“Están tratando de vender que la protesta hay que condenarla”: Jaramillo

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La semana pasada fuertes disturbios se presentaron en la Universidad del Tolima, después de que lo que inició como una marcha pacífica terminó en enfrentamientos entre el Esmad y un grupo de encapuchados.

Al respecto de las protestas, el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, indicó que estaba de acuerdo con estas y que la prohibición de las mismas sería un error.

“La gran mayoría de los jóvenes marchan pacíficamente, pero sabemos siempre que con unos cuantos que son anárquicos, no son más de 20 o 30, se daña la protesta”, manifestó el burgomaestre.

Cada vez que hay diferentes movilizaciones estudiantiles o sociales muchas personas en sus redes sociales o en medios de comunicación expresan el desacuerdo con estas expresiones, ya sea por los problemas que se generan en movilidad o seguridad.

Sobre el actuar de la fuerza pública en estas situaciones, el alcalde acotó: “Aquí lo que hay que tener es mucha paciencia, siempre le he pedido al cuerpo de policía que no se altere para que se puedan controlar los disturbios sin tanto inconveniente”.

Cabe destacar que en el país se empieza a discutir si es viable o no reglamentar la protesta social.

“Le están tratando de vender a la gente que la protesta hay que condenarla y que nadie puede salir a protestar. Para mí eso es grave, hay que dejar que la gente proteste”, afirmó Jaramillo.

Y le recordó a sus detractores que por ejemplo él no había restringido la protesta de los ciudadanos que le hicieron el ‘cacerolazo’ cuando se pronunciaron en contra de los incrementos en el impuesto predial.

Para el próximo 17 de octubre y 21 de noviembre el movimiento estudiantil y la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, tienen programadas jornadas de protesta en las principales capitales del país, esto con el fin de reclamar el cumplimiento de los acuerdos con el Gobierno Nacional para el financiación de la educación pública.

REDACCIÓN IBAGUÉ

Comentarios