ss

Este es el drama de uno de los últimos pacientes de la Minerva

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Debido al presunto cierre de la clínica Minerva, se afectó el proceso de varios pacientes, como es el caso de Johana Rodríguez Puentes, quien desde hace aproximadamente mes y medio se encontraba internada en dicha institución, y quien necesitaba atención urgente.

Johanna Rodríguez Puentes es una mujer de 45 años, quien lleva aproximadamente un mes y medio en el lista de espera para una intervención quirúrgica, debido a una enfermedad que padece desde los 15 años; pero, a raíz de la crisis que vive actualmente el servicio de salud su cirugía ha sido pospuesta y de igual forma su salud se ha deteriorado.

Según Raquel Puentes, madre de la paciente, su hija ha sido intervenida quirúrgicamente en 17 ocasiones, de manera inmediata debido a una tutela que la misma Raquel interpuso desde el momento en que se enteró de la enfermedad de su pariente.

Pero hoy el panorama para Johanna no es alentador debido a que desde hace 15 días Raquel y Kelly Orozco, hija de Johanna, han sufrido un “vía crucis” debido a no obtener una pronta respuesta.

“A mi mamá la internamos desde hace algún tiempo en la clínica Minerva, porque fue allí la única parte donde la recibieron y debido a su presunto cierre era necesario un traslado, pero solo hasta la noche del domingo fue llevada al hospital Federico Lleras.

“Ahora nos toca esperar qué decisión toman los médicos para su intervención, cuando ya había una orden lista para que mi madre fuera operada de inmediato”, aseguró Kelly Orozco.

La familia de la paciente se encuentra muy preocupada debido al deterioro de salud que ha venido presentando Johanna, quien por su enfermedad ha perdido el sentido del gusto y presenta frecuentes convulsiones, su intervención requiere que le drenen líquido del cerebro.

Johanna, quien fue remitida la noche del domingo al Federico Lleras, donde le volvieron a abrir historia clínica, espera sea establecida mediante una junta médica la fecha de la posible intervención, situación que la familia de Rodríguez ve con preocupación debido a que afirman que la tutela para la orden de la cirugía salió desde hace algún tiempo y algunas instituciones le negaron la intervención.

“Mi mamá ya estaba para la cirugía, pero dicen que tiene que hacer de nuevo todo, que van a realizar una junta médica y no se sabe cuándo le van a operar; a ella solo le faltaban dos días de antibióticos y estaba lista para su intervención, ya se la abrió un lado de la cabeza y ahora se le quiere abrir otro, entonces, nosotros estamos con miedo pues no nos dan respuesta del procedimiento y no están los especialistas”, acotó Kelly Orozco.

EL NUEVO DÍA

Comentarios