“Aterra que megaparque Santa Rita presente el lamentable estado en que se encuentra”

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍALa arena suministrada para el área de perros, es una arena de peña contaminada, por esa razón se encuentra totalmente compactada y germinaron malezas.
Análisis de la veeduría Vapi sobre la obra contratada por Infibague para la construcción del megaparque Santa Rita.
PUBLICIDAD

Se observan eventos y actuaciones similares a los reseñados por Vapi, en múltiples ocasiones anteriores, y que señalan una dañina práctica en la que los perjudicados son el interés común y los menguados recursos de Ibagué, ante la mirada impasible y cómplice de los organismos de control.

Aterra que una obra contratada por la administración de Yolanda Corzo, en el gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, a precios exorbitantes, actuación que se encomendó al Consorcio A.M.R., conformado por dos ingenieros civiles, Mario Gabriel Jiménez Martínez y Adonis Vladimir Bernal Cardozo; que contó con la interventoría de un arquitecto, Javier Andrés Bonilla Morales, que fue el diseñador y que fue supervisada por otros dos arquitectos, Harold Rodríguez y Diego Mejía, presente el lamentable estado en que se encuentra.

Lo anterior por la deficiencia en su ejecución, la utilización de materiales deleznables o no adecuados y la falta de la más elemental curia y la falencia profesional y ética de quienes intervinieron, recibieron a satisfacción y no han hecho el menor esfuerzo para resarcir a la comunidad y el erario de tan flagrante saqueo.

Al asombro se suma ahora lo que parece un desafío a las instituciones y a la comunidad, pues la nueva refacción del estadio Manuel Murillo Toro (otra instalación que forma parte de una infinita serie de costosas irregularidades) les ha sido adjudicado, por la actual administración, a los mismos ingenieros del fracaso de Santa Rita.

Las obras realizadas en el Parque Santa Rita costaron aproximadamente $5.650 millones de pesos y el contrato que les fue adjudicado la semana pasada para “otra” refacción del estadio Manuel Murillo Toro, es por la suma aproximada de $ 3.250 millones de pesos. Así no han de alcanzar nunca los recursos para que la ciudad cuente con una infraestructura aceptable. La fiesta continúa.

Referente a la construcción del Parque Santa Rita en Ibagué, nos permitimos presentar las siguientes observaciones referentes a la calidad de obras ejecutadas:

 

,

Existen muchas áreas que, aparentemente, fueron empradizadas pero se encuentran muy enmalezadas. Supuestamente se empradizaron 14.700 m2 de área, para un valor total aproximado de 140 millones de pesos en grama.

 

,

Sardineles en concreto de muy baja calidad, el concreto debe tener resistencia mínima de 3000 PSI, según las especificaciones técnicas. Se está desintegrando el sardinel pero fue recibido a satisfacción por el interventor y los supervisores de obra.

 

.

Cancha para fútbol en arena, esta arena no cumple con las especificaciones, se encuentra completamente compactada, y tiene mucha maleza.

 

,

Por cada banca en concreto se pagó aproximadamente $650.000. Se observa que su instalación quedó girada.

 

.

Cada arco en tubería metálica para cancha de fútbol, fue pagado a un millón 240 mil pesos aproximadamente.

 

,

La grama no fue sembrada pegando los cespedones unos contra otros, dejaron espacios grandes sin grama, por esa razón se observan muchas áreas sin grama. Tampoco alistaron debidamente los taludes, se ven áreas sin el empradizado obligatorio.

 

Dato:

Al asombro se suma ahora lo que parece un desafío a las instituciones y a la comunidad, pues la nueva refacción del estadio fue adjudicada, por la actual Alcaldía, a los mismos ingenieros del fracaso de Santa Rita: Vapi.

EL NUEVO DÍA

Comentarios