Un antes y un después de ser positivo para Covid

Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍALa ocupación de las camas UCI cada día se reduce.
Ciudadanos contaron sus experiencias de portar el nuevo coronavirus que llegó hace más de cuatro meses a la capital del Tolima.
PUBLICIDAD

Mientras las cifras de contagiados diariamente aumentan en Ibagué, considerada una ciudad de Alta Afectación, los números de pacientes recuperados también arrojan un panorama favorable ante el eventual pico de la pandemia.

Pues según los datos obtenidos al cierre de esta edición, de los 2.140 casos confirmados en la capital del Tolima, 573 personas han sido dictaminadas de manera oficial como recuperadas, es decir, el 26,78% de los casos.

Ahora, referirse a la cotidianidad de los pacientes recuperados es una lectura que va más allá de los datos oficiales; lo anterior, dado a las experiencias que tienen en común el miedo y la incertidumbre de pérdida de varios espacios.

Sin embargo, los casos varían y esto correspondiendo a las dos variantes del portador del virus. En primera instancia los asintomáticos, que deben tomar precauciones como el confinamiento en casa y el rastreo de interacción para cerrar el cerco de propagación.

Y, por otro lado, quienes sí viven cada síntoma y con ellos la fragilidad de su salud. No obstante, mientras padecen de esta compleja situación, aspectos como el rechazo de la ciudadanía y hasta la pérdida de sus empleos son consecuencias que marcaron sus vidas.

 

“Era algo que no pensaba que pudiera llegar tan pronto”

Uno de los primeros casos que se registró en Ibagué fue el de Cristian Montealegre, un estudiante universitario que se notificó en marzo como positivo sintomático. “Desarrollé los primeros síntomas por lo que acudí rápidamente a buscar ayuda en las líneas dispuestas por la Secretaría de Salud de Ibagué. A los días siguientes, los síntomas se agudizaron y me sometí a las pruebas necesarias para identificar a tiempo la enfermedad.

Después de una semana, afortunadamente no hubo dificultad para respirar, ni algún dolor en el pecho. La segunda semana ya no tenía sentido del gusto y olfato. Los síntomas gripales estaban casi erradicados, pero empecé a presentar indicios de virosis con dolores estomacales y náuseas”, afirmó.

Además, enfatizó en que no pensaba que fuera a llegar el virus tan rápido al país: “Era algo que no pensaba que pudiera llegar tan pronto. Es un tema muy ajeno porque, uno normalmente dice de aquí a que llegue de China pasará mucho tiempo y resulta que no”.

Por esa razón reforzó su autocuidado sin dejar a un lado sus responsabilidades desde casa y superando luego de varias semanas su condición, “fue un poco difícil porque claramente no rendía al ciento por ciento, pero sí fue un proceso de adaptación en donde aprendí a trabajar en mi cama, desde mi habitación”, agregó.

Finalmente, dijo que aunque no recibió ataques ni discriminaciones, sí es importante tomar conciencia ciudadana y asumir “esta situación como un compromiso colectivo, que parte de un deber individual.

“Si yo como ciudadano comienzo a seguir las medidas de autocuidado, es muy probable que muchas otras personas repliquen las pautas de seguridad y, sobre todo, que cada persona tenga la capacidad de corregir a las personas que no sigan estas reglas.

“Seguir las medidas que todos conocemos y que vemos a diario en redes sociales, establecimientos, etc… nos invita a adaptarnos a una situación que no se va a superar en dos meses. Mi llamado es al autocuidado y a la responsabilidad ciudadana”.

 

“Consideré mi caso como un ‘falso positivo’”

Aunque fue un paciente asintomático, Fabián Alfonso le contó a EL NUEVO DÍA que sí sintió el rechazo de la comunidad, el desconcierto de portar un virus que no logró determinar cómo lo contrajo y la pérdida de algo más que su vida cotidiana.

“Consideré mi caso como un ‘falso positivo’. Me hicieron la primera prueba y dio positiva aunque no tenía ningún síntoma; luego me hicieron una segunda prueba pero no me dieron el resultado, sin embargo, enseguida y no a los ocho o 15 días que es el tiempo mínimo para repetirla, me tomaron una tercera que salió negativa”.

Permaneció durante mes y medio confinado en su casa, en su habitación, y tomando todas las precauciones para que su familia no se viera afectada; sin embargo, el rumor de su caso se expandió por su barrio donde su círculo más cercano sintió el rechazo y la crítica.

“Después de decirme que era negativo no volvieron a decir más desde la Secretaría de Salud; ni un seguimiento. Solo me dijeron que podía volver a trabajar (...) pero me quedé sin trabajo. Yo lo veía venir, me dijeron que supuestamente por vencimiento de contrato pero precisamente me sacaron y yo estaba por firmar un contrato por más tiempo”, confesó.

Finalmente manifestó que es necesario que la gente se cuide, tome todas las precauciones. “Ahora permanecemos en la casa, siendo muy cuidadosos con cosas como el alcohol, el decol para los zapatos, un permanente aseo, entre otras cosas (...) esto debe tomarse muy en serio. Me pasó a mí y puede pasarle a cualquiera”.

 

DATO

Actualmente se mantiene la medida del 5X2 en Ibagué, además del toque de queda permanente que pretende salvaguardar a los ciudadanos de un contagio masivo.

 

DATO

En los últimos fines de semana la Administración municipal junto a las autoridades han realizado ‘Operativos por la Vida’ que han dado como resultado cientas de sanciones a los desobedientes.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios