Quebrada Guabinal genera inseguridad en zonas aledañas a la comuna Cuatro

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
El señor Santos Riveros Angarita, edil de la comuna Cuatro, denuncia que la Administración de Ibagué pasa por alto un fallo del Consejo de Estado sobre el problema que se viene presentando durante años en la quebrada Guabinal.

Esta situación es registrada en la calle 44 (avenida Tobogán), entre carreras Novena B y Décima, entre los barrios Calarcá y Pijao, donde, según el señor Riveros, la comunidad del sector ha tenido inconvenientes de inseguridad generados por el abandono y descuido desde la Administración municipal hacia la zona de la quebrada Guabinal.

Y así es la problemática

El 6 de octubre de 2005 es la fecha en que se decide el recurso de apelación interpuesta por el Municipio en contra de la sentencia del 25 de mayo de 2004, mediante el cual el Tribunal Administrativo del Tolima ampara el derecho a un ambiente sano.

El fallo, según lo comenta Santos Riveros, ordena al Alcalde que antes de que concluya el período de la actual administración proceda a reubicar las viviendas ubicadas en la zona de protección de la cuenca hidrográfica de la quebrada: hasta la fecha han pasado tres administraciones y con esta cuarta, que no se ve solución a dicho problema.

Orden y limpieza

Por otro lado, el señor Riveros indica que en un fallo se ordena al Ibal en conjunto con la Secretaría de Infraestructura local ejecutar programas de limpieza y mantenimiento, que hasta el momento no se han visto en la zona; al igual que no se han llevado a cabo fumigaciones y control de plagas desde hace 20 años, que se cumplió la sentencia, como lo indica.

“Este año está cumpliendo 20 años desde que se dio la sentencia y no se ha obtenido alguna solución al respecto. Me pregunto ¿será que las decisiones de los jueces poco o nada sirven que la Administración las pasa por alto? Y tal situación permanece igual, lleno de escombros basuras y construcciones pegadas al colector y a la cuenca y la Administración no se inmuta al respecto”, acota.

Debido a este problema, Riveros asegura que el lugar ha sido asentamiento para la delincuencia en este sector, en el que han llegado a operar hasta dos bandas de reconocimiento, tal como lo expresa.

“El lugar por sus condiciones se ha convertido en sumidero de delicuentes, por tal motivo se requiere que la Administración municipal brinde una solución prioritaria al lugar y cumpla con el fallo ordenado”, indica Santos Riveros.

Colector en casa

 En la casa de la carrera Octava C Nº 44A-05, se halla un colector del alcantarillado que cuando llueve sus habitantes deben salir de la casa debido a que genera inundaciones y en época de mucho calor el olor es insoportable. El caso ha llegado a la empresa encargada, como lo informa Riveros, y “no ha pasado nada”. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios