00000

Café: un motor que sigue transformando el sur del Tolima

Archivo - EL NUEVO DÍA
Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Durante las tres últimas décadas este medio ha sido testigo del desarrollo de miles de familias de la mano de los cultivos de café. Ahora acompaña diferentes iniciativas que empiezan a proyectar a las poblaciones del sur como referentes de una producción de alta calidad.
PUBLICIDAD

Con el paso de los años el cultivo de café además de ser un motor económico para comunidades enteras, se convirtió en la fuerza que impulsa proyectos de vida, asimismo, genera amor y orgullo por el territorio, y en el caso de las mujeres una oportunidad de empoderamiento.

En el sur del Tolima, el trabajo que se inició tiempo atrás en medio de una época marcada por el conflicto, hoy florece y entrega sus frutos en poblaciones como Chaparral, Planadas, Ataco y Rioblanco, sin olvidar, que este grano en diferentes variedades es un importante renglón económico en 38 municipios del departamento.

En el caso del sur, “es un territorio que ha logrado darle la vuelta a la página, por esa convicción y pasión de los y las caficultoras”, agregó Carolina Vásquez, coordinadora regional de la Agencia de Renovación del Territorio, ART.

Y es que en medio del camino por el que se buscó establecer una producción diferenciada con un alto valor agregado, se encontró una puerta que originó un cambio en el rol de las mujeres, que dejaron de ser vistas como simples amas de casa, porque sin despojarse de sus responsabilidades familiares, consiguieron organizarse, ser propietarias de plantaciones y liderar iniciativas de emprendimientos.

Hay “hombres que tienen toda la tierra a su nombre, pero dicen no, mi mujer también (tiene ese derecho) y comienzan a destinar unas hectáreas para que ella cultive, esto ha permitido que las mujeres de manera paralela también puedan tener producción (y) asociatividad”, mencionó Vásquez.

  • En el departamento hay 106.921 hectáreas sembradas con café, el 85% en variedades resistentes a la roya, gracias a los avances de Cenicafé. 

 

Unión y progreso

 

En Rioblanco se destacan los procesos asociativos que giran alrededor de las plantaciones, por ejemplo, en octubre de este año, las organizaciones campesinas Asohoripalmar, Asoagroesbuve, Asojuntas, Asobosanarvi, Asoagropeca y Asoagroalcatesa; a través de un proyecto financiado por la ART, que estuvo apoyado por la Alcaldía y fue ejecutado por la Corporación Colombiana Internacional, accedieron a la construcción de beneficiaderos de café, estructura que les permite empezar a procesar el grano de manera óptima y mejorar su comercialización. 

Para la materialización de la propuesta se contó con un aporte de la ART por mil 074 millones de pesos y $486 millones como contrapartida de la comunidad, recursos que fueron entregados en mano de obra.

José Danilo Cardozo, representante legal de Asoagroalcatesa, asociación conformada por 42 familias, indicó que la propuesta llegó a 12 productores que contarán con una herramienta que permitirá mejorar la calidad del grano.

 

Niños y jóvenes escriben una nueva historia

 

El aroma del café que se produce en territorio pijao, caracterizado por su textura y suavidad, genera gran admiración por parte de consumidores que viven en diferentes partes del mundo, hecho que genera que la dinámica que gira a través del grano se viva en diferentes niveles.

Este es el caso del Centro de Formación Regional de Calidad de Café Diferenciado, una estructura que tuvo una inversión de mil 840 millones de pesos por parte de la ART y en la que la Alcaldía de Planadas participó como ejecutor.

La iniciativa que busca generar un impacto entre los niños, jóvenes y productores, surgió de la Asociación de Productores Ecológicos de Planadas, Asopep; su gerente comercial Camilo Enciso, contó que en 2016 se empezó a hablar del tema porque en departamentos como el Huila, Quindío y Cauca  ya se cuenta con centros de educación en café, por lo que se decidió buscar opciones para Planadas.

m

La coordinadora de la ART, agregó que esta es una propuesta subregional que quedó establecida entre las iniciativas de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, Pdet, y aunque inicialmente se planteó impartir conocimiento, finalmente, se le abrió espacio a la transformación y comercialización de café.

“Asopep ha venido consolidando un modelo de trabajo donde transfiere capacidades a los caficultores pero también a las asociaciones”, señaló Vásquez y agregó que debido a la demanda que tiene el grano, se requiere ‘abrir las fronteras’ de Planadas para que lleguen cultivadores de poblaciones vecinas como Rioblanco y Ataco a través del Centro de Formación, que también cumplirá la función de transformar el grano manteniendo su alta calidad.

La idea es que la estructura que se proyectó poner en funcionamiento el 25 de noviembre [xv4] se convierta en un punto de encuentro y comercialización del grano que se cultiva en diferentes lugares de la región. “Era como romper la barrera municipal y decir: aquí puede darse un modelo subregional en términos de desarrollo agropecuario en la línea de café.

El Gerente de Asopep añadió que la apuesta es adelantar convenios con diferentes universidades del país y del extranjero “porque la formación de café debe llegar a todas las edades, llegar a los caficultores que están en las fincas, a los jóvenes que quieren iniciar en esa apuesta del café y a los niños”. Recordó que en 2015 crearon una escuela donde se le enseña a los niños catación, al igual que, barismo “queremos llevar esta escuela a niveles altos de formación, dependen de las alianzas que podamos hacer para llegar a dichos objetivos”, precisó.

Archivo/EL NUEVO DÍA

El impulso que se brinda desde la niñez a través de la educación genera que los jóvenes se queden en Planadas y se conviertan en productores éxitos, “saben de procesos, variedades, catación de marcas, han desarrollado mucho trabajo desde sus propias fincas.

“No solamente ha pasado con Asopep, sino con otros grupos de Planadas. Hemos inculcado eso, que el Estado nos de la educación, la salud que es lo requerimos y las vías, mientras nosotros nos dedicamos a producir en las fincas, hacer un muy buen trabajo desde el territorio”, precisó Enciso.

Por su parte, el alcalde de Planadas Jhon Jairo Hueje, destacó el trabajo de Asopep e indicó que “la Escuela no es solamente para aprender a tostar y probar café, también, es para tener una visión mayor, hay que hablar de la política rural, la política de tierra, la conservación, del no glifosato en nuestra tierra, es decir, estamos pensando que la Escuela sirva como un centro de formación política para nuestros jóvenes, para hablar de la paz también”.

Hueje agregó que otro aspecto importante es que esta estructura se podrá convertir en un espacio de interacción para los jóvenes de Planadas, Chaparral, Ataco y Rioblanco, “creo que puede ser un camino muy interesante para pensar en esa visión de regionalización que estamos buscando hoy los del sur”.

 

Una puerta al empoderamiento

 

Un ejemplo de ello, es la Cooperativa Multiactiva de Planadas y el Sur del Tolima, SMS Planadas, organización que actualmente cuenta con una participación de varias mujeres, una de ellas es Yohana Ramírez Quintero, caficultora que llegó en el 2020, luego de escuchar las experiencias vividas por una de las integrantes.

m

“En ese tiempo había dos socias y actualmente somos ocho. Manejo el tema administrativo de la Cooperativa. Tenemos en construcción una planta de beneficio de café en la vereda La Ilusión del corregimiento de Bilbao, (tema) del que estoy pendiente y a cargo de los procesos que se hacen”, explicó Yohana, quien agregó que SMS Planadas cuenta con un total de 20 integrantes.

Igualmente, narró que con el paso del tiempo se logró que haya un reconocimiento a la mujer rural y cafetera, pues se está valorando más el trabajo y desempeño, “antes era al hombre a quien se le hacía ese reconocimiento, ahora queremos demostrar y valorar el esfuerzo que tiene la mujer cafetera o la que emprende con el café”.

Y es que estos espacios obtenidos, se hace de la mano de las responsabilidades que ellas tienen y no quieren dejar a un lado, pues en muchos de las casos las productoras siguen siendo madres, que sin importar los inconvenientes del día, hacen rendir las horas y minutos, para no descuidar ninguna tarea laboral o familiar.

“Nosotras las mujeres nos hemos caracterizado por ser muy organizadas, organizamos el tiempo para trabajar en el cultivo, actividad que es muy gratificante porque quiere decir que vamos a recibir un ingreso extra, aparte de hacer las labores de la casa sacamos tiempito también para estar pendiente del cultivo”.

La Cooperativa además de consolidarse en Planadas, ha logrado llevar sus marcas Plan Vida café molido y CMS café especial, a ciudades como Bogotá, Cali, Ibagué y Medellín. A estos lugares del país se está llevando un grano que cuenta con sabores y aromas achocolatados, afrutados, cítricos, entre otras características.

Además, hace unas semanas enviaron muestras a Estados Unidos, con el fin de abrir puertas en el mercado anglo, iniciativa a la que se suma el trámite para obtener una tercera marca. Igualmente, como organización tienen varias apuestas para el 2023, entre ellas iniciar con la exportación de su propio café e instalar una sede en otro país.

 

Cañón de Las Hermosas en desarrollo

 

En el Cañón de Las Hermosas en Chaparral, se constituyó hace 10 años la Corporación Agropecuaria Café Hermosas, Coagrohermosas, una asociación que reúne a 22 familias  productoras de esta zona del sur del departamento. Ellos con su esfuerzo, bastante paciencia y el apoyo de la Agencia de Desarrollo Rural, ADR, hoy cuentan con una planta para secado de café automatizada, que tiene la capacidad de procesar 14 mil kilos de grano húmedo por día.

Igualmente, “una trilladora, una planta de torrefacción (tostión de café) para poder darle un valor agregado al producto con su transformación”, narró Fredy Ramírez, integrante de Coagrohermosas.

Además de esto, los productores lograron instalar un moderno laboratorio que permite hacer una análisis físico y sensorial del café, de la misma forma, “nos permite trabajar en procesos de barismo o de valor agregado, también, capacitar a personas del sector o de la zona de influencia, o quien quiera asistir a nuestro centro de capacitación”, narró Cesar Castro.

Estos avances le brindan una gran oportunidad no solo a las familias asociadas, también, a productores en general que pasan grandes dificultades en una época de cruel invierno.

Archivo/EL NUEVO DÍA

 

Cifra

 

- 62.588 familias dependen económicamente del café, según datos de la Federación Nacional de Cafeteros.

 

Dato

 

- En el departamento hay 106.921 hectáreas sembradas con café arábico en variedades Castillo, Colombia, Caturra, Típica, Borbón y Tabí.

- Otra apuesta es la construcción de una planta regional de secado que estará ubicada en Chaparral, la obra que surge de una Alianza Público Privada entre la Cooperativa de Caficultores del Sur del Tolima, Cafisur, y el Ministerio de Agricultura supera los $18 mil millones. El objetivo es beneficiar a alrededor de 24 mil familias que habitan en Ataco, Ortega, Planadas, Rioblanco, San Antonio y por su puesto Chaparral.

 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios