Polémica por construcción de nueva clínica en Calambeo

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Según estudios elaborados por la Administración municipal, en especial por la Secretaría de Salud, las fuentes de abastecimiento de agua para el consumo humano en el barrio Calambeo no son aptas para la construcción de una posible clínica en la zona.

En debate de control político en el Concejo al que fueron invitados los diferentes representantes de las entes reguladoras para la construcción de una nueva clínica en el sector de Calambeo, se generó una polémica discusión referente a la viabilidad de la misma en la zona.

Los residentes del sector asistentes al debate ven con preocupación que se lleve a cabo proyectos de gran envergadura como lo es esta clínica de maternidad, asegurando que la zona no cuenta con la infraestructura adecuada, debido a que no hay alcantarillado ni andenes públicos para transitar, además las vías de acceso son muy angostas y su acueducto es de tipo veredal, como lo aseguró Antonio Melo, residente del barrio Calambeo.

“En su gran mayoría, la comunidad se ha manifestado en oposición a la construcción de esta clínica de maternidad, debido a que como primera instancia no hay agua potable suficiente para suplir las necesidades que una clínica implica y, segundo, porque si hay algo contaminante son los desechos orgánicos de un tratamiento médico”, acotó Melo.

El agua no es potable para el consumo

La Secretaría de Salud local elaboró unos estudios en las fuentes de abastecimiento del sistema de suministro de agua para el consumo humano, que de acuerdo con las evidencias el acueducto del barrio presenta un nivel de riesgo medio por vertimiento de aguas residuales, residuos sólidos y dilusión de agroinsumos, entre otros.

De acuerdo con el índice de riesgo de calidad de agua para el consumo humano Irca, esta agua suministrada está catalogada como no apta para el consumo humano y se requiere de la formulación inmediata de un plan de cumplimiento a mediano plazo, tal como lo ratifica el concejal Carlos Jiménez.

“El agua no es apta para el consumo humano, por ello no es conveniente construir en el sector de Calambeo una clínica y más de maternidad, debido a que el agua no es apta para el consumo”, indicó el cabildante.

Y agregó que “lo que estamos demostrando es que el agua no es apta para el consumo humano y el curador dice que él aplica la norma, pero deja en manos de la Secretaría de Salud si el agua es potable o no para la licencia de urbanismo”.

La Curaduría Urbana se manifestó

Luego de escuchar los diferentes puntos de vista tanto de los representantes del barrio como de los concejales, el curador urbano Uno, Manuel Medina Espinosa, se refirió a que su despacho debe aplicar y hacer operar las normas desde los puntos de vista jurídico, urbanístico y fiscal para brindar la lincencia de urbanismo.

De este modo, la Curaduría está haciendo un análisis de licencia de urbanismo, para saber si se está cumpliendo con con todos los requisitos expuestos en la Ley 1077 de 2015, por medio del cual se expide el Decreto Único Reglamentario del Sector Vivienda, Ciudad y Territorio, solicitando disponibilidad de servicios públicos.

“Bajo esta premisa la Curaduría está haciendo el análisis para otorgar o negar la licencia, el solicitante ha entregado los documentos requeridos. Por otro lado, el uso del suelo para la zona está dado como residencial primaria y allí se pude construir desde un edificio hasta una clínica”, indicó el Curador Urbano.

A manera de conclusión, el Curador puntualizó que no hay normas sobre el corredor vial que va desde la carrera 13 hasta el perímetro urbano y que en este segmento de corredor le asigna los usos institucional, comercial y de servicios.

“Es viable en este sentido la construcción de un centro de salud hasta la clínica, debido a que el corredor permite la localización de construcciones de tipo institucional y equipamientos hasta de cobertura regional”, aseguró.

ÁNGELA MUÑOZ OBREGÓN

Comentarios