La salud mental: otra preocupación durante la pandemia

Crédito: Tomada de Vanguardia / EL NUEVO DÍAEl Gobierno nacional tiene habilitada la línea 192 opción 4 para la atención y orientación en salud mental, además en la página www.coronaviruscolombia.gov.co hay una aplicación que brinda atención virtual.
El estado psicológico es otro factor que también preocupa a los profesionales médicos, y del que piden un mayor acompañamiento por parte de los entes gubernamentales y las EPS.
PUBLICIDAD

El aumento de casos positivos de Covid-19 que en el Tolima ya supera los 4 mil contagios, las restricciones de confinamiento para contrarrestar el virus, los informes diarios que reflejan un exponencial número de decesos y la afectación en la economía, ha traído consigo un gran impacto en la salud mental de la población, situación a la que los profesionales de la salud le hacen seguimiento y piden mayor atención de las autoridades gubernamentales y EPS.

En Ibagué, el colectivo de Psicólogos del Tolima, Copsitol, conformado por cerca de 50 profesionales emprendió un proceso de investigación en busca de medir el riesgo emocional generado por la pandemia y la cuarentena en 457 personas mayores de edad, las cuales fueron distribuidas por grupos etarios.

Mediante un tamizaje psicológico, los profesionales midieron niveles de estrés, ansiedad, angustia y pánico, clasificadas en tres fases de riesgo.

“Clasificamos tres niveles de riesgo; nivel uno, una sintomatología baja, donde hay la preexistencia de ciertos síntomas y una presencia leve de afectación emocional; en el nivel dos, ya tenemos síntomas de afectación emocional, siendo manifestados física o mentalmente y el nivel 3, que son síntomas de alarma que puedan generar algún tipo de trastorno o alguna afectación más alta, este es el impacto más fuerte”, señaló Paola Molano, cofundadora de Copsitol.

Los primeros resultados de este estudio revelaron que el 73,09% de personas encuestadas se ubicó en la primera etapa, es decir, empiezan a manifestar síntomas leves producto de la pandemia, un 25,16% tiene síntomas de afectación emocional moderados y un 1,31% ya tiene una afectación severa respecto a la pandemia.

Molano advirtió que las cifras son preocupantes, pues si bien el mayor porcentaje representa una afectación baja, “si esto no es tratado, no se le da el adecuado manejo, puede empezar a representar problemáticas de orden mental y estos pueden desencadenar en un trastorno mental”, aseveró.

Además, indicó que quienes se ven más impactados son los jóvenes en edades entre los 18 y 29 años, siendo la ansiedad uno de los síntomas más recurrentes.

“La población joven está muy afectada en cuanto a la ansiedad, el no poder cumplir sus expectativas, eso genera preocupación”, acotó la profesional, quien resaltó la importancia de que se le preste mayor atención a la salud mental sobre todo ante la emergencia sanitaria actual.

Es que en cifras entregadas por la Secretaría de Salud de Ibagué, entre el 14 de abril y a corte del 6 de agosto, se han registrado 604 casos de primeros auxilios psicológicos a pacientes positivos para Covid-19.

También se han registrado 242 pacientes con intentos de suicidio, 58 de ellos con un segundo seguimiento y se han efectuado 34 visitas domiciliarias de personas con crisis reportadas a la cartera de salud municipal.

 

“Es muy importante la preservación y el cuidado de la salud mental”

Jairo Novoa Castro, médico psiquiatra, coordinador de la Unidad de Salud Mental del hospital Federico Lleras Acosta, psiquiatra de la clínica Los Remansos y profesor de la Universidad del Tolima, indicó que uno de los puntos fundamentales para la salud mental durante la emergencia sanitaria, es comprender que todas las personas son vulnerables al virus, además de entender que las medidas adoptadas son en pro de salvaguardar la salud y no reprimir a la comunidad.

“El primer punto es entender que no va en contra de nuestra libertad, ideales, ni de nada, lo único que pretende es protegernos  y eso permite tener una mejor aceptación de todas las medidas que se han tomado. Hay que entender que el virus sí nos infecta y puede matar, debo enfrentar la pelea con un optimismo que sea realista y se debe tener una actitud responsable frente a uno mismo y los demás”, aseguró Novoa.

Sin embargo, resaltó que durante los meses de confinamiento ha visto cómo la situación de la pandemia ha ‘tocado’ con mayor fuerza a personas que nunca habían tenido ningún tipo de trastorno mental.

“He visto que a mis pacientes de muchos años que toman medicamentos, esto les ha afectado menos, probablemente porque han tenido que vivir lo que es padecer una enfermedad y toman sus medicamentos con relativo juicio, a estos pacientes en la mayoría de casos les ha ido mejor que personas que jamás en la vida habían tenido ningún tipo de trastorno mental, a estas personas les ha afectado muchísimo”, señaló el profesional.

El psiquiatra, dio algunas pautas para prevenir y disminuir alteraciones en la salud mental.

Novoa aseguró que es indispensable entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, tomar al menos 10 minutos de sol, “puede ser en el parque si hay poquita gente, darle una vuelta a la manzana si está despejado, si no se puede en el balcón y la ventana con el vidrio corrido, porque el vidrio frena los rayos ultravioleta, betas que se necesitan para la síntesis de la vitamina D3 que es muy importante en todo el funcionamiento del organismo, especialmente del sistema inmunológico”.

Asimismo, recomendó una alimentación saludable con el consumo de vegetales, realizar actividad física y hablar, el médico indicó que es importante tener conversaciones que liberen la tensión que se pueda llegar a presentar en esta situación.

“Quedarse callado para el ser humano es como tapar la válvula de una olla presión y tarde o temprano va a explotar, cuando no se puede hablar en familia y no se puede compartir, pues ahora con las redes sociales, el chat, grupos de amigos se pueden hacer conversaciones que permitan liberar la tensión que se tiene”, acotó el profesional.

Novoa indicó que cuando ocurren tragedias de tal magnitud es común que la salud mental se afecte.

“Nosotros siempre tenemos primero la pandemia del virus y las enfermedades orgánicas desarrolladas por él, pero también la pandemia de la enfermedad mental, por eso es tan importante proteger los servicios de salud de psiquiatría y psicología”, advirtió.

Desde el hospital Federico Lleras Acosta, la atención no ha disminuido e incluso, según acota Novoa, coordinador de la Unidad Mental, ha aumentado su atención, particularmente al personal médico de la misma entidad.

“Uno de los grupos importantes de tratar es el de los trabajadores de la salud, desde el primer día, cuando se tomaron las primeras decisiones a nivel institucional se confirmó un grupo de psiquiatría y tres psicólogas que están todos los días atendiendo al personal de salud, ahora se empieza a ver que se están afectando, uno ve los médicos, los enfermeros angustiados, y entonces tenemos un grupo de profesionales dedicado a la atención del personal de salud que lo requiere en ese sentido”, puntualizó.

 

Atención para los 47 municipios

A nivel regional, el hospital especializado Granja Integral, ubicado en Lérida, el cual presta su atención en problemas de salud mental a los 47 municipios del departamento, también ha reportado un aumento en las consultas en donde la mayoría de sus casos tiene que ver con trastornos de estrés, ansiedad y depresión.

El hospital que en su mayoría cobija a la comunidad del régimen subsidiado, ha tenido en sus instalaciones personas afectadas por el Covid-19 y por lo que implica el confinamiento, el desempleo y la economía durante estos meses, pacientes que han aumentado en un 50%, según la entidad.

“Hemos tenido una paciente con estrés postraumático secundario por el señalamiento social que se le hizo al ser el primer caso en uno de los municipios, ella tuvo agresión de la comunidad y su hogar fue agredido con piedras y señalado, eso la llevó a un pensamiento suicida que requirió un manejo intramural”, indicó Ernesto Castillo, psiquiatra y coordinador médico.

Asimismo, la gerente, Sandra Rojas, indicó que la consulta externa con temas relacionados con la pandemia ha aumentado en cerca de un 50%, situación que ahora atienden con un un equipo interdisciplinario de más de 8 profesionales en psiquiatría y psicología dispuestos en diferentes áreas.

Actualmente, el hospital tiene habilitada la línea Covid 322 768 3767 para atender en temas de salud mental a quien lo requiera y una línea para quien requiera más información, 322 768 6636.

 

 

La atención adecuada

 

Algo en lo que coincidieron el colectivo de psicólogos y el psiquiatra del ‘Fedelleras’, es la importancia del cuidado de la salud mental, situación que también tiene que ver con las decisiones adoptadas por los entes territoriales y las Entidades Prestadoras de Salud (EPS).

“se hacen necesario procesos duraderos y continuos desde la promoción a la salud mental y la prevención de afectaciones mentales en los distintos

contextos donde se desarrolla el individuo, que abarque las dimensiones de su ser”, indica Copsitol.

El doctor Novoa, además hizo un llamado a las EPS por su responsabilidad en la salud mental, para evitar poner trabas en la entrega de medicamentos y el acceso a los profesionales a través de estas entidades.

“Hay que hacer un llamado, y lo colocaría con mayúsculas y negrilla, a la responsabilidad que tienen las EPS  con salud mental de sus afiliados, lo vemos todos los días, no les entregan su medicamento como debe ser, les ponen problemas por un lado y otro, se hace la fórmula tal cual como dice la ley y alguna coma mal puesta utilizan de pretexto para no entregar los medicamentos.

Es importante que las EPS entiendan que no todo es Covid, le tenemos que gastar mucha energía, dinero, etcétera al virus, pero si todo le dejamos al virus mucha gente se va a morir de las otras patologías”, señaló el profesional.

 

Crisis producto de la pandemia

“Me sentía aburrida y angustiada”

La sugestión, el temor a adquirir el virus y la gran carga emocional que esto conlleva impactó fuertemente a una docente en Ibagué, las decisiones adoptadas por la pandemia le generaron sentimientos de angustia y desespero, primero tener que adaptarse a una nueva normalidad y segundo reducir su interacción social solo a su grupo familiar.

La situación fue tan fuerte que en más de una ocasión acudió a las urgencias médicas creyendo que un fuerte dolor en el pecho era producto de un infarto; sin embargo, en el lugar los exámenes daban cuenta de su buen estado de salud físico. Su salud mental nunca fue consultada.

“Los primeros tres meses me sentí muy mal, tuve mucha angustia, desesperación no hallaba qué hacer y empecé a sentir muchos dolores en el pecho, pienso que fue efecto de la depresión que estaba pasando, la incertidumbre. Yo creo que necesitaba atención en salud mental, entré en un estado de ansiedad muy grande y empecé a necesitar calmarla y recurrí a productos caseros”, aseguró la docente.

 

“Me dio un bajón emocional”

Para Jorge Sierra, la situación fue un poco más compleja, el cierre de fronteras en el país, lo dejó varado en República Dominicana donde pasaba unas cortas vacaciones.

Pese a que evitaron no alterarse, sus vuelos fueron cancelados y sólo después de 32 días pudieron a través de la Embajada volver al país en un vuelo humanitario; una vez en suelo colombiano hicieron su respectiva cuarentena en Bogotá, el paso siguiente fue a Ibagué, el permiso del Ministerio de Transporte nunca llegó, pero igual viajaron ante la necesidad de volver a su hogar.

La situación que parecía normal, generó mucho estrés y pese a que estaban felices por su retorno, Sierra sintió un “bajón emocional” que lo llevó a buscar atención médica.

“Me dio un bajón emocional, sentí que me iba a morir, se me fue el aire y me dio ansiedad y como ya había tenido un episodio de esos, pedí ir a la clínica, pero no daban citas, finalmente hablé con un amigo que me ayudó y después logré que me atendiera la psiquiatra, una vez le conté mi situación me dijo que mi cuerpo no aguantó más y “reventó” con estas emociones”, indicó Sierra.

Después de la crisis, este hombre se radicó en una casa que tiene en zona rural de Ibagué, desde allí adelanta sus labores y aprovecha para practicar deporte que ha contribuido a que su estado de salud mejore.

 

DATO

Los profesionales de la salud no descartan que ante el incremento de afectaciones en la salud mental también aumente el número de ideaciones de suicidio o suicidios consumados.

 

FRASE:

“Nosotros siempre tenemos primero la pandemia del virus y las enfermedades orgánicas desarrolladas por él, pero también la pandemia de la enfermedad mental, por eso es tan importante proteger los servicios de salud de psiquiatría y psicología”, Jairo Novoa. psiquiatra.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios