“Hay una persecución contra Acuaboquerón”, Juan Bautista

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La presencia de la Superintendencia de Servicios Públicos en el Ibal no fue bien vista por el representante de Acuaboquerón, porque habría intereses del Ibal para quedarse con la operación del acueducto comunitario.

La Administración local pidió la visita de la Superintendencia de Servicios Públicos para que recorriera el jueves las obras de acueducto en Acuaboquerón y verificara que ya casi está todo disponible para poner en marcha la conexión de los tanques, que abastecerían a la comunidad en el Sur de la ciudad, entre esta la problemática en los multifamiliares El Tejar.

Intereses

Juan Bautista, presidente de Acuaboquerón, consideró esto como una “persecución”, ya que le pareció extraño que no lo hubiesen tenido en cuenta para informarle, pero sí se enteró de que hubo una reunión en el Ibal para abordar dicho tema, donde participó el alcalde Luis H. Rodríguez con el secretario de Desarrollo Rural, Francisco Montoya; el gerente del Ibal, Carlos José Corral, y Johanna Camacho, delegada de dicha Superintendencia.

“Están echando a todo el mundo encima, es más traen la Superintendencia para dar quejas y que examinen el acueducto y así ellos poder echar mano; tras de eso están, porque no vinieron a decirme nada, pero sí estuvieron por ahí revisando, aunque ellos saben que la dificultad está en la traída del agua”, aseguró Juan Bautista.

En repetidas ocasiones el Ibal y la Administración municipal han mostrado su interés para que sea la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, la que se haga cargo del suministro de agua en Boquerón, ya que actualmente está siendo operada como acueducto comunitario.

Según Montoya, en la reunión sostenida no se abordó el tema de operación por el Ibal, y aclaró que la reunión fue allí porque tenía mejor espacio que en su secretaría y que además hay un documento firmado para que el Ibal haga acompañamiento y asesoría a las labores que se cumplen en Boquerón por parte del Municipio.

El Secretario también reconoció que es la Superintendencia la encargada de decidir quién se encarga del suministro del agua y además está vigilante al comportamiento de los diferentes acueductos.

La diferencia

“Con el Municipio hay un compromiso de traer el agua hasta Acuaboquerón y nosotros de suministrarla a la comunidad, el compromiso está por escrito, pero no han cumplido; ahora quieren invadirnos el acueducto propio, nosotros estamos cumpliendo y estamos dando agua potable, necesitamos que llegue más y eso es compromiso de ellos, además no pueden venirnos a invadir, porque el incumplimiento es de ellos”, señaló Bautista.

El jefe de la cartera de Desarrollo Rural aseguró, por su parte, que llevar el agua a la bocatoma no es suficiente porque se requiere de medidores para implementar la tarifa según su consumo, al explicar que “como no hay control se le puede meter hasta el mismo río Magdalena, pero no será suficiente al no haber un uso racional”.

Montoya también afirmó que los cerca de tres meses que llevan las 500 familias en los multifamiliares El Tejar no han pagado ni un solo peso por el servicio de acueducto, y en los barrios aledaños se paga cinco mil pesos mensuales, considerando que se deberían poner a operar los micromedidores que ya fueron instalados.

Otra razón de la visita

La delegada de la Superintendencia no solo habría visitado la ciudad a petición de la Alcaldía para verificar que se esté haciendo las pruebas en las bocatomas de Boquerón y esté instalada la tubería de 23 kilómetros allí, sino también para inspeccionar la situación en Calambeo.

HERYK FARFÁN

Comentarios