Hallazgos administrativos y disciplinarios evidenció Contraloría por robo de gasolina

La situación fue puesta en conocimiento por la actual Dirección de Recursos Físicos de la Alcaldía.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Durante tres meses un vehículo particular se benefició del combustible destinado para los vehículos de la Administración, utilizando un microchip que no se entregó por parte del exdirector de Espacio Público.
PUBLICIDAD

Una denuncia hecha por Óscar Huertas, director de Recursos Físicos de la Alcaldía ante la Contraloría de Ibagué, puso en evidencia el robo de combustible que se presentó con un vehículo de la Administración municipal, por cuenta del uso inadecuado de un microchip.

Según lo expuesto por el funcionario, el chip asignado a la camioneta de placas OET 003 a cargo del entonces director de Espacio Público, Carlos Hoyos, registró consumos de combustible, los mismos días en que el carro estaba en un taller de mecánica producto de un siniestro vial.

Los hechos se presentaron en noviembre de 2019 luego de que el vehículo en el que se movilizaba Hoyos y un profesional de apoyo técnico de la Secretaría, se volcara sobre la vía que comunica a Toche con la capital del Tolima.

Ante los hechos, el vehículo ingresó a reparación, sin embargo, pese a que estaba estacionado, el microchip registró el consumo de combustible en 19 oportunidades entre noviembre de 2019 y enero del 2020, costos equivalentes a más de $3.135.028.

Tras una revisión a los videos donde se expone el tanqueo de combustible, se evidenció que el suministro por medio del microchip, se le hizo a un camión de placa TGL 725, propiedad de Lucia Cárdenas, oriunda de Rioblanco.

Con lo expuesto la Contraloría municipal evidenció hallazgos administrativos y disciplinarios, toda vez que determinó debilidades en la custodia de bienes a cargo de un funcionario público, pues Hoyos, director de Espacio Público de la anterior Administración, tras el siniestro vial “no efectuó entrega del microchip de tanqueo asignado al vehículo”.

Asimismo, no se evidenció un control para el suministro y manejo del combustible por parte de quien fungió como encargado de la Dirección de Recursos Físicos, al no requerir a quien tenía a cargo el vehículo, permitiendo que hiciera uso del combustible un particular.

La Contraloría además indica que en el momento de cancelar los recursos a la empresa encargada de surtir el combustible, se generó un detrimento al erario del Municipio.

“Se determinó que hay cuatro hallazgos administrativos y un hallazgo disciplinario, ninguno de estos procesos fueron controvertidos, por eso se determinan estos hallazgos, no se hace un hallazgo fiscal, porque a la fecha no hay detrimento patrimonial, porque la factura de pago a este combustible no se ha realizado”, indicó Mónica García, contralora encargada.

 

A la Fiscalía

Con los hallazgos evidenciados por la Contraloría, producto de la denuncia del ahora Director de Recursos Físicos, también se hizo el respectivo traslado de la denuncia a la Fiscalía General de la Nación.

“Aquí hay otro tipo de presuntas anomalías que ya se están analizando y son de conocimiento de otros entes de control”, acotó García.

 

Dato

Durante noviembre y enero, un vehículo particular se surtió de combustible con un microchip de la Administración municipal, que representó gastos por más de $3 millones.

EL NUEVO DÍA

Comentarios