De Ibagué para el mundo, la vocación exportadora

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALas frutas son exportadas en diferentes estados, en fresco, deshidratadas, cortadas y en estado de congelamiento es otra de las opciones que se busca aprovechar.
La oferta exportadora de la ciudad cada vez es más diversa, en la medida que las empresas comienzan a entender cómo funciona el comercio exterior y la rentabilidad que les puede dejar. La calidad de los productos desarrollados por mano de obra local, destacan en sectores como el agroindustrial, textil, industria del calzado y de tecnologías e información.
PUBLICIDAD

Ibagué históricamente no se ha destacado por ser una capital exportadora; sin embargo, en los últimos años empresas de diferente escala empezaron a incursionar en el mercado internacional con productos innovadores y de calidad, que se abren en un campo muy competitivo.

Respecto al sector agroindustrial, el café de alta calidad que se produce en la vereda China Alta ya se ha consumido en países europeos, asiáticos y en Estados Unidos. Por otro lado, las frutas orgánicas que se producen en Tolima y que se procesan en la ciudad, son cada vez  más apetecidas.

Ahora bien, hay empresas ibaguereñas que realizan productos como botas industriales y fajas postoperatorias de marca propia, que son hechos por mano de obra local y que compiten, por ejemplo, con productos provenientes de China. También hay empresas que desarrollan software y dispositivos de seguridad industrial.

Para estas empresas no fue nada fácil certificar predios, diseñar un prototipo, establecer relaciones comerciales, pero empiezan a incursionar en un comercio exterior que brinda posibilidades.

 

Botas industriales a la vanguardia

Botas Agroindustrial es la empresa matriz del grupo empresarial de la familia Pérez Serrano. Esta compañía ibaguereña con 40 años de operación, fabrica calzado industrial, terreno en el cual es reconocida en Colombia por la calidad de sus productos, sin embargo, hace tres años incursionó de manera decidida en el mercado internacional compitiendo contra potencias como China.

La empresa elabora calzado de trabajo y su fuerte son las botas que son 100% hechas en cuero vacuno, tienen una suela transformada de poliuretano (PU), y cuentan con certificado de origen de Colombia, por lo que gana un valor agregado.

El calzado es liviano, antideslizante y dieléctrico, por lo que se diferencia de los productos hechos por empresas multinacionales.

“La decisión de salir a un mercado externo es porque nos dimos cuenta que contábamos con un producto diferenciado y competitivo. En este trabajo nos ayudó la Cámara de Comercio de Ibagué, ProColombia y también el Sena”, comentó Juan Manuel Sierra, del área de internacionalización de Botas Agroindustrial.

Por otro lado, indicó Sierra que las empresas que saben exportar tienen el doble de posibilidades de éxito.

Botas Agroindustrial empezó el proceso de internacionalización a finales de 2018, actualmente exportan a Estados Unidos y Ecuador, pero también envían productos por medio de mensajería a Perú, Panamá, Costa Rica y República Dominicana, siendo Centroamérica una región a conquistar por la empresa ibaguereña.

“Estamos rompiendo ese estigma de que si no es calzado chino no podemos competir, ellos manejan volúmenes altos, y el costo es bastante bajo, pero por calidad nosotros somos más competitivos, lo que al final es más rentable para el cliente”, explicó Sierra.

Por esta razón el objetivo del grupo familiar es claro, seguir innovando para llegar a otros países, puesto que las botas industriales son utilizadas en muchos sectores económicos. Al mes fabrican 68.000 pares de botas en un solo turno de ocho horas, de manera que están buscando expandir su operación a tres turnos para cubrir la demanda y generar más empleos.

 

,

Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA. Botas Agroindustrial genera 380 empleos directos. Todas las partes de las botas industriales son elaboradas por la empresa.

 

El sector frutícola gana terreno

Al ver la variedad de frutas que se producen en el departamento, varias empresas del sector frutícola instalaron su operación en Ibagué. Desde la ciudad dichas compañías procesan las frutas que después son enviadas a diversos países.

Los diferentes pisos térmicos con los que cuenta el Tolima, permiten que se cultiven frutas de diferentes características, trabajo que realizan asociaciones, productores independientes y familias campesinas.

Pero para nadie es un secreto que la intermediación genera que el campo no sea rentable, y en el caso de las frutas el precio es muy variable. Por esta razón, la exportación de los comestibles naturales se presenta como una oportunidad tanto para agricultores como empresarios, puesto que en el mercado internacional se paga mejor.

Uno de los ejemplos es el de la compañía Fruandes, que hace tres años trasladó su operación a Ibagué desde Bogotá. En su planta de procesamiento, producen fruta deshidratada y también procesan otros productos agrícolas como el cacao y la caña de azúcar.

Desde la ciudad exportan frutas como uchuva, pitahaya, banano, mango y piña, que llegan a nueve países europeos, además de Canadá, Estados Unidos y Japón.

Cabe recordar que Fruandes genera 80 empleos directos y trabaja con 663 familias productoras de fruta ubicadas en Tolima, Huila, Nariño, Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca.

A la par, Lemon Fresh Exportadora, es otra empresa ibaguereña, la cual empezó a exportar guanábana a España hace un tiempo, ya cuenta con una planta empacadora en donde realiza todo el proceso de clasificación.

Esta empresa tiene permiso para exportar cualquier fruta exótica de Colombia. Actualmente, exporta a Estados Unidos frutas como limón, piña, papaya, maracuyá, gulupa, tomate de árbol y mango.

No obstante, quiere abrir mercado en países asiáticos con aguacate y gulupa, y sus alianzas son con agricultores de Tolima y Cauca.

Por otro lado, Interall, empresa fundada por María Fernanda Payán, abogada de la Universidad de Ibagué, ayuda a los agricultores colombianos a certificar sus predios como exportador, procesar la fruta y exportarla.

“La forma de cultivar en Colombia es con métodos ecológicos, por lo que la fruta es totalmente limpia, y al certificar esos cultivos como orgánicos los productores obtienen muchos más beneficios económicos.

“En ese orden de ideas, Interall se ha destacado por apoyar al agricultor en todo el tema de certificación y hacerle el acompañamiento completo hasta la comercialización”, comentó Payán.

Interall logró la primera certificación de mangostino para que fuera exportado desde Colombia.

Esta empresa también quiere incursionar en la comercialización de pulpas de fruta congelada con el método IQF, además de deshidratarla o enviarla en fresco.

Para este objetivo, la compañía tiene pensado establecer su planta para clasificar y deshidratar la fruta en la capital del Tolima. No obstante, está en conversaciones para lograr exportar a Europa y Estados Unidos.

 

,

Suministrada / EL NUEVO DÍA. Las frutas son exportadas en diferentes estados, en fresco, deshidratadas, cortadas y en estado de congelamiento es otra de las opciones que se busca aprovechar.

 

China Alta, un potencial exportador de café

José Anargel Rodríguez es uno de los caficultores que ha impulsado el cultivo del café en la vereda China Alta, ubicada a unas dos horas de Ibagué. Allí, desde 2002 en su finca ‘Morro Azul’ empezó a cultivar el grano, y seis años después empezó a adentrarse en el mundo de los cafés diferenciados, o mejor conocidos, como de alta calidad. 

El caficultor tolimense, producto de su arduo trabajo de buscar la mejor calidad de café, fue ganador del primer concurso nacional “Colombia Tierra de Diversidad”, que reconoce la excelencia, calidad y diversidad de los mejores cafés del país.

“En 2016 cuando logro ganar el concurso, además, me pagaron la libra de café en 50 dólares con 50 centavos, fue un récord a nivel nacional”, contó el caficultor.  Con su corta trayectoria, Rodríguez venció a 1.361 productores de 12 departamentos.

Después de participar del concurso organizado por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), el café de Rodríguez llamó la atención de los comercializadores, y es así como empezó a producir para exportar.

“Al ser productores pequeños tenemos que apoyarnos en un exportador que es el que acopia el café, arma el container y lo envía a un cliente al otro lado del mundo. De esta manera, el negocio tiene menos intermediarios; hasta el momento ya hemos enviado café a China, Emiratos Árabes, Islandia, Estados Unidos y Noruega”, comentó el productor ibaguereño.

El café de la finca Morro Azul se destaca por tener notas florales, achocolatadas, mora silvestre y de acidez cítrica, lo que lo hace exótico y a la vez apetecido por los compradores internacionales.

Rodríguez también ganó en 2019 el concurso ‘Origen de Cafés Especiales’ en el marco del Ibagué Café Festival.

“La gente de alrededor se está animando a cultivar y esta zona que antes se conocía por temas de violencia ahora es referente del café a nivel municipal”, finalizó el caficultor.

De la finca Morro Azul, actualmente va en camino una producción de café hacia Noruega.

 

,

Suministrada / EL NUEVO DÍA. Para el caficultor José Anargel Rodríguez, las buenas prácticas a la hora de cultivar hacen que su café sea de tipo exportación.

 

Innovadoras fajas que llegan a los EE.UU

Juan Carlos Madrigal trasladó hace tres años toda la operación de su fábrica textil de Bogotá a Ibagué, atraído por la calidad de vida de la ciudad y la posibilidad de generar empleo. El empresario con un amplio recorrido en el mundo textil, se dedica a la producción de fajas post quirúrgicas.

Aunque reconoce que es difícil conseguir personal, está decidido a seguir exportando su producto desde la ciudad.

“Somos fabricantes de fajas y ropa deportiva. Hace seis años constituí Textiles Hanna Slim, y desde ese tiempo distribuimos nuestro producto a Miami, porque contamos con todos los estándares de calidad, y obviamente hacemos marca propia, por lo que la exigencia es más alta”, comentó Madrigal.

Como muchos emprendedores, Madrigal empezó a participar en ferias, a buscar por su cuenta los mejores insumos, y él mismo negociar con los compradores, por lo que dice que siempre intenta retribuir de la mejor manera a sus colaboradores ahorrando en gastos administrativos.

Por tener marca propia, la mayor parte de las materias primas que utiliza Textiles Hanna provienen de la industria colombiana.

“Yo soy el diseñador de las fajas post operatorias; por mi experiencia y conocimiento sé cómo moldear, innovar y reducir costos de producción, es lo que me gusta hacer, estar en mi mesa de diseño”, acotó Madrigal.

El objetivo de la empresa ibaguereña es seguir creciendo desde la ciudad, exportar ahora a Centroamérica y seguir ampliando su mercado.

 

.

Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA. En Textiles Hanna confeccionan fajas post quirúrgicas y estéticas.

 

Los servicios en software también se exportan

Inventiba es una empresa ibaguereña especializada en desarrollo de software, creada hace 10 años por Karla Heredia y Andrés Peña, egresados de ingeniería de sistemas de la Universidad de Ibagué.

Antes de asentarse en Colombia, esta empresa empezó a trabajar para clientes internacionales que vieron en sus servicios un trabajo diferenciado.

“Siempre hemos trabajado con equipos donde se destaca el interés por aprender nuevas tecnologías, porque los desarrollos que hacemos es lo último en este campo”, indicó Karla Heredia.

Actualmente tiene clientes en Estados Unidos, Canadá y Argentina, pero han trabajado para empresas en Francia, España, Inglaterra, Curazao y Finlandia.

“Nosotros desarrollamos software a la medida, esto significa, hacemos aplicaciones web y móviles, utilizando diferentes tecnologías y herramientas. A través del tiempo hemos logrado reunir un equipo de trabajo experto en diferentes tecnologías y eso nos da la facilidad de ofrecer una gama amplia de servicios”, destacó la empresaria.

Inventiba trabajó por varios años para Evaneos, una compañía de turismo francesa que actualmente cuenta con un portal web disponible en seis idiomas. Otro de los proyectos desarrollados por la empresa es Appshots, y actualmente trabajan en Goldstock.

Para Karla Heredia, Ibagué ha sido una ciudad desde donde se puede crecer como empresa si se trabaja en el sector de las TIC, por la calidad de vida y los bajos costos.

Andrés Peña, el socio de Karla, está radicado en Canadá, desde donde fortalece los negocios internacionales de Inventiba.

 

,

Suministrada / EL NUEVO DÍA. Karla Heredia en la foto. Inventiba cuenta con oficina en Ibagué y Canadá.

 

Diversificación de la oferta

En el plano industrial, una empresa ciento por ciento ibaguereña, Amp Soluciones, que brinda soluciones en las áreas de automatización, electricidad, seguridad y señalización para la industria de manera innovadora, también le apostó a exportar.

Daniel Varón, gerente de la compañía, comentó que el proceso para lograr exportar no fue fácil, puesto que hasta ahora han logrado enviar un pedido y fue en medio de la pandemia. La empresa fue asesorada por la Cámara de Comercio de Ibagué, y tras las negociaciones con el comprador lograron enviar su producto a Chile.

No obstante, el producto que exportó es un sistema de bloqueo para escaleras verticales o tipo gato de tamaño variable, un prototipo que ellos mismos diseñaron y construyeron.

“En algunas empresas cuando se tiene un control estricto de seguridad se necesitan estos dispositivos para bloquear esas escaleras industriales. Nosotros diseñamos un bloqueo con una gestión visual y con un candado de manera que la persona que vaya acceder tenga autorización”, explicó Varón.

El empresario dijo que debido a que su producto gustó al comprador internacional, de ahora en adelante su objetivo es seguir exportando cualquier tipo de prototipo y dispositivo que el mercado requiera.

 

,

 

Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍA. Daniel Varón, gerente de Amp Soluciones, logró exportar 57 bloqueos para escaleras verticales o tipo gato.

 

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios