello’ tramitó ante la Registraduría Nacional el desarrollo de un cabildo abierto, con el fin de discutir sin filtros sobre contrataciones relacionadas con acueducto, reforestación y proyectos de vivienda. Según uno de los impulsores de este mecanismo de participación ciudadana, tuvieron que recurrir a dicha alternativa porque en el Concejo no encontraron garantías.

Juan José Reyes Canizales integrante de la veeduría, dijo que hace un año para esta misma época, no les brindaron el espacio que pidieron en la Corporación para exponer lo que serían las irregularidades, “la mala prestación y eficiencia en los acueductos del municipio”.

Recordó que el 30 de agosto de 2021 no le permitieron intervenir en el Concejo, tampoco se habrían grabado las sesiones, hecho que fue visto como una censura, motivo por el cual  buscaron otra vía.

“Vimos la posibilidad de que existía un mecanismo de participación ciudadana como el cabildo abierto que nos deja a nosotros (actuar frente) a los cuestionamientos que tenemos a los contratos de acueducto en Coello”.

Entre las inversiones a las que se les busca hacer control, está un convenio interadministrativo mediante el cual se contrató la optimización del sistema de acueducto de Coello por $3 mil millones “y a la fecha es muy deficiente la prestación del servicio y la calidad del agua es pésimo”, expuso Reyes Canizales.

Añadió que a pesar de la destinación de un significativo presupuesto, en la actualidad tienen un servicio ineficiente, pues es intermitente en el casco urbano y en algunas veredas el agua llega una vez a la semana o cada 15 días.

Otro proyecto ejecutado que dejaría dudas, es el del cabildo indígena La Salina, allí se esperaba desde la anterior administración que la calidad del líquido mejorara, sin embargo, lo que se habría obtenido después de la intervención fue un hallazgo fiscal por parte de la Contraloría, explicó el veedor. Y aunque la empresa de servicios públicos logró que se lo retiraran, los ciudadanos recurrieron al derecho a la controversia.

“Se aportó un informe técnico nuevamente, evidencias fílmicas y fotográficas, por eso se reanudó la investigación del acueducto indígena La Salina”.

Al parecer la estructura no es funcional, tampoco ayudó a la calidad del agua, por lo que “no se cumple el objeto contractual, o sea que muy probablemente se va a (generar) el hallazgo fiscal por $450 millones”.

En el tema de vivienda, la queja está porque hay proyectos inconclusos, obras que no cumplirían con las características técnicas, uno de ellos sería Villa Sheo. “Hay un contrato en la zona rural de unas 28 casas que tampoco se le entregó a satisfacción a las familias”. 

 

“Estamos prestos a cualquier cabildo”

En diálogo con el alcalde, Evelio Caro Canizales, indicó que hasta el momento no ha sido notificado, pero que está presto a entregar respuestas a los interrogantes que tenga la veeduría. Indicó que ya le “hicieron diferentes solicitudes y se les ha entregado la información correspondiente, han habido denuncias en la Procuraduría, Contraloría y Fiscalía, los procesos se han archivado porque no han encontrado ninguna irregularidad”.

Agregó, que tiene la tranquilidad porque junto a su equipo de gobierno está haciendo un trabajo correcto. “Estamos prestos a cualquier cabildo, consejo comunitario y a todos los interrogantes que tenga la comunidad”.

En cuanto a los acueductos, el burgomaestre reiteró que se les dio respuesta a las solicitudes en su momento, igualmente, que las denuncias estuvieron en las Contralorías Departamental y Nacional, pero fueron archivadas.

Asimismo, contó que en diferentes situaciones pidió el acompañamiento de los entes de control, como fue en el caso de la renovación del parque de Gualanday, “solicitamos visita de la Contraloría antes de terminar la obra, hubo unos hallazgos, pero como estamos en ejecución se pueden resolver.

“Si nosotros fuéramos corruptos o delincuentes como lo quiere hacer ver la veeduría, no pediríamos esa clase de apoyo durante el proceso de la obra”, concluyó. 

 

En definición de la fecha 

En cuanto al trámite, Juan José Reyes Canizales explicó que duró casi un año, pues el primer paso fue hacer la solicitud a la Registraduría del Municipio, después se recogieron 140 firmas, de las ellas se validaron 79, aunque solamente se requerían 41.

Y en lo que respecta a la fecha en que se hará, aún no está definida porque “a nosotros nos toca concertar con el Concejo municipal el lugar, la hora y el sitio. En el cabildo abierto todas las personas de la comunidad tienen voz y voto”, precisó el veedor Juan José Reyes Canizales.

 

Dato

El Concejo y la veeduría tienen un mes para desarrollar este mecanismo de participación ciudadana. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí  

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios