¿Quién era Alfonso Jaramillo Salazar?

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Sus honras funebres se llevaran a cabo este 11 de abril en la Parroquia Cristo Rey a las 3:30 p.m. en Bogotá, y sus restos mortales serán trasladados a Líbano.

Alfonso Jaramillo Salazar, nació en el Líbano el 12 de diciembre de 1922, Bachiller del Isidro Parra en 1940, fie un brillante médico cirujano de la Universidad Nacional de Colombia.

Con su esposa Hilda Beatriz Martínez, fueron padres de cinco hijos: Guillermo Alfonso, Omar, Martha, Mauricio y Edgar, todos profesionales. Fue concejal y presidente del Cabildo, primer alcalde de elección popular, miembro del Comité de Cafeteros del Líbano y del Tolima, gobernador del Tolima, representante a la Cámara, senador de la República y Embajador de Colombia ante el Reino de Noruega.

Fue miembro de la Academia Nacional de Medicina junto con destacados científicos como Alejandro Jiménez Arango, Antonio Ordóñez-Plaja y Manuel Elkin Patarroyo. Fue orador por naturaleza, encontró tempranamente en la tribuna pública su mejor arma política. Como médico se dedicó a las causas sociales desde una concepción liberal muy matizada por las ideas socialistas. Esto le permitió ubicarse críticamente ante la dirección y los gamonales del partido liberal del Tolima. Su carrera política se fortaleció gracias al apoyo que le ofreció el pueblo del Líbano, constituyéndose en una figura pública sin precedentes en la historia del Tolima y del país.

El político

Alfonso Jaramillo fue un político de elocuencia sobria, excepcionalmente sereno.  Con sus actos enseñó a los contendores el arte de hacer política limpia y honesta, tanto en el Líbano como en el departamento.

Sobre sus hombros pesó la responsabilidad en la conducción del liberalismo en el Tolima y propició la unificación liberal para conducir a su partido a victorias aplastantes. Fue el político que más altas votaciones obtuvo en toda la historia del Líbano y el Norte del Tolima.

Dirigió en el Tolima la campaña electoral que llevó a la Presidencia a Julio César Turbay Ayala con una votación de ciento sesenta mil sufragios. A partir de 1978 fue “ministro estrella” durante todo el periodo del presidente Turbay, posición desde la cual gestionó muchas obras e impulsó los hospitales en toda Colombia.

Estuvo rodeado del respeto de todos los libanenses y respaldado por sus más cercanos colaboradores. Son innumerables los líderes y la mayoría popular que tenía una honda fe en él, que confiaban en sus decisiones, en la capacidad de realizar los encargos que el pueblo le dio; fue un arquitecto y ejecutor de la revolución democrática.

Como hombre público proyectó una imagen de eficiencia, sensibilidad social y vocación de servicio, marcando huella por su altura intelectual, valores éticos y cívicos que inspiraron su gestión, virtudes que merecen la admiración entrañable del pueblo tolimense.

En la época del Frente Nacional fueron Alfonso Palacio Rudas, Rafael Caicedo Espinosa y Alfonso Jaramillo Salazar quienes mantuvieron encendida su actitud y profunda vocación civil. En efecto, fueron fieles a sus ideales políticos en el Tolima. En los años setenta fueron ellos quienes siguieron dando ejemplo de un quehacer político digno. A este grupo se sumaron otros dirigentes liberales como Felipe Salazar Santos, Eduardo Santa, Saúl Pineda, Guillermo González Charry y, más acá en el tiempo, Alfonso Reyes Echandía, Jaime Vidal Perdomo, Fabio Lozano Simonelli, en fin, un selecto listado de hijos del Tolima.

Obras públicas

Las obras públicas más importantes y recordadas de Jaramillo para el Municipio del Líbano son: la pavimentación carretera Líbano-Armero; la construcción y dotación del Hospital Regional, ya que gestionó con su señora esposa Hilda Martínez de Jaramillo recursos que permitieron dotarlo con la mejor tecnología; el hogar infantil del Icbf; el Aeropuerto, que funcionó por varios años y cuya pista fue después la base para un proyecto de autoconstrucción de vivienda de más de 400 lotes; la remodelación del ancianato en el año 1978, y muchas más.

Es anecdótico recordar cuando el doctor Jaramillo, días antes de ser designado Ministro de Salud por el presidente Turbay, adquirió un billete de la lotería de la Cruz Roja que se sorteó cuando ya era Ministro, y tuvo la fortuna de haber ganado el premio mayor. No sería ético que un ministro cobrara el premio, y entonces donó el billete al Comité de Apoyo del Hogar San José. Con esos recursos se inició la construcción de los pabellones de pensión y media pensión del hogar geriátrico. Colaboró además en la construcción del hipódromo del Líbano, del cual era socio y fundador; culminó la construcción de las sedes para el Instituto Isidro Parra y el  de Nuestra Señora del Carmen, le dio vida al Bachillerato Técnico Empresarial con énfasis en Comercio y Negocios Alfonso Arango Toro, pavimentó numerosas calles, vías, plazoletas y parques, impulsó la electrificación urbana y rural y el sistema de conducción de aguas residuales y lluvias.

Gestionó la construcción de las instalaciones de Telecom y la telefonía, el Hotel de Turismo; la plaza de toros, la modernización de la planta de tratamiento de agua potable, la construcción del relleno sanitario, la construcción del matadero, la construcción y remodelación del estadio de fútbol, la construcción de más de 600 kilómetros de vías rurales para integrarlos con la cabecera, la edificación y dotación de centros de salud en los corregimientos, y la construcción del Coliseo de Ferias y Exposiciones con pista acústica para caballos de paso.

Como médico, un excelente clínico y un cirujano insuperable. Prestó sus servicios en el hospital San José y en hospital Regional. No cobraba por la consulta y la operación de muchas personas de la tercera edad, de estudiantes y campesinos de bajos recursos. Como Alcalde de elección popular mostró su solidaridad con el pueblo libanense donando su salario para la atención de las clases más vulnerables del municipio. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios