Opiniones divididas desató la gerencia de Casas en el Ibal

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La gerencia en propiedad de Mario Casas en el Ibal luego del levantamiento de la suspensión a dicho cargo, dejó opiniones divididas frente a la gestión que debe tener la empresa a cuatro meses de culminar esta Administración.

En la tarde del jueves una vez más, en propiedad, y nombrado por el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, el ingeniero Mario Alberto Casas, volvió a asumir el mando de la empresa de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, situación que cayó por sorpresa para el Municipio, teniendo en cuenta que sobre Casas estaba vigente hasta octubre una suspensión a dicho cargo por orden del Ministerio Público.

No obstante, la misma Procuraduría Regional del Tolima, levantó esta medida de suspensión provisional el pasado 2 de septiembre, al considerar “haber desaparecido los motivos que la justificaron”, esto, sin que se omita la investigación disciplinaria que está en curso y que se encuentra en etapa probatoria.

Dicho nombramiento, generó opiniones divididas entre algunos cabildantes de Ibagué, quienes indicaron era un “error” o por su parte un “reto”, el trabajo que debe desempeñar Casas en los cuatro meses que quedan de Gobierno.

El presidente del Concejo, Juan Pablo Salazar, fue una de las personas que expresó su desacuerdo, aseguró que Casas no es la persona idónea para tal cargo, al ser uno de los posibles gestores de la falta de planeación en el municipio.

“Creo que es un error, Mario Casas no tiene una buena imagen en Ibagué, creo que es uno de los posibles gestores de toda esta falta de planeación del Acueducto Fase I y Fase II, de los errores que se han cometido y del conflicto de intereses que se estaría presentando”, acotó Salazar.

Salazar hizo un llamado a la Procuraduría, Contraloría y Personería para que continúen vigilantes a las acciones de Casas como gerente, particularmente en temporada de elecciones.

“Es nefasto para Ibagué, pero esto está en cabeza de los organismos de control, de que tomen todas las medidas preventivas para que no se vaya a presentar un colapso por politiquería en el Ibal”, sostuvo el presidente.

El concejal Pedro Mora, por su parte, fue más neutral en las opiniones sobre el gerente del que aseguró nunca se fue, y ha tenido un buen desempeño pese a las decisiones tomadas por el Ministerio Público.

Mora sostuvo que Ibagué “se está hundiendo”, por el colapso en la red de acueducto y alcantarillado, esto por un contrato de emergencias que para el cabildante “va a pasos muy lentos”.

No obstante, frente a la gerencia del ingeniero, Mora sostuvo que lo único que espera es que le responda a la ciudad.

“Uno siempre aduce el principio de la inocencia (...) en lo público tiene que sentirse porque no le hace bien a la imagen de las entidades; sin embargo, es una decisión directamente del alcalde y esperamos que le responda a la ciudad”, indicó Mora.

 

A debate

En octubre y al igual que a Interaseo e Ibagué Limpia, una vez más la Corporación citará a sesiones ordinarias al Ibal para que rinda un informe sobre las obras del Acueducto Complementario y conocer si se culmina este megaproyecto, como en un principio aseguran los cabildantes se expuso por los gerentes a su paso.

EL NUEVO DÍA

Comentarios