ss

¿Quién debe organizar San Juan y San Pedro?

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Los concejales sacaron a la luz pública cuestionamientos hacia la Corporación por la contratación y la inversión en la Concha Acústica, el pago de carrozas, a los bailarines y artistas, entre otros.

Se abrió el debate sobre quién debe organizar las fiestas de mitad de año. La discusión se generó en sesión del Concejo, donde la Corporación Festival Folclórico Colombiano, representada por Félix García Motta, presentó el informe financiero vigencia 2012.

Por una parte, algunos cabildantes cuestionaron aspectos en la distribución del presupuesto para pagar el hospedaje de las reinas, los artistas, el transporte y las presentaciones de los bailarines, entre otros costos.


Así mismo, criticaron el hecho de que la Corporación sea una entidad privada y no mixta a pesar de que gran parte de los recursos para financiar las festividades los aporta el Municipio. “La Junta Directiva de la Corporación sacó olímpicamente a la Alcaldía de ser socia”, dijo la concejal Linda Perdomo.


Algunos miembros del cabildo también plantearon alternativas: una de ellas consiste en que la Secretaría de Cultura organice y ejecute los recursos para las fiestas del San Juan y el San Pedro. La otra idea que surgió del debate es que Infibagué tome las riendas del certamen y lo convierta en una unidad de negocio.


“Otra de las propuestas es que el Concejo tome el Acuerdo 080 de 1994, y cree una nueva corporación que ejecute y maneje el festival, que sea de capital mixto y donde participen los sectores privado y público, sin desconocer la experiencia de la Corporación, pues puede ser accionista”, agregó Perdomo.


Ante este pronunciamiento, la secretaria de Cultura, Ángela Viviana Gómez, respondió que esta cartera no puede ejecutar recursos para tal fin, porque no puede ser operadora de eventos.


“La secretaría no tiene por objeto social ser operador, es decir que para contratar lo tendríamos que hacer a través de un operador, una ONG o un instituto descentralizado que tenga por razón el desarrollo cultural de la ciudad”.


Los cuestionamientos
Para la fiestas de 2012, la Alcaldía aportó 660 millones de pesos, dinero con que se pagaría un  salario mínimo mensual a mil 162 personas. De esa cifra, $300 millones los giró de forma directa y los 360 restantes los distribuyó en $30 para publicidad, $200 para la Policía y $100 para arreglar la Concha Acústica.

Ante esa distribución del presupuesto, el concejal Heber Humberto Sánchez hizo algunos reparos, porque los arreglos de la Concha parecieron 'fantasmas'.


“Me deja muy preocupado la inversión que se hizo para el mantenimiento eléctrico y de reparaciones locativas de la Concha Acústica. Me gustaría saber qué le hicieron y cuál fue esa propuesta de trabajo ejecutada allí.


“Además, no me explico por qué hay acompañamientos musicales para las reinas con tanto costo, pues para algunas se pagó 800 mil y a otras seis millones de pesos. ¿Cual es la diferencia? Ahora, en el informe existen servicios de restaurante por 600 mil, y otros por seis millones de pesos”, dijo


Y agregó que “la discusión debe centrarse en si la Secretaría de Cultura puede o no organizar el festival folclórico”.


Entre tanto, el cabilante Camilo Delgado cuestionó el hecho de que el mayor rubro de las festividades se destinará a los gastos de las reinas.


“La mayoría de los recursos es para cubrir las carrozas, bailarines, hospedaje, trajes y grupos folclóricos para las reinas, es decir que el 50 por ciento de las obligaciones suscritas por la Corporación es para los reinados.


“Luego, resulta más costoso atender a las reinas que tener presentaciones para el público. Además, quiero saber por qué el Municipio no puede organizar las fiestas”.

    
¿Qué dice la Corporación?
Tras los cuestionamientos de los concejales, Félix García Motta sostuvo que sí se necesita las reinas. Por ello, de las 24 obligaciones que tiene la Corporación, en 15 se mencionan las reinas.

“Las reinas son el nicho central de las festividades y es un eje articulador, ya que alrededor de ellas se elaboran las carrozas y los trajes típicos y se contratan bailarines; además, las personas salen a las calles a ver las delegaciones, pero, principalmente, a las reinas.


“En lo que concierne a la utilidad, este año quedó a la Corporación alrededor de 30 millones de pesos, que se emplean en gastos de administración. Aparte de ello, la revisora fiscal se encarga de revisar toda la contratación”, puntualizó.

ANA LUCÍA RIVERA Q.

Comentarios