Los ‘detallitos’ que quedaron en el urbanismo del Parque Deportivo

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍALos sardineles de varios metros de vía fueron pintados para tapar los defectos en acabados, sumado a los pésimos resanes que se hicieron en el pegue de los mismos.
A dos meses de la entrega de las obras de urbanismo, la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) advirtió que el contratista quiso tapar varios imperfectos, que también fueron obviados por la interventoría y entidad contratante, en este caso el Imdri, en la saliente y nueva administración.
PUBLICIDAD

En octubre, en el marco del cumpleaños 470 de Ibagué, el Municipio en manos del alcalde Andrés Hurtado, recibió a satisfacción las obras de urbanismo del Parque Deportivo, mismas que se venían ejecutando desde el Gobierno anterior y terminaron costando más de $28 mil millones.

Pese a esto y a solo unos meses de su entrega oficial, la Veeduría Agua para Ibagué (Vapi) ya constató los ‘detallitos’ que empañan la ejecución de las obras y que, pese a estar a simple vista, habrían pasado por inadvertidos para la firma interventora Ingconsa S.A.S., representada por Freddy Humberto Pérez, el Imdri y la misma Administración central, que con un evento resaltó la entrega del espacio, en compañía del gobernador del Tolima, Ricardo Orozco y la directora de Cortolima, Olga Lucía Alfonso. 

Según constató la veeduría, el contratista Promciviles S.A.S., pintó los sardineles de varios metros de vía “para ocultar los defectos y deterioros existentes y para tapar la pésima unión entre estos”. 

“Simplemente embadurnaron y no remataron en la debida forma el mortero empleado para estas uniones”.

Para Vapi, lo realizado fue calificado como “absurdo”, primero porque la exigencia de los planos y pliegos de condiciones del contrato ni siquiera lo contemplaba, pues los mismos debían ser instalados en concreto a la vista y porque la calidad del material debió primar, de lo contrario, lo realizado debió ser rechazado por el interventor.

“Estos son prefabricados y deben venir con una excelente apariencia en su exterior, coloración homogénea y sin defectos de fabricación, de lo contrario deben ser rechazados por la interventoría”, indicó Vapi.

Es que según advierte el ente de control ciudadano, los resanes son pésimos, sin uniformidad y los desportillamientos y defectos de fabricación de varios de los sardineles son evidentes, sumado a esto, la pintura, obra no prevista, ya se empieza a caer, lo que en un tiempo no muy lejano implica que se empiecen a generar parches que afean la presentación de este imponente espacio.

El proceso de pegue de los sardineles también dejaría en duda el trabajo entregado, pues de los más de 4 mil pegues, todos fueron calificados como de “mala factura”.  

“Reza el refrán popular: “Explicación no pedida, confesión anticipada”, no se explica de otra manera que al no lograr un producto de calidad en la entrega, el contratista opta por pintar (con igual mala calidad) los sardineles evidenciando mala fe por su parte y connivencia o total ignorancia por parte de la interventoría, eso señores en casi todas las partes del mundo se llama robo, detrimento patrimonial, saqueo estatal, como quieran llamarlo, lo único que podemos decir con certeza es que: ‘Esa platica se perdió…’”, dejó expuesto la veeduría.

 

Los otros ‘detalles’

Otro de los ‘peros’ en esta millonaria obra tiene que ver con la construcción de la gradería o tribuna, costado sur del estadio alterno de fútbol, y que también hace parte del proceso de urbanismo y paisajismo contratado.

En este caso Vapi advirtió que para las mismas no existió alineación de los elementos prefabricados, se hizo un pésimo resane entre los sardineles, se manchó el concreto y hay malos acabados, “lo hace mejor un niño con un lego, porque son curiosos”, dijo la veeduría. 

Asimismo, en las escaleras de acceso a este mismo escenario hay acabados defectuosos, con remiendos y manchas. 

Además, varias de las tapas en concreto del sistema eléctrico, están curvadas y no asientan uniformemente, en la caseta de subestación eléctrica principal varias bisagras ya están desoldadas y los muros de protección de varios de los tableros eléctricos están con ladrillo mal pegado. 

 

El proceso contractual

El proceso de licitación para este escenario se hizo en la Administración anterior a través del Imdri, en gerencia de Diana Ximena Cepeda y se ejecutó el 54% del urbanismo y paisajismo hasta el 2019.

Inicialmente la obra estuvo presupuestada en $18 mil 677 millones, pero terminó con una inversión por el orden de los $28 mil millones.

Con el actual Gobierno se ejecutó el 46% restante y se hizo el recibo final a manos del gerente del instituto Alejandro Ortiz.

 

DATO

La veeduría radicó un derecho de petición para conocer datos de la contratación no solo del urbanismo, sino de los demás escenarios deportivos, pero al cierre de esta edición no habían tenido respuesta.

Ibagué

Redacción Ibagué

Comentarios