00000

Las lluvias no dan tregua: ¿‘Ronces’, sin vías para salir a Ibagué?

Crédito: Suministradas/EL NUEVO DIA Este es el panorama en el punto conocido como El Bosque.

Contenido Exclusivo
Los deslizamientos en distintas carreteras tienen en ‘jaque’ a quienes pretenden movilizarse a la capital tolimense.
PUBLICIDAD

Un hecho que esboza las dificultades derivadas por la ola invernal en Roncesvalles, consiste en que el mandatario Omar Ricardo Espinosa Álvarez no pudo asistir al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, que tuvo lugar el pasado martes en la Gobernación del Tolima, con el ánimo de trasladar nuevamente las necesidades de las poblaciones a raíz de las lluvias a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, toda vez que no había manera de salir del municipio.

Conforme a lo indicado por el burgomaestre, su territorio permanece incomunicado con Ibagué desde el pasado martes, pues existen afectaciones tanto en la vía ‘Ronces’ - El Cedro, particularmente en el punto conocido como El Oriente, y en el carreteable ‘Ronces’ - Playarrica, específicamente en la zona denominada El Bosque.

Ante la situación, según informó, en la primera carretera estima adelantar trabajos de remoción para atender los diferentes derrumbes que hay a lo largo de la misma, para ello es fundamental ‘recuperar’ la maquinaria del municipio, la cual está a la espera de una pieza que permita su normal funcionamiento.

En cuanto a la situación en El Bosque, que en su concepto es jurisdicción de San Antonio y que por tratarse de una vía de segundo orden la intervención sobre ésta recae en la Gobernación del Tolima, se mostró preocupado por la pérdida de banca, movimientos de tierra y desprendimiento de material rocoso.

Y es que a su modo de ver, el carreteable, al que calificó como estable, no ‘cargaba a cuestas’, años atrás en este punto, con afectaciones de esta magnitud, por lo que considera que las fuertes precipitaciones han hecho ‘mella’ “en la parte alta de la montaña, la cual se desprende, y como hay una quebrada, el desprendimiento de material es aún mayor”.

Asimismo, pese a que reconoció los esfuerzos de la Gobernación seccional por hacerle frente a la problemática, señaló que el envío de maquinaria para ampliar y destapar la zona, que por cierto espera, sería suficiente para subsanar en corto plazo la emergencia, sin embargo, urge, en su concepto, una medida a profundidad.

“La única solución es hacer un badén o un puente militar, porque se nos convirtió en un problema similar al de Zanja Honda, que es un punto que comunica San Antonio con ‘Ronces’, siempre que llueve se tapa. Así pues, hasta que no descargue toda la montaña no van a dejar de presentarse estos taponamientos”, acotó Espinosa Álvarez.

Bajo ese panorama, entonces, el mandatario elevó un llamado tanto al Gobierno departamental como nacional para que más esfuerzos y recursos se destinen a esta zona, porque las dificultades en materia vial podrían derivar en consecuencias negativas para la dinámica comercial de productos como lácteos, el tomate de árbol y la mora, elaborados en la población.

 

El servicio a la salud tampoco se salva    

Justamente afloró, entre las conclusiones que dejó la ejecución del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, el hecho de que el sector de la salud es uno de los perjudicados por cuenta de una ola invernal que, conforme a reportes del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, iría hasta febrero de 2023.

Es el caso, por ejemplo, de Villarrica, cuyo alcalde, Julio César Pérez, además de reconocer las labores del Gobierno departamental, a través de la Secretaría de Salud del Tolima, en relación al fortalecimiento de la red de salud y la mitigación de los efectos del Fenómeno de la Niña, indicó que tras el colapso del puente que comunica el municipio con otras zonas de la región, se han “generado traumatismos para transportar nuestros enfermos a otros centros de salud”.  

En esa misma línea se pronunció el mandatario de Ataco, Miller Aldana, quien no solo advirtió sobre el mal estado en que se encuentran por lo menos 500 km de vías terciarias y las dificultades que dichas condiciones acarrean para la movilidad de los usuarios a los centros médicos, sino también aseguró que “las vías secundarias de los municipios vecinos como son Planadas y con Coyaima, están deterioradas en su totalidad, ocasionando dificultad para transportar a los pacientes y perjudicando el estado de las ambulancias”.

JSuministrada / EL NUEVO DÍA Un reflejo de los terrenos por los cuales deben transitar las ambulancias.

A su turno, Espinosa Álvarez, burgomaestre de ‘Ronces’, expresó, respecto al traslado de pacientes que “hemos hecho milagros”. Tal cuestión la corrobora Diana Arcos, gerente del Hospital Santa Lucía de la localidad.

“Hemos tenido muchísimas dificultades y no solamente en estos últimos días, sino prácticamente desde el año pasado, pese a que tenemos como referencia el Hospital de Chaparral, este año ha sido imposible trasladar pacientes porque hay un punto en la vía que conduce a San Antonio que se llama Zanja Honda, que presenta problemas.

Por eso tratamos de movilizarlos hacia Ibagué, pero también se ha visto afectado por el estado del corredor, desde hace más de un mes tenemos puntos críticos en el sector de El Bosque que dificultan el paso”, reseñó Arcos.

En ese sentido, indicó que lo más frecuente, dadas las condiciones de las vías, es que la ambulancia opte por transitar por las vías terciarias en búsqueda de arribar a la capital tolimense.

Sin embargo, tales recorridos alcanzan una duración de alrededor de 12 horas, cuando lo normal, según explica, es que el desplazamiento entre Roncesvalles e Ibagué tarde entre 6 o 7 horas.

Así pues, es consciente que la tripulación del vehículo medicalizado asume riesgos cuando en ocasiones debe pasar caminando junto al paciente, en ciertos casos con apoyo de la comunidad, por sitios donde tienen lugar movimientos de tierra.

A su vez, contó que debido a las características de los viajes, el tiempo y las situaciones a las cuales se exponen, algunas personas prefieren dar un paso al costado; no obstante, aclaró que de momento no se han registrado episodios graves y los traslados resultan siendo exitosos, en medio de las circunstancias.   

De otro lado, en relación a las fuertes precipitaciones, que prácticamente tienen en ‘jaque’ a la población, mencionó que: “Los trabajadores que llevan varios años me dicen que esta temporada ha sido muy dura, porque pues desde el año pasado, a partir de octubre, hemos estado en constante ola invernal, y ellos dicen que nunca habían visto una situación tan crítica en las vías”.

 

Medidas

Desde la Secretaría de Infraestructura del Tolima, se indicó que entre este viernes y sábado se estaría enviando una retroexcavadora de llantas a El Bosque. Asimismo, se informó sobre un proceso de estudios y diseños para la pavimentación de 11 km desde Rovira hasta el punto Hato Viejo, un kilómetro en Playarrica y 3 km más entrando a ‘Ronces’, para un total de 15 km.

También se señaló que la empresa de energía Celsia analiza trabajar un tema de atención de puntos críticos, entre el sector La Reforma y Playarrica, en el marco de obras por impuestos. No obstante, El Bosque, al parecer, no haría parte, de momento, de los proyectos que se planean adelantar.

 

EL DATO:  4 ambulancias tiene el Hospital Santa Lucía. 

 

“Lo máximo que hemos durado con la vía cerrada son dos días”, alcalde de ‘Ronces’ Omar Espinosa. 

 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

 

 

 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios