PUBLICIDAD

Falta de suministro de agua agrava la situación en el Coiba de Picaleña

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Los reclusos y funcionarios del centro penitenciario llevan más de 20 días sin el recurso hídrico, sin que hasta el momento alguien se apropie de la falla en el cuarto de máquinas y las motobombas.

La falta de suministro de agua en el Coiba de Picaleña cada vez es más delicada, luego de que el tanque Uno del centro penitenciario se inundara y las motobombas no funcionaran desde el pasado 16 de junio, generando que se queden sin el servicio los bloques Dos, Tres, Cuatro y Cinco, que afecta a cerca de dos mil internos.

Según Jhon Alejandro Durán, presidente de la Unión de Trabajadores Penitenciarios (UTP), ya se hicieron las respectivas peticiones a la Unidad Especial de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec); sin embargo, los arreglos parciales no logran dar solución a la falta del recurso hídrico que ya completa más de 20 días.

 

Afectaciones

Durán sostuvo que a la falta de agua, se suma el grave problema en el sistema de acueducto y alcantarillado el cual está taponado y desencadena problemas de salubridad, con el rebose de las aguas negras dentro de los bloques.

“Cada vez el rebose de estas aguas negras va haciendo más extenso el recorrido para salir, anteriormente salía en una tapa de alcantarilla y ahora sale más atrás; entre más se demore el arreglo va a salir por todo el complejo”, sostuvo el presidente de la UTP.

Además, ante la falta del recurso vital, los problemas de seguridad serían otro agravante, pues a manera de exigir una mejor calidad de vida dentro del Coiba, se podrían desatar huelgas de hambre y motines por los reclusos.

“Esto nos indica que van a estar con las comodidades mínimas y con esto nos van a estar exigiendo a nosotros por medio de huelgas de hambre, de motines y alterar la disciplina, lo que afecta a todos los funcionarios del establecimiento, nos preocupa bastante, porque aparte de temas de salubridad se puede tener un problema mucho más grande”, aseveró Durán.

 

Medianas soluciones

Con el fin de mitigar la situación un grupo de funcionarios del Inpec, recolecta agua de los lugares donde llega el servicio en el Coiba; no obstante, la situación no daría abasto.

“Un grupo de compañeros recolectan agua de las partes donde sí llega el suministro y lo recogen con un grupo de internos para llevarlo a estos bloques, se está llevando por medio de mangueras de un calibre muy pequeño y con baldes”, aseguró Durán.

Asimismo, un carro de bomberos iría de manera esporádica al lugar, sin que se tenga solución definitiva.

 

Sin colaboración

 Hasta el momento, el presidente de la UTP, sostuvo que no se les brinda colaboración, esto, pese a que la semana anterior la Personería anunciara que mediante una acción de tutela se le ordenó al Municipio e Ibal realizar las obras de mantenimiento y reparación en la red de alcantarillado con el fin de respetar los derechos fundamentales de los internos.

“La Personería nos colaboró con una tutela para que nos presten el servicio, pero el Ibal manifiesta que no pagamos el servicio y que es un daño por alcantarillado interno (...) estamos esperando un pronta respuesta para solucionar este inconveniente que afecta bastante a la parte interna en lo que es seguridad y salud”, puntualizó Durán.

EL NUEVO DÍA

Comentarios