El litigio por el incumplimiento de las obras del Tanque de la Fiscalía continúa

Crédito: Suministrada Vapi / EL NUEVO DÍA En octubre tras una visita de la veeduría Vapi se evidenció el estado de abandono en el que se encuentra parte de la obra del Tanque de la Fiscalía, en este caso la cimentación donde debe reposar el tanque traído de Inglaterra.
La Contraloría de Ibagué aún continúa haciendo el seguimiento para determinar un posible detrimento al erario, pues el Municipio y el contratista aún están en litigio jurídico para determinar responsabilidades.
PUBLICIDAD

Luego de los derechos de petición enviados por la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) a la Contraloría municipal para conocer las acciones frente al abandono de las obras para la construcción del Tanque de la Fiscalía, el ente de control aseguró que continúa con el seguimiento a las actuaciones administrativas que en la actualidad adelanta la Alcaldía.

Según explicó la entidad, aún no es posible emitir un pronunciamiento de fondo, frente a una eventual pérdida parcial o total de las obras construidas, toda vez que el Municipio en busca de resarcir el daño declaró en 2019 el incumplimiento al Consorcio Atria 2015 (ver recuadro) y aún está en curso un proceso judicial del Consorcio contra la Alcaldía.  

En la auditoría regular hecha por la Contraloría a la Administración central para la vigencia 2019, se determinó una observación administrativa con presunta incidencia disciplinaria y penal, pues si bien no hay una decisión final, para el ente de control de las finanzas públicas es claro que sí existieron fallas compartidas en el proceso contractual.

La Contraloría concluyó que el contrato 2511 de 2015 se celebró y ejecutó de forma indebida por el contratista y el Municipio, “lo que conllevó a las suspensiones, prórrogas y pagos indebidos, al punto que en agosto 9 de 2019, no se había ejecutado la totalidad del contrato, acciones y omisiones que en primer lugar comprometen los principios de planeación, transparencia, selección objetiva y economía contemplados en el manual de contratación del Municipio y en segundo lugar causaron un posible detrimento patrimonial en la suma de $6.881.772.670”, señaló la entidad. 

Los más de $6 mil millones por posibles perjuicios a la ciudad están representados en parte del valor pagado del tanque por $3.309 millones, por estampillas sin pagar y por un anticipo de más de $2 mil millones sin amortizar. 

Este hallazgo incluso fue remitido a la Procuraduría General y a la Fiscalía para que se investigue por la posible suscripción del contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales, así como el presunto incumplimiento del supervisor e interventor de la obra. 

Cabe recordar que Vapi advirtió el abandono de este espacio y acotó que se podría convertir en el nuevo elefante blanco del municipio; es que en el lugar donde estaba proyectada la instalación del tanque solo está el hierro de la cimentación carcomido por el óxido y  la maleza, situación que también constató la Contraloría, que además señaló que lo que está en el lugar fue cancelado al Consorcio Atria. 

Frente al estado del tanque de almacenamiento de 10 mil metros cúbicos, la entidad no pudo dar fe de su estado, pues el mismo está bajo custodia del contratista, quien sería el responsable del pago por canon de arrendamiento en las bodegas del centro empresarial Oikos, vía Ibagué - Buenos Aires.
 

¿Quién incumplió?

A raíz de los múltiples inconvenientes que se vienen surtiendo por el proceso contractual, la Alcaldía de Ibagué a través de la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo el 9 de agosto del 2019, declaró el incumplimiento del contrato 2511 de 2015 por parte del Consorcio Atria y en octubre de ese mismo año ordenó el pago de $3.475 al contratista y otros $3.475 millones a la empresa aseguradora, este dinero sería el total de sumar el monto de la cláusula penal y anticipo del que se habría apropiado indebidamente el contratista. 

Entre los argumentos de la Alcaldía el Consorcio solo ejecutó el 69.57% para la construcción del tanque  y un 55.35% en la instalación de tubería. 

En lo corrido del 2020 se llevó a cabo una audiencia de conciliación prejudicial, misma que se habría declarado fallida al no llegar a ninguna conciliación y según advierte la Contraloría el municipio está listo para presentar una demanda contenciosa-administrativa. 

Es de resaltar que el Consorcio Atria ha culpado en múltiples escenarios al Municipio a quien acusa de faltar a los principios de planeación por no cumplir con permisos de Invías, Cortolima y particulares, incluso advierte que muchos de los permisos sólo se habrían obtenido en 2018, tres años después de la firma del acta de inicio.

 

DATO

El proceso desde el inicio de su ejecución en octubre del 2015 estuvo plagado de inconvenientes que obligaron a realizar 5 suspensiones y 4 prórrogas al contrato.

 

DATO

Al igual que la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi), la Contraloría de Ibagué evidenció el deterioro que tiene la cimentación instalada en el lote que está ubicado contiguo al conjunto residencial Solárium.

 

DATO

El contrato se suscribió con una inversión inicial de $9.970 millones con el consorcio Atria 2015.

Redacción Ibagué

Comentarios