La agrópolis de Jaramillo: ¿un nuevo Agro Ingreso Seguro?

La agrópolis de Jaramillo: ¿un nuevo Agro Ingreso Seguro?
EL NUEVO DÍA habló con el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, quien admitió que los grandes propietarios de predios en la meseta sí serán los beneficiados con el proyecto, pero se negociará con ellos agua tratada a cambio de tierra.
HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
El alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo asistió el pasado 2 de octubre a la celebración de día nacional de China en la Embajada del país asiático en Bogotá. En la foto aparecen Gustavo Gaviria, Wu YuQing, el alcalde Jaramillo, Rodrigo Lara y el embajador Li NianPing.
Foto: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
8 Oct 2017 - 3:01am

Luis Orlando Ávila Hernández es ingeniero agrónomo de la Universidad del Tolima. Ha sido consultor en el desarrollo de proyectos agrícolas con comunidades campesinas por más de 23 años en el Tolima y Meta y hace un llamado al alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo para que explique los alcances del proyecto Agrópolis, que prevé ejecutar con la construcción de dos plantas de tratamiento de aguas negras y cuyo costo estaría por encima de los 100 mil millones de pesos.

Según Ávila Hernández, el proyecto está concebido para beneficiar a grandes productores agropecuarios y dejar como prenda el acueducto a empresarios internacionales.

EL NUEVO DÍA: ¿Cómo define usted lo que está sucediendo con la formulación del proyecto Agrópolis, que se ha propuesto ejecutar el Alcalde?

LUIS ORLANDO ÁVILA: Este gobierno se supone que es de corte social. Empezando, yo voté por el señor Alcalde, pero de social no hay nada. Este proyecto aparece que se va a instalar en El Escobal, que es una hacienda que es propiedad de unos consorcios agrícolas del Valle, pero ¿por qué se va a hacer esa inversión para la meseta de Ibagué?, habiendo tanto sector donde se puede utilizar esa agua para cierto tipo de cultivos.

Al parecer, todo venía como armado. En un publirreportaje que sacó EL NUEVO DÍA, donde registra el señor José Alberto Girón, aparece la firma de una carta de intención con la empresa Green Fire. Consultando por Internet, es una firma de inversionistas, ni siquiera son técnicos o biólogos, o sea son como unos intermediarios a nivel internacional.

E.N.D.: ¿Cree que el Alcalde se equivoca al entregar la inversión a El Escobal?

L.O.A.: Ellos hablan de la Agrópolis y dentro del Plan de Desarrollo lo exponen, pero hablan de un nombre y en este momento sale a la luz que es una empresa inversora china-colombiana, que la planta de tratamiento la van a instalar en El Escobal y es una gente que no necesita la inversión del Estado.

Que no vaya a pasar que el señor Alcalde esté haciendo un Agro Ingreso Seguro a los ibaguereños, porque eso sería el colmo. Además, estas personas no necesariamente caben en los medianos y pequeños productores agropecuarios, que es por lo que él tiene que propender, no por los grandes productores, los que tienen sus propias gabelas.

Pero tampoco está claro el Municipio qué es, el generador de las aguas o el receptor de las aguas, los señores de El Escobal y los de la meseta son generadores o receptores, eso no nos lo han explicado. La ley establece, en ambos casos, unas exenciones de impuestos para esos ricos, entonces, ¿por qué se patrocina esta serie cosas?, y más un alcalde socialista.

Este señor Jaramillo le debe muchas explicaciones a la sociedad ibaguereña, que no son los de la meseta, sino que es la que está en los barrios marginales y sectores pobres, donde votaron por él.

E.N.D.: Para usted, ¿el Alcalde debe explicar a dónde se dirige eso de la Agrópolis?

L.O.A.: Sí, porque en este momento hay muchas cosas que no son claras y una de esas es ¿por qué se hace una medición tan rápida de los volúmenes de aguas residuales con una firma cuestionada como Contelac, que fue contratada en diciembre y que apareció en junio, según El Espectador, haciendo parte del grupo que sirvió como intermediario para el pago de sobornos a funcionarios del Gobierno, cuando fue contratista del acueducto de Bogotá.

E.N.D.: El gerente del Ibal, José Alberto Girón, dijo antes de ser adjudicado el contrato a Contelac por la Edat que pidió al gobernador Óscar Barreto autorizar el redestino de los recursos para contratar el catastro de redes de alcantarillado, ya que se había aprobado la construcción del tanque de La Alsacia en 2015. ¿Cree usted que existía una segunda intención o un motivo?

L.O.A.: El motivo es muy sencillo: todo lo están haciendo de forma acelerada y pienso que tapadamente, porque ustedes y yo, como ciudadanos, no sabemos mayor cosa.

Además, el otro motivo es que a la empresa que le van a dar la instalación y compra de la planta de tratamiento, que es una infraestructura inmensa, necesita saber con exactitud ese volumen de agua, para así mismo calcular las dimensiones y capacidades de la planta, obvio que también, tener el cálculo del agua tratada que va a salir y los litros por segundo.

Con ese dato, saben con exactitud las hectáreas que se podrá irrigar. Y si eso está así, de esa manera tan acelerada, quiere decir que el proyecto no salió de la noche a la mañana, sino que venía desde antes de que el señor Alcalde fuera electo.

E.N.D.: Bajo esta óptica, ¿considera que para los próximos años haya un reajuste en la tarifa del alcantarillado?

L.O.A.: Ni el Municipio ni el Ibal tienen la plata para hacer una obra de estas, creería que deberán hacer un crédito o hacer una sociedad fiduciaria con alguien. Se supone que para eso está esa firma china-colombiana, Green Fire.

La pregunta es: si eso va a ser plata prestada al Municipio de Ibagué, ¿cómo se van a pagar esos dineros? Además, a expensas de que la infraestructura se va a instalar en predios de gente que tiene mucha plata, como son los dueños de la hacienda El Escobal y que beneficiará a la gente que siembra por la meseta de Ibagué.

La conclusión a la que se puede llegar, casi que al ser un poco exagerada, es que esas mediciones casa a casa van a significar una tasación de un impuesto, de lo que nosotros botemos por el alcantarillado, porque ya lo hicieron y aumentaron la contribución por agua potable y a pesar de que en campaña dijeron que no iban a hacer esos aumentos.

E.N.D.: En el caso del reajuste de la tarifa de acueducto, el Gerente del Ibal dice que eso es por disposición de la CRA, ¿imaginamos que aplicaría para el alcantarillado?

L.O.A.: No, eso son galimatías técnicos y jurídicos que ellos utilizan. Yo recuerdo que el señor Gerente del Ibal y el señor Alcalde a 31 de diciembre, dijeron que la empresa había tenido un superávit, entonces, ¿por qué le van a subir a los usuarios?, se supone que el superávit debe ser para disminuir esos aumentos graduales que dispone la CRA, pero para los acueductos que va ras con ras.

Si ellos dijeron que había superávit, que se utilice para minimizar los gastos de las personas.

Además, el Alcalde ya ha hablado de pedir un crédito a la banca internacional, ¿con qué se va a pagar?, pues con más aumentos en la tarifa y eso es lo que ofende de este señor. Llegó criticando a los demás, que pueden ser ladrones y de hecho lo serán, pero las cosas que está haciendo no son claras. Ahora, ¿por qué esa firma china-colombiana?, que es de inversores, es como si nos pusiéramos nosotros a crear una fiducia y le decimos ‘nosotros le buscamos el ejecutor’. Si van a montar eso, busquen una firma directamente que tenga un currículum, la experiencia.

E.N.D.: Es decir que el Municipio solo buscó un intermediario...

L.O.A.: Sí. Ellos lo que hacen es buscar el dinero prestado, buscar el sitio donde van a ejecutar el proyecto, hacerles el mandado a las empresas que manejan esto, que por lo general son judías y tienen mucho capital y gran tecnología. En la página de internet de la empresa, dice que ellos dan cómodas cuotas de pago al que se meta al negocio con ellos. Ellos no son constructores, ni científicos, ni técnicos y no tienen la experticia para eso.

Pero bueno, esa firma inversora les ayuda a conseguir la plata con el Banco Mundial y se firma el contrato, no sabemos de qué tipo, pero eso estará regido bajo el arbitrio internacional y ¿cuál es la garantía que da el Municipio?, no es la plata del señor Jaramillo y el señor Girón, la garantía es el acueducto, pero no esas plantas y esos carros que se tienen, sino la fuente de agua, ese es el negocio chino. Por ejemplo, en Argentina hay un problema muy grande por la cantidad de tierra que han comprado los gobiernos de China e India. Allá se está legislando para prohibir a los extranjeros que compren tanta tierra a través de estos negocios. Eso es en lo que no ha sido claro este señor y de hacerse este negocio con esa firma de inversores (Green Fire), lo que queda prendado es el acueducto.  

 

 “Más o menos eso es como el negocio: negociar tierra por agua”, Jaramillo

 EL NUEVO DÍA: Señor Alcalde, usted ha reiterado en diversas oportunidades que una de las dos plantas de tratamiento de aguas residuales, que servirán para el propósito de la agrópolis, se ubicará en El Escobal, que es de privados...

GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO: No necesariamente debe ser la hacienda El Escobal, sino que no podemos cambiar los sitios a donde descolan las aguas negras. Pero allá hay una hacienda que tiene tierras y que está interesada en poder ayudar y colaborar con este proyecto.

E.N.D.: Si el Municipio tiene ejidos, ¿por qué no desarrollar el proyecto en uno de estos predios?

G.A.J.: En esa zona no tenemos ejidos. Además, recuerde que nosotros tenemos que recoger todas las aguas hasta la zona de Picaleña, donde van a llegar todos los colectores, y las únicas (haciendas) que hay en Picaleña son de los Laserna y El Escobal o podemos bajar más y comprarle tierras de pronto a los de La Miel, pero el tema es adonde van a bajar los colectores. Además, la meseta, tal vez con excepción de los de La Miel, son de propietarios grandes.

E.N.D.: Se dice que usted estaría beneficiando con este proyecto a los terratenientes...

G.A.J.: Hago una pregunta: ¿por qué no miran ustedes el catastro, si en la meseta hay grandes o pequeños predios? En la meseta lo que hay son grandes predios, esa es una agricultura totalmente diferente a la de la cordillera, en la cordillera hay minifundios y en la meseta lo que hay son terratenientes. Usted llega a Picaleña: aquí están los Laserna y al otro lado los de El Escobal, son 23 familias pero tienen una explotación grande de más de dos mil hectáreas. Además están los Cano, el señor Sorroza, después vienen los Gonella que tienen 500 o más hectáreas. La meseta es de propietarios grandes.

E.N.D.: Es decir, que ellos serían los beneficiados del desarrollo del proyecto

G.A.J.: Los vamos a beneficiar a ellos y a todos estos que tienen tierra, porque el agua es para repartirla, pero sobre la base de que hagan un cambio en la agricultura, que no siembren arroz, sino que cambien, que siembren frutas y hortalizas, queremos que cambien porque eso genera más mano de obra, se utiliza mejor el agua y podemos pasar de tener nueve mil a las 28 mil hectáreas irrigadas. Lograr irrigar más tierra nos va a dar mayor productividad y no vamos a tener ganado pastando, vamos a tener unos campos más productivos que generan más trabajo.

Además, en la zona plana de Ibagué ahí no hay pequeños propietarios y como los colectores no lo podemos cambiar, para dónde los sacamos. Todos los colectores terminan abajo en Picaleña y los otros al lado de El País, yo no los puedo cambiar. Hacia allá es que está dirigido el alcantarillado. Lo que tengo que entrar es a ver si con los propietarios de allí, puedo negociar tierra por agua, más o menos eso es como el negocio: negociar tierra por agua. ustedes me dan tierra y vemos a ver cómo cuadramos el agua que va a salir para tratamiento.

E.N.D.: ¿Eso en un futuro no le puede traer inconvenientes jurídicos por construirse en un predio privado?

G.A.J.: No va a estar en un predio privado, el Municipio no puede construir en un predio que no sea de él, lo que pasa es que hay que negociar con esta gente. Hay que negociar con los propietarios de la tierra: Sorroza, Gonella. Son pocas las haciendas: aquí están los Canos, los Laserna, El Escobal, El Aceituno.

¿Cuál es el negocio?: negociamos el agua que se va a tratar, ¿cuánto vale la tierra de ellos?, hay que avaluarla y se negocia. Le damos agua que se va a tratar por tierra. Pero el Municipio tiene que volverse el propietario de esa tierra.

E.N.D.: ¿Los grandes empresarios agrícolas se benefician de manera directa y el ibaguereño promedio y de bajos recursos financia el sistema?

G.A.J.: No, vamos a ser un sistema que sea barato para que mañana no sea costoso y terminemos cobrando a la comunidad. Todo lo que usted haga y si lo hace costoso, termina cobrándolo a los ciudadanos. Tenemos que hacer un sistema que no sea costoso para tratar el agua, ¿cuál es?: primero, una planta de tratamiento que saque las grasas y los sólidos y que de inmediato pasen a las lagunas de oxidación. En Armero y Lérida hicieron eso hace 35 años y están funcionando perfectamente. ¿Qué es lo que sucede?, que eso son lagunas de oxidación y por eso se necesita mucho espacio.

 

Contelac

El gerente de la Empresa Departamental de Acueducto y Alcantarillado del Tolima (Edat), Jhon Jairo Sánchez, adjudicó el 29 de diciembre de 2016 el contrato para la elaboración del catastro de redes de acueducto y alcantarillado de Ibagué por cuatro mil 131 millones de pesos a la empresa Contelac, cuyo representante legal es Jaime Buenaventura Quintero Sagre.

Quintero Sagre se presentó como único oferente al proceso. La Fiscalía le imputará el próximo 23 de octubre los delitos de falsedad ideológica en documento público y peculado por apropiación, por el caso que une a Odebrecht con el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá.

 

Un negociado

E.N.D.: Cree que el Alcalde pretende favorecer a los terratenientes de la meseta o tendría intereses personales en estas tierras?

L.O.A.: Hay muchos comentarios de la familia del Alcalde. Él habló y el Gerente del Ibal, por La Voz del Tolima, que pasarán de las nueve mil hectáreas que se irrigan en la meseta de Ibagué a las 18 mil hectáreas, o sea el 100 por ciento. Sería muy bueno que ellos nos dijeran las otras nueve mil hectáreas, de ¿quién son, quién (nes) las compró (aron), quién (nes) es (son) el (los) propietario (s) y cuándo las compró (aron)? Porque si de pronto esas compras las hicieron un poquito antes de que el señor saliera electo, vendría la prensa a cumplir un papel muy importante, porque es el acueducto de la ciudad el que estaría en riesgo, ya que esa firma china-colombiana no viene por cualquier 200 millones de pesos, sino por miles de millones de pesos.

E.N:D.: Usted habla de China y el Alcalde ha estrechado vínculos con el embajador, so pretexto del hermanamiento entre culturas y el apoyo de proyectos educativos. ¿Cree que sus viajes lo mueven intereses, ligados a la tierra?

L.O.A.: El Gobierno chino es muy poderoso, hay que tumbar esos criterios de que es comunista; podrá ser comunista de corazón, pero de billete es muy poderoso. Tiene un problema muy grande de contaminación de tierra y de agua. ¿Cuál es la estrategia del Gobierno chino, mejor dicho, de todos los países que el Alcalde ha hecho las alianzas: Holanda, India y China? Ellos tienen un problema de comida y por eso están haciendo grandes inversiones en América Latina, para tener una copropiedad en lo que inviertan.

E.N.D.: La intención del Gobierno chino sería por partida doble: agua y tierra...

L.O.A.: Sí, y si no estoy mal, por ejemplo en el Guaviare y en Vichada, el Gobierno chino tiene en su propiedad como 20 mil hectáreas, India tiene otro tanto y esas se las vendió Álvaro Uribe. Imaginemos que hay un conflicto internacional, ellos vienen y toman posesión de sus tierras y qué hacen allí: producen cultivos transgénicos que no lo pueden hacer allá, porque tienen un problema de aire y de agua ni los verracos.

Entonces, uno no entiende a este señor (Guillermo Alfonso Jaramillo), hizo esta pelea con el consorcio británico, pero está vendiendo la ciudad a otros consorcios que no son conocidos y que son potencias. El proyecto no es malo, hay que hacerlo, pero delo a los pequeños y medianos productores para que produzcan así sea sorgo. Pero, ¿por qué en El Escobal y con esa firma?. Si eso es así, esa gente no se va a poner a producir ni lechuga ni tomates, esa gente se va a poner a producir biocombustibles: palma africana, sorgo y soya y que en todas partes del mundo los ecologistas pelean, porque esos cultivos son modificados genéticamente y eso acaba con la fauna y la flora locales, ya que afecta todo el ecosistema.

Yo quisiera que los ambientalistas se dieran la pelea con el señor Alcalde, porque él no es esa oveja mansa que están pintando que porque se opuso a los británicos, él tiene sus cosas.

E.N.D.: ¿Cuando nombra usted a los británicos, hace referencia a AGA?

L.O.A.: Sí, a Anglogold Ashanti, dicen que son de África pero son británicos. Pero, además, ¿dónde está Cortolima?, que debe estar desde mucho antes. Ya contrataron la firma, pero ¿dónde está el estudio? La ley 1207 de 2014 del Ministerio de Ambiente es muy clara: exige unos estudios previos vigilados por la Corporación Autónoma Regional; entonces, ¿cómo así que el señor Alcalde, el señor Gerente del Ibal y sus grupos políticos ya contrataron que fuera en El Escobal, ya contrataron la firma y la medición y ya casi que van hacer todo y Cortolima brilla por su ausencia? La responsabilidad más grande la tiene Cortolima.

E.N.D.: ¿Cree que al hacerse el negocio prácticamente la tierra está sirviendo a un interés extranjero?

L.O.A.: Sí y todo esto de lo que estamos hablando, sobre la soberanía alimentaria, el Alcalde lo pregonó y por eso voté por él, pero aquí iremos a terminar produciéndole el sorgo o el maíz transgénico a la cría de cerdos de India, China o de quién sabe de dónde, porque allá por restricciones ambientales no lo pueden hacer. Muy bonito que el señor Alcalde viaje, pero hay que preguntarle en el aeropuerto qué lleva en la maleta y cuando vuelva abrirle la maleta, para ver qué trae, porque él es una figura pública y así viaje con recursos que no sean del Municipio, debe explicar a la ciudadanía todo eso.

Los recursos naturales del Municipio son de la sociedad ibaguereña y por más Alcalde que sea y socialista, no puede entregar los recursos a la topa tolondra.

Él debe saber a quién se los entrega, porque todos esos convenios y contratos que se hagan se rigen por las normas internacionales, ya sea este Alcalde o los que vengan, es un contrato suscrito con una entidad territorial y en un árbitro internacional donde asisten consorcios poderosos como son China e Israel, frente a los abogados de acá: nosotros tenemos las de perder.

E.N.D.: El Ibal reveló que se ya se había firmado una carta de intención, ¿eso de por sí es vinculante?

L.O.A.: Creo que sí, porque la hacienda El Escobal es una empresa agropecuaria que cotiza en la bolsa. Yo no creo que los dueños de El Escobal jueguen a que hoy nos dejen a instalar esto acá y mañana no. Cuando se hacen ese tipo de acciones es porque se ha charlado mucho y viene la pregunta del millón: ¿qué fue primero: concertar con los grandes productores o con la firma chino-colombiana, o se unieron estos y le propusieron al Alcalde?

Son bastantes los interrogantes que hay en un negocio de miles de millones de pesos que tiene que quedar claro, como el agua que se va a tratar.   

 

Cifra

1.500 litros por segundos tratará la planta de El Escobal. Actualmente solo se aprovechan entre cinco mil 500 y ocho mil hectáreas de las 25 mil que comprende la meseta de Ibagué, debido a la falta de agua.

 

Cifra

80 mil millones de pesos es el costo aproximado de la planta de tratamiento de aguas negras que será ubicada en El Escobal. La Universidad de Ibagué debe entregar los diseños a detalle de la construcción de la planta de tratamiento del que se iniciará obras en 2019.  

Publicada por
EL NUEVO DÍA