Los animales están sin atención adecuada en el Capa, advierte veeduría

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
La calidad de vida de los animales en custodia del Municipio, sigue sin llenar las expectativas de los animalistas quienes en una visita al Capa, denunciaron el incumplimiento de todo tipo de acciones para la atención de más de 100 animales.
PUBLICIDAD

Un debate de control político y un espejo que servirá para prestar el servicio de etología canina, volvió a poner en el panorama la prestación del servicio en el Centro de Atención y Protección Animal (Capa). Pese a que la Secretaría de Gobierno asegura que se viene un futuro promisorio para el establecimiento, con la inclusión de la construcción del Megacapa en el Plan de Desarrollo, para los animalistas el estado actual del lugar donde se atienden a más de 100 animales sigue en deuda.

La Veeduría ciudadana para la protección y bienestar animal (Vepyba) en un control ciudadano visitó las instalaciones el pasado 24 de octubre, donde fue testigo de las precarias condiciones en las que se atendían, para ese entonces, 105 animales.

Para Vepyba, la calidad de vida de los animales custodiados por el Municipio no son adecuadas; el césped está sin podar, no hay aseo constante, hay telarañas y las jaulas están carcomidas por el óxido y sin la asepsia requerida.

Asimismo, según el informe allegado a esta redacción deja ver que los animales, “se encuentran todos en el mismo lugar sin protocolo alguno en la entrada de animales enfermos; con enfermedades de transmisión que puede contagiarse al contacto con los demás animales sanos”.

La afectación en parte, advierte la veeduría, se deriva de la falta de operarios que la Alcaldía de Ibagué tiene dispuestos para atender el Capa, la falta del personal de aseo hace que las condiciones higiénicas no sean las adecuadas, esto teniendo en cuenta que los animales se alimentan y duermen en el mismo lugar donde hacen sus necesidades.

En la visita, que estuvo guiada por el director del Capa, José Luis Moreno, el titular advirtió que solo hay un profesional veterinario contratado, mismo que terminó su proceso el 27 de octubre.

Pese a lo dicho, en  debate de control político ante el Concejo, el secretario de Gobierno, Carlos Portela, señaló que tenía un equipo de trabajo integrado por 8 personas, entre ellas el mismo director y un conductor (por lo menos tres tenían su contrato hasta octubre). Al momento de la visita solo estaba una médica veterinaria, quien no tenía relación laboral con la Administración, media hora después habría hecho presencia el director.

“La falta de operarios y veterinarios, hace evidente las malas condiciones higiénicas dentro del Capa, el excremento está desde hace varios días y no está realizándose el proceso adecuado para sus desechos”, señaló la veeduría.

Es de resaltar, que estas denuncias públicas ya se habían hecho ante la Procuraduría Provincial de Ibagué, en una visita inicial en donde se reseñó un posible maltrato animal, pero esta fue archivada, pues no se encontró mérito para continuar con la actuación.

La veeduría otra vez interpuso las respectivas denuncias ante la Procuraduría y Contraloría.

Siguen sin agua potable

Otro de los hechos que detectó Vepyba, tiene que ver con la ausencia de agua potable en la zona, en este establecimiento no hay acueducto y el agua llega por medio de carrotanques del Cuerpo Oficial de Bomberos.

El manejo de los residuos advierten que es ineficiente, pues las heces han taponado la tubería y terminan en un espacio del mismo lote del Capa, expuestos al cambio de clima, generando olores nauseabundos en el establecimiento.

En la visita se detectaron varios recipientes de almacenamiento de agua expuestos a la intemperie, si bien a la veeduría se le informó que está solo previsto para el aseo, el hecho de que no existan más, deduce que es el agua que consumen los animales.

“No existe acueducto y por ende no hay agua potable para los animales, se evidencian recipientes de almacenamiento de agua abiertos, al aire libre, con sedimentación que no son normales en agua potable”, señaló Vepyba.

La Secretaría de Gobierno solo hasta el 19 de octubre ofició al Ibal para que informe sobre las actuaciones realizadas para la ampliación del perímetro hidrosanitario, situación que permitirá que llegue agua al Capa. En respuesta, el Ibal señaló que hará los requerimiento técnicos para la respectiva construcción de la línea de suministro. 

Denuncian medicamentos y alimento vencido

En la inspección otro de los hallazgos importantes, tiene que ver la comida para gatos, cuya fecha para su consumo ya expiró, con fotografías se advierte que el consumo debe ser antes de abril de este año; sin embargo, al momento de la visita en octubre se seguía suministrando.

“En referencia a la alimentación los animales cuentan con una semana de provisión y se nos indica que reciben donaciones de los particulares, no aclaran cómo es el manejo administrativo de esas donaciones. Dentro de la comida que se inspecciona, se evidencia que la comida para los gatos de marca Royal Canin, se encuentra con más de 6 meses de vencimiento. Al indagar al profesional, nos informa que se le da a los animales en caso concreto y que fue obtenida también por donación por la Universidad del Tolima y que se podría dar hasta un mes después de su vencimiento, a lo cual le mostramos su error ya que lleva más de un mes de vencido”, acotó la veeduría.

Frente a los medicamentos también se habrían evidenciado varios de ellos vencidos y expuestos a altas temperaturas, lo que no da lugar a una conservación adecuada.

La asepsia de los procedimientos quirúrgicos

Vepyba también denunció que en el Capa no se está cumpliendo con la asepsia requerida para los procedimientos quirúrgicos. El lugar dispuesto es, además, donde se hace la disposición y recolección de los residuos de riesgo biológico. Para la recolección no se contaría con una empresa prestadora idónea para tal fin.

“El lugar está sin asepsia alguna, sin cumplimiento de las normas establecidas por ley para estas, en cuanto a residuos y condiciones de higiene. El lugar está en temperaturas altas, lo que contribuye a la recepción de bacterias y más, teniendo en cuenta, que no hay operarios para su limpieza y adecuación.

El lugar de procedimientos quirúrgicos, es el mismo lugar en que está la disposición y recolección de los residuos, como la aguja hipodérmica dentro de una bolsa plástica, dentro de un guardián bastante sucio, asimismo, otros elementos quirúrgicos usados en las mismas condiciones”, señaló Vepyba.

Unidad quirúrgica veterinaria sigue sin uso

Dentro de las denuncias también aparece, la falta de uso a la unidad quirúrgica veterinaria, a la que en la administración anterior se le hizo una inversión de $325 millones y cuya función es recorrer los barrios de la ciudad para realizar cirugías de esterilización a perros y gatos.

En la información recogida por la veeduría se da cuenta que el vehículo lleva más de 6 meses sin uso alguno, según las autoridades por un daño en el aire acondicionado del mismo que no ha sido resuelto.

“Durante la pandemia se presentó una disminución de esterilizaciones, teniendo en cuenta que exponer a nuestros veterinarios a estas largas jornadas también era una situación que nos preocupaba, porque había aglomeraciones no solo de personas, sino de animales en los diferentes sectores”, explicó Portela, en su debate de control político en cuanto al funcionamiento del Capa.

“No hay justificación alguna para tener una unidad móvil, más de medio año parqueada, cuando está equipada para prestar ayuda a los animales habitantes de calle y que en las condiciones actuales de pandemia, debió aprovecharse con acciones inventivas en beneficio de los animales”, acotó la veeduría.

EL NUEVO DÍA

Comentarios