00000

Planadas abre las puertas al cacao con apoyo suizo

suministradas / EL NUEVO DÍA
Crédito: suministradas / EL NUEVO DÍACon el cacao cultivado en Tolima y Huila, ‘Equiori’ produce el primer chocolate orgánico certificado del país, conforme a Swisscontact Colombia.
Contenido Exclusivo
Si bien el café es el producto insignia del municipio, el cacao se abre camino, de a poco, de la mano de proyectos que se impulsan desde el exterior.
PUBLICIDAD

En el marco del proyecto Cacao + Sostenible, Swisscontact Colombia, organización que lidera la implementación de este proceso internacional, logró concretar una inversión de $7 mil millones, beneficiando así a más de 2.500 productores de territorios como Huila, Nariño, Magdalena, Antioquia y Tolima.

Precisamente, la ‘semilla’ de la apuesta por el cultivo de tal grano en la región, se empezó a gestar en 2019 con la participación de la fundación en una convocatoria publicada en la Plataforma Suiza para el Cacao Sostenible.

Fue así como en 2020, la iniciativa se puso en marcha, principalmente, en Planadas, al sur de la región, de la mano de la Asociación de Productores Ecológicos de Planadas, Asopep, debido a la experiencia que existe en la población en relación a café orgánico.

Y es que según Silvan Ziegler, coordinador del proyecto, Swisscontact Colombia, dentro de su trabajo en materia de cadena de valor de cacao, que adelanta en el país desde 2015, ya había generado enlaces con organizaciones y productores en el Tolima, asunto vital para hallar en la Asociación un aliado para este proceso.  

“En general, en Colombia el 95 % del cacao califica como fino en sabor y aroma, pero el de Planadas es especial. En varias regiones del país hay un problema, y es que en la tierra hay un metal pesado que se llama cadmio, y en algunos países europeos hay restricción para este.

Sin embargo, en el Municipio, y otros puntos del Tolima, la presencia del mismo es baja, por lo que le brinda una ventaja en el mercado internacional”, reseñó Ziegler, quien aseguró que por lo menos 97 cultivadores hacen parte del proceso.

Asimismo, explicó que el modelo que se ha desarrollado hasta el momento consiste en la venta del cacao a ‘Equiori’, compañía local, certificada como Empresa B, es decir, que dentro de su operación atender las complejidades sociales y ambientales es vital, y que según cuentas del Coordinador del proyecto alcanzó a recibir el año anterior cerca de 15 toneladas de cacao orgánico por parte de Asopep.

De dicha cadena también hace parte la Fundación Pakka, enlace a la hora de exportar lo que elabora ‘Equiori’, Sin embargo, Ziegler aclaró que si bien es bajo el porcentaje del grano del Tolima que se exporta actualmente, la mayoría se comercializa en el mercado nacional.

En ese sentido, la certificación orgánica y el comercio justo, elementos que benefician a los cacaoteros de la región, cobran relevancia en medio de un escenario donde el consumidor y las empresas  suizas se interesan cada día más por conocer de dónde proviene el cacao, bajo cuáles condiciones se produce y si las mismas son amigables con el medio ambiente.

Suministrada / El Nuevo Día
En 62.741 toneladas cerró el año cacaotero (Octubre 2021 - Septiembre 2022), según Fedecacao.

 

Las bondades

Por su parte, Camilo Enciso, gerente de Asopep, manifestó que Swisscontact Colombia aportó $25 millones para la construcción de una central de fermentación de cacao, donde estima que semanalmente se reciben aproximadamente 6 mil kilogramos del grano.

Adicionalmente, resaltó la asistencia y el fortalecimiento de la organización, el apoyo en materia técnica que desencadena el mejoramiento de la calidad del grano, igualmente, destacó la incidencia en el plano comercial.

“Efectivamente hay posibilidad de negociación a mejores precios, que hayan otros actores comerciales para brindar otra oportunidad a productores es fundamental”, acotó Enciso, quien considera que el buen trabajo en la etapa de fermentación y secado termina por hacer que el cacao producido en la población se diferencie de otros.

Suministrada / El Nuevo Día

 

Otra esperanza

A su turno, José Elmer Olaya, uno de los productores que hace parte del proyecto, recordó que pese a la tradición caficultora en Planadas y la ‘fama’ que se ha construido a pulso con el paso del tiempo, desde hace por lo menos tres años empezó la incursión en el cacao.

La elección de tal línea de cultivo, expuso, obedece a los cambios en las condiciones climáticas que se vienen registrando, en su concepto, en las zonas bajas del territorio.

En ese orden de ideas, refirió que si bien en los inicios se alcanzaba una producción de 300 kg por hectárea, hoy día la cifra ronda los 500 kg. Así pues, se mostró optimista por procesos como el de Cacao + Sostenible, pues es consciente de los beneficios que acarrea.

“Antes cogíamos todo el cacao, no se separaba, se mezclaba, y se le daba uno o dos días de fermentación y luego se ponía a secar, pero no teníamos las debidas instalaciones en la finca, no llevábamos trazabilidad de calidad”,  rememoró Elmer Olaya.

Y agregó: “En esta alternativa hay pequeños productores,  de dos, tres o cuatro hectáreas, y con esa extensión no podemos ir a la ganadería, entonces optamos por el cacao, y los programas han abierto la oportunidad y el espacio par avanzar en el tema”

Tras las capacitaciones recibidas, hoy día el grano se recoge, posteriormente es separado y entregado en canecas a la línea de transporte dispuesta por la asociación, la cual, conforme a su relato, visita distintos sectores tanto viernes como sábado, para recolectar el cacao.

“Se pesa la caneca y se hace una factura al productor, este luego pasa a reclamar por aquello que vendió. Además, si el cacao es orgánico, va separado, al igual que con el convencional”, detalló el hombre.

Suministrada / El Nuevo Día

 

El ‘dolor de cabeza’

Así como la temporada invernal azota la región y genera afectaciones en vías y viviendas también ha perjudicado los cultivos, y el cacao no es la excepción. Así lo corroboró Silvan Ziegler, quien señaló que las fuertes lluvias han impactado en la floración de los árboles.

En sintonía, Elmer Olaya, advirtió que existe una reducción de por lo menos el 50 % en la producción por hectárea. “No ha hecho el tiempo para los árboles, estamos pensativos porque el tema de producción ha sido bajo”, apostilló.

Ante dicha preocupación se pronunció la Federación Nacional de Cacaoteros, Fedecacao, que reportó una disminución del   10,6 % de la producción de cacao con respecto al año anterior, que comprendió el periodo entre octubre de 2020 y septiembre de 2021 y dejó 70.205 toneladas, una cifra récord.

 

“En este momento tenemos otro proyecto que se está trabajando con la Cámara de Comercio de Ibagué, del cual hacen parte 14 municipios” - Silvan Ziegler, coordinador del proyecto Cacao + Sostenible. 

 

Dato

Tolima se ubicó como cuarto mayor productor de cacao en el país en el 2020.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios