El ‘pulmón verde’ en El Vergel que es cesión pública para disfrute de los ibaguereños

El lugar tiene un sendero natural, puentes pequeños, y la vegetación abunda; allí, las personas a diario acuden buscando respirar aire puro.
Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
En El Vergel los espacios públicos se caracterizan por la unión de diferentes parques, dos de esos, Iraka y Bijao, bosques en donde diferentes especies de árboles y animales crean una atmósfera atípica dentro del casco urbano.
PUBLICIDAD

El desarrollo de Ibagué en materia de construcción deja cada vez menor margen a los espacios naturales que embellecen y oxigenan la ciudad, por lo que la preservación de los que hay es fundamental.

Y uno de esos espacios, ubicado en el corazón del casco urbano, es el Parque Bijao que hace parte del urbanismo del barrio El Vergel, y que junto a otros parques forma una ruta de espacios verdes que se interconectan y le permiten a la ciudad respirar.

Ernesto Vila, miembro de la familia que fundó el sector, comentó: “Este juego de parques engranados, que se van conectando, es el poder de lo público, hay gente que viene de todos lo barrios a hacer sus caminatas aquí, y el usufructo y el cuidado de estos espacios depende de que las personas se apropien de ellos”.

Son varios los parques con los que ahora cuenta o contará El Vergel, dos construidos por la Alcaldía de Ibagué, uno de esos que está en su etapa final y tiene diferentes atracciones para niños, y espacios de esparcimiento como un parque biosaludable.

Tanto el Parque Bijao como Iraka, unidos, abarcan 2.5 hectáreas de bosque natural.

Bijao, un parque ecológico

Las urbanizaciones Bijao e Iraka patrocinan dos parques en trabajo con el Municipio con el fin de conservación y que sean aprovechados por toda la comunidad ibaguereña.

En el caso del Parque Bijao, que comprende 1.6 hectáreas, es descrito como una maravilla por quienes lo visitan a diario, y es que su amplia vegetación, el sonido de riachuelos y pájaros, lo hacen un lugar único entre el ruido de la ciudad.

Daniel Ramírez, antropólogo y habitante del sector que recorre a diario el parque ecológico, destacó las especies nativas que lo habitan, “como los ñeques (género de roedores), también hay pericos y otras aves migratorias, hay una cantidad de especies que merecerían una observación y estudio en el sentido de que estos lugares deberían tener planes de manejo por parte de la Alcaldía de Ibagué”.

Por su parte, Javier Correa, visitante habitual de Bijao, indicó, “recorremos este parque hace cinco años y consideramos que es un pulmón muy valioso para la ciudad, en este momento está en un proceso de conservación por la vegetación única que tiene con árboles muy antiguos. Pero debe servir de ejemplo para mantenerlo libre de basuras y no contaminarlo.

Iraka es un parque de la misma índole que Bijao, el cual se encuentra en proceso de adecuación y que se sumaría al ya existente para conformar un corredor ecológico de 2.5 hectáreas abierto al público.

Según Vila, de lo que se trata es de preservar el lugar en la medida en que sea ocupado por los ibaguereños a quienes invitó a visitarlo y cuidar, “este es un tema de todos, entes gubernamentales incluidos, pero lo más importante es que la gente lo disfrute, porque los espacios son de quienes los usan”.

 

Dato

En el Parque Bijao en cuanto vegetación tiene; bambú, caracolí, nogales cafeteros, ceiba, palma chonta, tulipán africano, entre otras variedades. Así como animales silvestres.

El ‘pulmón verde’ en El Vergel

 

REDACCIÓN LOCAL

Comentarios