“En estas fiestas todo el mundo hizo su fiesta, y ¿qué le quedó a la ciudad?”

REDACCIÓN - EL NUEVO DÍA
Fueron varias las entidades organizadoras en las festividades, además de las muchas empresas privadas que aprovecharon “el desorden” ¿pero Ibagué qué ganó?

La secretaria de Cultura, Ángela Viviana Gómez, asistió ayer al Concejo municipal para debatir temas relacionados con las actividades del Festival Folclórico Colombiano que promovió la Alcaldía en el mes de junio. Los cabildantes por su parte esperaban con ansias la presencia de la funcionaria ya que en ocasiones anteriores ha presentando excusas por su inasistencia.

El objetivo de la citación fue analizar de manera presupuestal los recursos pertenecientes a la estampilla Procultura y su destinación para las actividades folclóricas, y también se cuestionó si las fiestas generaron algún tipo de ingresos económicos a las arcas del municipio.

Pago a cantantes

Los ánimos se prendieron en el Concejo, cuando se conoció el “desequilibrio” en el pago de los artistas que se presentaron en eventos del Festival, como sucedió en los tablados populares; casos que llamaron la atención como el de Amín Martínez, ex integrante de los Chiches vallenatos a quien se le pagó por una presentación 20 millones de pesos, mientras que a Petrona Martínez, ícono cultural de la música colombiana, se le dio $19 millones.

También salieron a relucir casos como el de Jhonny Smith, émulo vallenato, que por dos presentaciones se le pagó 18 millones de pesos, mientras a Kimbombó Orquesta por su exhibición $7 millones 500 mil; otro invitado fue Jhonny Rivera a quien se le concedió $30 millones por su participación en el tablado de la calle 42.

Ángela Gómez dijo: “la cultura es intangible, no podemos ponerle valor al trabajo de los creadores y gestores culturales”.

Presupuesto

Por medio de la estampilla Procultura se recaudó durante el 2014 la cantidad de dos mil 228 millones de pesos y para las festividades de este año, la Administración municipal por medio de la Secretaría de Cultura invirtió 972 millones de pesos, lo cual corresponde a un 44 por ciento de dicho presupuesto cultural.

Según Gómez, con la destinación de dicho presupuesto se hicieron varios convenios para actividades logísticas, como fue uno de $130 millones con la Corporación San Carlos, que se encargó de la programación del 24 de junio, para el Día del tamal y el desfile del San Juan, suministrando la indumentaria necesaria para estos.

En la polémica estrategia comercial con Fenalco, se dispuso 289 millones de pesos dirigidos a la toma de centros comerciales y plazoletas, además los tablados populares; de otra parte, para la Corporación Festival Folclórica Colombiano se destinaron $240 millones como aporte para la organización del Reinado Nacional.

Para pagarle a los parejos de baile de las candidatas al reinado cívico municipal se dispuso 120 millones de pesos, y para las carrozas 58 millones de pesos.

Gradería

La concejal Linda Esperanza Perdomo citante del debate, cuestionó la utilización del espacio público para las graderías y los recursos que estas generan, ya que al preguntarle a la secretaria Gómez, ésta aseguró que desconocía del tema, ya que el manejo logístico le corresponde a la Corporación Festival Folclórico quienes “impiden el acceso de dicha información”.

“¿Cuánto le cobraron a las empresas por utilizar el espacio público?, porque la gente no tuvo donde ver el desfile ya que los sitios donde deberían ubicarse, los tenían ocupadas las grandes empresas y los políticos de turno; deberían prever, o por lo menos que le retribuyan a la ciudad”, expresó Perdomo.

“El arriendo del espacio público y las ganancias de las graderías no sabemos quien se lo queda, pero sí se les exige el pago de impuesto a los vendedores que sacan sus chorizos para venderlos en la calle”, manifestó el concejal Pedro Mora.

Inconformidades

El concejal Camilo Delgado denunció públicamente, que al inicio el debate un “lobbista” se le acercó y le pidió que no fuera a atacar a la Secretaria, sino que fuera “suave” con ella; ante esto la funcionaria (Gómez) le contestó que no era una mujer incapaz de asumir un debate con altura ya que tenía el conocimiento y la experiencia, y que además ese no era su proceder.

De otra parte, el concejal Humberto Quintero, le sugirió que para los próximos debates que dejara a los funcionarios de su secretaría trabajando, y no se los llevara como comité de aplausos, de igual manera con los contratistas, ya que cada vez que intervenía Gómez o se hablaba a su favor, la euforia se apoderaba de las tribunas del Concejo.

También se cuestionó la cantidad de entidades que lideraron diferentes actividades y la falta de apoyo económico por parte de privados.

Incapacidad

El médico y concejal Carlos Jiménez, aseguró que el procedimiento para las incapacidades de la Secretaria de Cultura ante los cabildantes no fue el indicado y por eso fue instaurada la denuncia formal.

“El asesor de la secretaría no es la persona encargada para entregar la incapacidad, esto tiene un conducto regular y tendría que ser el jefe de talento humano, además debe ser otorgada por la entidad promotora de salud en que el municipio la tiene afiliada, porque la Alcaldía no le está pagando un médico particular; por eso no cumple con los requisitos y no se avala ese documento”, dijo Jiménez.

El Cabildante aseguró que ha hablado con otros funcionarios de la Alcaldía a quienes sí se les exige la incapacidad de la EPS, y señaló que en este caso no fue así, pudiéndose tratar de cierta preferencia con algunos administrativos lo cual sería inadmisible.

Isaac Vargas, personero municipal, fue enfático en afirmar que el órgano de control está analizando tres procesos en contra de la funcionaria por inasistencia al Concejo y otras conductas que están en etapa procesal, y se determinará si es un procedimiento verbal u ordinario.

HERYK FARFÁN

Comentarios