Incertidumbre de padres de familia por año escolar del 2021 tras pleito en convenio educativo

Crédito: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍAAyer en la mañana los padres de familia bloquearon la vía que conduce a El Salado en busca de respuestas.
Desacuerdos entre las cajas de compensación del Tolima sobre el manejo que se le está dando a un convenio educativo suscrito por las partes, tiene preocupados a los padres de familia de más de 400 alumnos.
PUBLICIDAD

En completa incertidumbre sobre el futuro académico de 493 estudiantes del colegio Ana Julia Suárez de Zorroza, permanecen cientos de padres de familia, luego de un conflicto que existe entre Comfatolima y Comfenalco por el convenio escolar realizado entre las dos cajas de compensación del Tolima.

El convenio suscrito entre las partes desde 2011, ha permitido que los afiliados de ambas cajas puedan matricular a sus hijos en los colegios Comfenalco o Comfatolima, según sus preferencias, accediendo a subsidios según su categoría; sin embargo, el anuncio de la disolución de tal convenio, obligaría a que el beneficio se acabe y se termine pagando la pensión con tarifa plena. En algunos casos el incremento va de $80 mil a $400 mil pesos.

El problema, que los padres de familia solo conocieron hasta la semana anterior, los obligó a tomar vías de hecho para llamar la atención de las entidades y exigir una solución que les dé garantías para permitir la permanencia de los estudiantes.

Ayer en horas de la mañana se cerró la vía que conduce al barrio Santa Ana, frente a la entrada del colegio y después por varias horas se bloqueó la calle 123 en la vía que conduce a El Salado.

“De un momento a otro nos citaron a una reunión del colegio Comfatolima a informarnos que el convenio se había acabado, que iban a respetar los cupos de los alumnos, pero si seguimos cancelando el pago de la pensión a precio full, en estos momentos eso es casi $400.000, nos parece injusto, muchos no tenemos la posibilidad de cancelar una pensión más alta”, acotó Carolina Ramírez, madre de familia, quien además lamentó que el anuncio se hiciera a un mes de terminar el año.

Nidia Lagos, madre de otro estudiante, indicó que la prioridad es que no se suspenda el convenio, pero no habría claridad sobre la responsabilidad por parte de las entidades, “ninguna de las dos cajas de compensación nos ha dado solución, nos cogen de sorpresa”, puntualizó.

1

 

El conflicto

La disputa entre las dos cajas de compensación tiene lugar por el cobro de $1.519 millones que está haciendo Comfatolima a Comfenalco desde agosto, cifra que asegura la entidad tiene razón en la diferencia tarifaria de los estudiantes matriculados en el colegio Ana Julia Suárez de Zorroza, y que Comfenalco se niega a cancelar, pues argumenta que en el convenio no se contemplan pagos o diferencias tarifarias de ninguna de las partes.

“Firmado nuevamente el convenio entre los directores de Comfenalco Tolima y Comfatolima el 18 de septiembre de 2015, que además fue avalado por la Superintendencia del Subsidio Familiar, se resalta que dentro de lo pactado no se encuentran descritos cobros adicionales más allá de la tarifa subsidiada contemplada para cada categoría.

De acuerdo con la situación evidenciada, Comfenalco Tolima recibe con extrañeza un cobro por parte de Comfatolima por más de $1.500 millones por concepto de pago retroactivo correspondiente a la diferencia entre la subsidiada y el valor ordinario de matrícula y pensión, con lo que esta expresa el incumplimiento del convenio”, reseña Comfenalco en un documento.

Entretanto para Comfatolima, la solicitud hace parte de un plan de mejoramiento con la Superintendencia de Subsidio Familiar, para darle cumplimiento al artículo 44 de la ley 21 de 1982.

“Las cajas de compensación “no podrán dar en préstamo o entregar a título gratuito o a precios subsidiados, bienes o servicios a cualquier persona jurídica o natural”. Por tal motivo, Comfatolima solicitó a Comfenalco mediante oficio el pasado 4 de agosto, el pago de la diferencia tarifaria de los alumnos pertenecientes a Comfenalco que estudian en el colegio Comfatolima; toda vez que los estudiantes están disfrutando de la tarifa subsidiada de Comfatolima sin pertenecer a la caja”, argumentó Comfatolima.

Tras lo expuesto y al considerar que no existe igualdad de condiciones, Comfenalco en una misiva radicada el 21 de octubre oficializó la no continuidad del convenio desde el 1 de enero 2021, no sin antes advertir que quienes ya se encuentran en el convenio deben estar beneficiados hasta que culminen su ciclo académico.

Comfatolima señaló que su intención no es cancelar el convenio; no obstante, aclara que deben ser respetuosos de las autoridades que los vigilan.

Ambas entidades han expresado su deseo de garantizar el derecho a la educación de los hijos de sus afiliados, por lo mismo han pedido la intervención de la Superintendencia de Subsidio Familiar a través de diferentes oficios, en donde cada uno ha expresado su postura frente a lo actuado.

Pese a los anuncios de las cajas de compensación que esperan buscar alternativas, el panorama para los padres de familia aún es incierto.

 

Dato

El convenio entre las cajas de compensación está vigente desde el 2011 en busca de solventar la capacidad de atención a los estudiantes.

 

Cifra

$1.519 Millones le solicita Comfatolima a Comfenalco como pago por la diferencia tarifaria de los estudiantes matriculados.

 

Destacado

El colegio Ana Julia Suárez de Zorroza hace parte de la Caja de Compensación Comfatolima.

EL NUEVO DÍA

Comentarios