Urbanización La Castilla, el barrio de la eterna calma de Ibagué

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
La unión entre vecinos es quizá el mayor atractivo de la Urbanización La Castilla de Ibagué, gracias a ese gran tejido humano, en el sector se ha combatido la inseguridad y la zona presenta una linda cara para mostrar.

Ubicado sobre las calles 38 y 42, y entre carreras Novena B y 13B, se encuentran 12 manzanas de unión comunitaria que durante 34 años han construido un tejido humano sui géneris, permitiéndole a la ciudad edificar una sociedad basada en el respeto y valores.

La seguridad, quizá es el eje transversal de las relaciones vecindales en la Urbanización La Castilla, allí de forma mancomunada, sus habitantes brindan apoyo a quien lo necesite con el fin de combatir cualquier tipo de anomalía que se presente. Para ello hace necesario un constante flujo comunicativo que de forma respetuosa y cordial busca blindar una comunidad de personas valiosas.

“Lo que mas me llama la atención de nuestro barrio es la tranquilidad y la seguridad, gracias a que hay muy buenas personas que se preocupan por el bienestar del otro. En el barrio tenemos buenos vecinos. La seguridad ha sido impecable en los últimos meses gracias al trabajo de la Junta de Acción Comunal y la Policía, que cuando es requerida, inmediatamente actúa”, aseguró Luz Ángela Otavo, habitante del sector.

Así mismo, Lucía Amézquita, presidenta de la Junta de Acción Comunal afirmó: “Para la seguridad del sector hemos trabajado mancomunadamente con la JAC del barrio Pijao para eliminar el único foco de inseguridad que teníamos, este era el puente que conectaba los dos barrios. Además con la Policía estamos muy pendientes de nuestra comunidad. Gracias a las nuevas tecnologías como el Whatsaap, donde tenemos un grupo del barrio, mantenemos una fluida comunicación para combatir la criminalidad”.

La líder añadió: “Por eso la seguridad ha mejorado, aquí no se ve consumo de alucinógenos en las esquinas, pero si ocurre, los habitantes de una reportan y los persuadimos con el acompañamiento del cuadrante. Por eso agradecemos el apoyo del Comandante de la zona”.

 

Las buenas relaciones

Los habitantes de la Urbanización Castilla durante la visita del periódico de los tolimenses, reiteraron que han visto un trabajo significativo por parte de la JAC y la Administración municipal en compañía de sus institutos, tema que según ellos, ha contribuido a mejorar la calidad de vida.

“La Junta ahora está constantemente pendiente de los temas del barrio, gestionó con la Alcaldía los aeróbicos para nosotros, todos los días con el Imdri. Estamos pendientes de un parque biosaludable que van a instalar para mejorar nuestra salud. Este es un barrio muy tranquilo gracias a los buenos vecinos y la unión que tenemos”, acotó Amparo Barragán, residente de La Castilla.

Por otra parte, su presidenta insistió en que, “tenemos el apoyo con la Alcaldía en cuanto el alumbrado público, una vez se reporta algún daño, Infibagué actúa de inmediato. Con el Ibal sí hemos tenido problemas por la agilidad del servicio, pero igual, cuando ha sido requerido soluciona la situación, un poco demorado pero lo hace. Con Ibagué Limpia trabajamos muy bien, ellos están pendientes de los parques y de la limpieza del barrio con Interaseo. En general hemos recibido mucho apoyo de la Alcaldía”.

 

Actividades con los vecinos

La Urbanización La Castilla en su mayoría está habitada por propietarios y, muchos de estos son fundadores, por tal motivo, ven a sus similares como integrantes de una gran familia. Debido a esto se ha logrado construir un amplio tejido humano que con ayuda de la parroquia Santos Ángeles Custodios, la JAC y la iniciativa propia, se desarrollan actividades y capacitaciones que fortalecen cada vez más a la comunidad.

Sin duda alguna son muchas las actividades que se desarrollan en la urbanización, pero las que más se destacan son los aeróbicos a cargo del Imdri de forma gratuita y que tienen como fin el mejoramiento de los hábitos saludables. El ejercicio se lleva a cabo en el polideportivo del barrio ubicado en la comuna Cuatro de Ibagué.

De igual manera, se desarrollan capacitaciones en la parroquia de Los Santos Ángeles Custodios, donde se dictan cursos de crochet, los miércoles y decoración del hogar, los jueves. En la actividad participan cerca de 20 mujeres que ven en este espacio una oportunidad de aprendizaje, negocio y distracción.

“Durante 17 años hemos desarrollado esta iniciativa con la ayuda del padre Javier López, las personas a un muy bajo costo, pueden aprender técnicas de tejido y decoración. El sacerdote en las misas anuncia los cursos y las personas que deseen participar vienen, se inscriben y pues aprenden”, adujo Luz Angela Otavo, coordinadora de los cursos.

El ejemplo más claro de unión entre vecinos de la Urbanización es el club Manantial de Amor, este lo componen 22 mujeres y dos hombres que durante cuatro años se reúnen los jueves para jugar, distraerse y recoger fondos que se destinan para viajar los fines de año.

“Este grupo lo conformamos personas de la tercera edad que destinamos el jueves para distraernos, salir de la rutina y olvidarnos de los gajes del hogar. Jugamos bingo, tomamos café y un refrigerio y, a la vez reunimos fondos para viajar a final de año. Gracias a las diferentes tareas que hacemos para ahorrar como las rifas, venta de lechona, carne asada, pollo asado y otro tipo de comida, hemos viajado todos al Eje Cafetero, Tolú, Coveñas y Santa Marta”, dijo Amparo Barragán, coordinadora del club.

 

¿Qué solicita el barrio?

El acompañamiento institucional según sus habitantes, es muy bueno. Por ello, solo dicen estar a la expectativa de la instalación de un parque biosaludable, el cual su presidenta manifestó está a punto de ubicarse en el sector.

“Estoy esperando la instalación del parque biosaludable el cual es ya un hecho, en Ibagué Limpia nos dieron vía libre al proyecto. Esto traería bastantes beneficios a nuestra comunidad. También estamos gestionando con la Alcaldía la pavimentación de la única calle que tenemos dañada, esta queda ubicada en la manzana Once, pero siempre hemos tenido buena recepción de la Administración municipal”, concluyó Amezquita.

EL NUEVO DÍA

Comentarios