Ibagué es parte del nuevo proyecto de exploración y explotación de hidrocarburos

TOMADA DE LA AGENCIA NACIONAL DE HIDROCARBUROS – EL NUEVO DÍA
Como un impacto ambiental negativo para la ciudad calificaron diferentes líderes estas técnicas de exploración y recordaron la existencia de un acuífero en la capital del Tolima que podría verse perjudicado por contaminación.

Con la instalación del nuevo Proceso Permanente de Asignación de Áreas (Ppaa) de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), para que se haga una reactivación petrolera en el país, se adjudicaron 10 bloques petroleros a nivel nacional, entre estos, tres al área Valle del Magdalena, que compromete al Tolima, en Ibagué, y cuatro municipios más.

Este corresponde al bloque denominado VSM25, a cargo de la multinacional canadiense Parex Colombia, en donde se tiene previsto desde el 2020, después de tramitar los permisos ambientales, empezar a operar en la zona, con exploración y explotación de hidrocarburos, durante un período de 28 años.

Dicho proceso, ya había sido socializado por parte de la ANH, con las autoridades nacionales, departamentales y municipales, donde se mostraron las áreas a ofertar, así como lo requerido en el caso de una posible adjudicación, donde de manera particular Piedras, otro de los municipios involucrados, ratificó la prohibición de actividades mineras y de hidrocarburos en su municipio; sin embargo, este miércoles se subastó el contrato de esta bloque.

 

Reacciones

EL NUEVO DÍA, frente a este nuevo contrato que compromete en mayor porcentaje a la capital del Tolima, consultó a autoridades municipales y ambientales, para que indiquen el impacto de este tipo técnicas en el medio ambiente.

El mandatario local Guillermo Alfonso Jaramillo, aseguró que no es partidario de “una explotación irracional” toda vez que este tipo de actividades podrían contaminar el recurso hídrico.

“Personalmente no miro con simpatía la posibilidad de que se hagan estudios de sísmica y que mañana pueda haber una explotación acá, porque estoy valorando el agua, el acuífero que tenemos, que sí se llega a contaminar sería la más grande pérdida, eso no tiene valor”, manifestó Jaramillo.

El mandatario recordó que el Municipio también puede decidir sobre el uso del subsuelo, por lo que es una ‘pelea’ que espera seguir, como ya se hizo con la consulta popular frente a la megaminería.

Entre tanto, el creador del Comité Ambiental en Defensa de la Vida, Renzo García, calificó la situación como preocupante en materia ambiental.

“Es muy preocupante el asunto dado los impactos negativos que se dan en suelos, agua y aire. No perdamos de vista que sobre una gran parte de Ibagué se encuentra un acuífero que puede verse contaminado por las actividades de exploración y explotación petrolera”, aseveró García.

Además, criticó la postura del presidente Duque, “es inaceptable que mientras el Gobierno se compromete internacionalmente con las políticas de conservación de la biodiversidad y la naturaleza, en Colombia impone una dictadura minera y Petrolera”.

Entre tanto, el director de Cortolima, Jorge Enrique Cardoso, acotó que se tenía conocimiento de la comercialización de cinco bloques que tienen incidencia en el Tolima, sin embargo, hasta ayer en la mañana se desconocía la suscripción de dos contratos de concesión en dichas zonas.

“La Corporación Autónoma en condición de autoridad regional no tiene conocimiento, pero estamos prestos a hacer la intervención ante la ANH para conocer bajo qué condiciones se suscribieron esos contratos de concesión”, afirmó Cardoso.

EL NUEVO DÍA

Comentarios