31 Octubre 2014
Publicidad
Publicidad
Ibagué
Se cerró 'La Cigarra', pero la tradición continuará
Por el momento, seguirán prestando el servicio de avisos, sin embargo, la gente espera que esta tradición no se acabe.
HÉLMER PARRA – EL NUEVO DÍA
Los hijos Cleves aseguraron que la tienda no se cerró por falta de lealtad de las personas, a quienes por tantos años se les sirvió, sino por la competencia de las grandes cadenas de supermercados.
(Foto: HÉLMER PARRA – EL NUEVO DÍA)
Abril 15, 2013 - 00:00

La emblemática tienda 'La Cigarra', que por 60 años surtió de víveres y abarrotes a gran parte de los residentes de la comuna Dos, dijo adiós a sus clientes. 

El establecimiento comercial fundado por Rubén Cleves, de 90 años de edad, y por Amanda Sánchez de Cleves, que hace 10 años está en la paz de Jesús, cerró sus puertas para darle paso a la cadena de droguerías Copifam.

Pero, para aquellos curiosos y cientos de estudiantes que solían pararse en la esquina de 'La Cigarra' a publicar, buscar apartamento o poner en permuta algunos de sus bienes, hay buenas noticias. 

El servicio se seguirá prestando, aunque con algunas variantes.  

¿Por qué se cerró?

César Cleves, hijo de don Rubén, en diálogo con esta casa editorial, recordó aquellos años glorioso de la tienda, miscelánea e inmobiliaria, que en un principio se llamó 'El Bodegón'. Estos servicios le dieron un tinte especial y la diferenció del resto de tiendas de la ciudad musical.

“Este negocio comenzó siendo un supermercado de todo tipo, lo que se llamaba antiguamente víveres y abarrotes; fueron épocas bellas, las personas venían y mercaban, y mi padre a muchos les cobraba en las quincenas”.

Tal como lo comentó César, el cierre de 'La Cigarra' sorprendió a vecinos y ciudadanos, que a diario transitan por la calle 10 con carrera Séptima esquina. 

No obstante, la familia Cleves piensa que el ciclo se cumplió y que la competencia de grandes superficies, más el número de impuestos que debe pagar un negocio, aceleraron la decisión.

“Todo empezó a transformarse, a cambiar, se abrieron más negocios, llegaron las grandes cadenas de supermercados que ofrecen garantías a bajos costos; entonces, se empezó a bajar la venta tanto que las personas sólo venían a comprar lo del momento, los huevos, la leche, la libra de arroz.

“Entonces el negocio dejó de ser tan rentable y para nadie es un secreto que para sostener un establecimiento con tanto impuesto es complicado, así que se presentó una buena oportunidad y la aprovechamos”, narró César.

¿Qué pasará con los avisos?

De acuerdo con César, se seguirá prestando los servicios publicitarios de ventas, arriendos, porque más que un negocio, es un servicio a la comunidad.

Él también recordó que la idea de publicar avisos surgió de su progenitora, doña Amanda. En ese entonces las personas preguntaban mucho por apartamentos, habitaciones para arrendar, entre otros servicios y, a diferencia de esta década, no se tenían muchos canales informativos.  

“Los costos por este servicio seguirán siendo mínimos, pero en esta transformación las personas vendrán a dar su información y nosotros elaboraremos el aviso y los publicaremos. 

“Además, guiaremos a las personas sobre cómo llenarlos, para que la comunicación sea eficaz”. 

Publicada por
ANA LUCÍA RIVERA Q. REDACCIÓN EL NUEVO DÍA
Etiquetas:
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones