Tala de árboles sigue poniendo en riesgo los cerros noroccidentales

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Tras las denuncias de tala de árboles en menos de una semana en diferentes puntos de los cerros noroccidentales, la comunidad pide mayor compromiso del Municipio y las autoridades ambientales.
PUBLICIDAD

La denuncia de tala de árboles en menos de una semana en dos zonas de los cerros noroccidentales de Ibagué, ha generado preocupación entre la comunidad, ante el temor de que este tipo de prácticas dejen sin hábitat a un buen número de especies, varias de ellas endémicas, que encuentran un lugar en los bosques húmedos que aún conserva Ibagué.

La primera denuncia fue hecha por Hernán Arias, biólogo y miembro de la Asociación Tolimense de Ornitología (Anthocephala), quien denunció cómo "manos criminales" en el sector de Chembe estaban poniendo en riesgo la flora y fauna.

Este llamado fue atendido por Cortolima que, en efecto, logró determinar que en el sector de forma ilegal se talaron especies arbóreas como Aliso, Balso, Yarumo, Chachafruto, Nacedero y Carbonero. Por estos hechos se individualizó una persona y la Corporación anunció sanciones.

Otra de las denuncias tiene lugar en el sector de Calambeo, donde a unos metros de la zona residencial se evidencia la tala indiscriminada de varios árboles desde la parte alta de la montaña, situación que incluso puede generar una emergencia por remoción de masa.

"Uno dice para qué están haciendo esa barbaridad cuando se sabe que este terreno es deleznable. Esto no tiene objeto porque ahí no se puede construir", dijo un ciudadano del sector.

Es de señalar que la tala de árboles se puede apreciar desde los conjuntos residenciales de la zona, la semana anterior incluso se pudo ver a dos personas en el lugar.

La CAR aún no ha hecho algún pronunciamiento, ni confirmado si los dueños de este predio tienen permiso para su aprovechamiento forestal.

La importancia de los cerros

Tras los hechos, Hernán Arias, quien hizo una de las denuncias de tala indiscriminada, recordó la importancia de preservar los cerros tutelares primero por ser la fuente de agua de varias veredas y zonas urbanas de la ciudad y por el buen número de especies, que incluso están pendientes de una mayor investigación.

"Esos cerros son unos pulmones para el Municipio y para regular la temperatura y el clima, son el hogar de miles de especies, plantas y animales, algunas de ellas especies endémicas, que solo se pueden encontrar en Colombia", acotó Arias.

Según el biólogo en el lugar hay por lo menos más de 10 especies endémicas, algunas de ellas amenazadas con peligro de extinción, por lo que la tala de árboles representa el fin del hábitat donde pueden sobrevivir.

El profesional indicó que si bien el Municipio y Cortolima tienen reservas establecidas en la zona, estas son pocas para proteger los bosques que tiene Ibagué.

"Hay muchos bosques que están fuera de las áreas de protección y deberían de ser conservados, las zonas boscosas están a merced de los pobladores, de personas que no conocen y no entienden que estos bosques son los que permiten que existan los nacimientos de agua y que muchas especies dependen de estos", señaló Arias.

Asimismo, le hizo un llamado a las autoridades para que tomen acciones concretas que reduzcan el impacto ambiental, "que se aprieten el cinturón y sean más fuertes con la normatividad y acciones para quienes hagan daño a los bosques, además de trabajar en la educación ambiental en las comunidades".

Apareció la Tángara Multicolor

.

Pese a la tala que se evidenció en Chembe, la Asociación Anthocephala, señaló que en las últimas semanas se confirmó la presencia de una nueva especie de ave endémica en Ibagué, se trata de la Tángara Multicolor o Chlorochrysa nitidissima.

"Es una especie que no se había registrado con anterioridad en el Departamento, una especie endémica, amenazada a nivel global y en Colombia. No se tenían registros confirmados y hasta este mes se conoció una fotografía por Twitter y el domingo pasado yo la observé en la parte alta de Chembe", acotó Arias.

El biólogo indicó que esta especie de ave se podría categorizar como "peligro crítico de extinción a nivel de Ibagué y el Tolima", teniendo en cuenta que hay muy pocos bosques de conservación con el tamaño suficiente para albergar poblaciones saludables de la especie.

"Muchas especies de aves necesitan bosques continuos de grandes extensiones y eso es lo que ya no queda en estos momentos, porque se encuentra en la denominada zona cafetera, la que más ha sido afectada por la deforestación", señaló el profesional.

EL NUEVO DÍA

Comentarios