Halloween afectado por el ‘monstruo’ de la pandemia

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
Luego de conocerse las restricciones por parte de la Administración municipal para el 31 de octubre, varios vendedores de disfraces en la ciudad han evidenciado su preocupación por la falta de ventas en esta fecha tan importante.
PUBLICIDAD

Ante la emergencia de salud pública generada por el Covid-19, la Administración municipal, en compañía del gobernador Ricardo Orozco y la Policía Metropolitana, a través de una mesa de trabajo, dieron a conocer que estará prohibido el tradicional recorrido para pedir dulces por las calles, ya que de esta manera puede propagarse los contagios.

Por lo anterior, la habitual fiesta de brujas tendrá que celebrarse en el interior de cada hogar, situación que provoca malestar e inconformismo en los comerciantes de la ciudad, pues afirman que la gente evita gastar su dinero en disfraces ya que no van a salir de sus casas. “Con eso del toque de queda mucha gente está diciendo que no quiere sacar los niños y por lo mismo, casi no hay a quién venderle”, señaló Natalia Pérez, vendedora informal.

Por su parte, el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, afirmó: “Lo importante para nosotros es preservar la vida y la salud de los ibaguereños, pero también el empleo y la economía de nuestros empresarios”.

Pese a las afirmaciones del mandatario local, María Eugenia Ramírez, vendedora de un establecimiento ubicado en el centro de la ciudad, asegura que con la implementación de toques de queda en fechas importantes, en lugar de ayudar a los vendedores los están afectando.

“La mercancía que tengo es lo que me sobró del año pasado, porque como está la economía no tuve con qué surtir, y si siguen haciendo reglas de no salir a la calle, pues menos voy a vender, con decirle que hoy baje bandera después de mediodía y con una pintucarita que vale dos mil”, puntualizó María Eugenia.

A pesar de que existen comentarios negativos frente a las restricciones obligatorias para el 31 de octubre, hay otros vendedores que están de acuerdo con que se implementen los cuidados necesarios para lidiar con el coronavirus y aseguran que, aunque las ventas  se redujeron, aún se puede trabajar.

“Yo aquí vendo todavía, por ejemplo, uno para estos días ya se vendía de 800 mil pesos a un millón, más o menos, por obvias razones no estamos contando la misma plata, pero sí puedo decir que me va bien” señaló Laura Castro, vendedora de disfraces.

Cabe resaltar que en el Tolima siguen en aumento las cifras de personas contagiadas por Covid-19, ya son 17.524 los pacientes que han resultado positivos, por lo que las autoridades competentes han optado por endurecer las medidas de restricción y circulación de personas durante esta fecha, para evitar que las cifras suban considerablemente.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios